Reformas Políticas y el Fortalecimiento del Sistema Democrático en Chile

KAS Serie de Estudios No. 8

También disponible en Deutsch

En nuestro más reciente estudio se analizan las posibles reformas políticas para un perfeccionamiento del sistema democrático chileno en los tres siguientes ámbitos: el sistema electoral, el régimen jurídico de los partidos políticos y el tema de la regionalización y descentralización.

El autor en la perspectiva de mejoramiento de la calidad de la política y su efecto en el perfeccionamiento del sistema democrático chileno aborda tres ámbitos de reformas: al sistema electoral binominal, al régimen jurídico de los partidos políticos y a la regionalización y descentralización. En un primer capítulo se refiere a la reforma efectuada a la Constitución Política de la República en el año 2005, valorando lo que significó la eliminación del concepto “democracia protegida”, al poner término a las disposiciones que entregaban a las Fuerzas Armadas y Carabineros facultades en el ámbito propiamente político.

El tema del sistema electoral se trata a partir de la constatación que el binominal afecta la representatividad, trayendo como efecto el impedimento de la expresión real de la mayoría y la canalización institucional de las demandas ciudadanas. A su vez, se hace cargo del tema de la proporcionalidad y las distorsiones existentes. Particular análisis se efectúa acerca de los desequilibrios entre población y representación de las diversas unidades electorales.

En cuanto a los partidos políticos se establece la importancia de estas organizaciones en el funcionamiento del sistema democrático, mencionando la experiencia chilena en diversas etapas de su historia. Se hace cargo del debilitamiento de su imagen y la carencia de una legislación idónea que fortalezca y regule su actuar. Se pronuncia por la necesidad de establecerlos como personas jurídicas de derecho público y, en el marco de la relación política y dinero, trata el tema del financiamiento tanto de las campañas como de la actividad normal de los partidos.

Respecto a la regionalización y descentralización marca la diferencia de estos conceptos con un proceso de mera desconcentración. Enfatizándose que en la descentralización existe un real traspaso de competencias desde el nivel central y que una regionalización efectiva implica una participación de la región en la gestión de los asuntos que le incumban. En síntesis, un proceso de descentralización y regionalización importa una desconcentración que trae consigo una distribución del poder. A este respecto se valora la reforma constitucional de 2009, a partir de la cual se espera que, mediante la regulación legal que aun está pendiente, se avance en la materialización de los conceptos indicados.


Para leer el estudio completo, oprimir el símbolo de PDF.

Autor

Edgardo Riveros Marín

aparecido

Chile, 12 de octubre de 2012