Tres continentes se encuentran para discutir sobre migración

Desafíos a nivel global, regional y local

También disponible en Deutsch

Durante dos días se ofreció un espacio de intercambio y diálogo internacional en la conferencia sobre medidas futuras y posibilidades de cooperación en el área de migración y seguridad ciudadana en Ciudad de Panamá. En total se invitó a 30 expertos del área política y académica de Europa, América Latina y Estados unidos, con el fin de discutir sobre situaciones, desafíos y oportunidades a nivel nacional y regional sobre el tema.

Imagen 1 de 5
Conferencia de Migración y Seguridad Pública

La conferencia fue organizada por la oficina de la Fundación Konrad Adenauer en Costa Rica y Panamá, en cooperación con el Instituto Republicano Internacional-IRI, una organización que promueve el fortalecimiento de la democracia y las libertades civiles. El evento también contó con el apoyo del Konrad Adenauer Center, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Gobierno de Panamá. Como primera conferencia intercontinental con el fenómeno de la migración y su relación con la seguridad como foco de análisis, el evento ofreció una plataforma de discusión especial para una cooperación trilateral. La conferencia se dividió en 5 paneles en total, sobre temas que abarcaron temas desde causas y retos de la migración desde la perspectiva de cada región, medidas existentes y posibles de prevención e integración, hasta perspectivas internacionales y posibilidades de cooperación en las distintas regionales en miras a la migración y seguridad ciudadana. Todos los paneles cerraron con un bloque de preguntas y respuestas.

El Ministro de Gobierno de Panamá, Milton Henríquez, dio la bienvenida al evento y enfatizó la importancia de la relevancia internacional de la conferencia. El Dr. Werner Böhler, representante de la Fundación Konrad Adenauer en Costa Rica y Panamá, la Sra. Selina Baños del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Sr. Marcelo Quiroga, del IRI, también participaron en las palabras de apertura, enfatizando la actualidad del tema y la necesidad de una cooperación basada en valores. El primer panel tuvo como tema las distintas causas, dimensiones y desafíos de la migración de las distintas regionales. Se analizaron, entre otros, oportunidades y retos para los países de origen y de destino. Mientras Honduras debe encararse a los desafíos de recibir un gran número de personas deportadas y personas que regresan, lo cual provoca importantes impactos en las remesas, para México debe prestarse especial importancia a la guerra contra el crimen organizado y la corrupción. También se discutió sobre la paradoja entre el aporte de los migrantes para suplir la demanda de trabajos no deseados en los países de destino y el peligro de la “fuga de cerebros” en los países expulsores.

Seguridad, derechos humanos y migración fue el punto principal del segundo panel. De esta manera se identificaron a través de datos y estadísticas a nivel global, los nexos de la situación de derechos humanos de los migrantes y la seguridad ciudadana en los países receptores. En este sentido, se evidenció la tensión existente entre el rol del estado como garante de seguridad pública para la población del país de destino, a través de control en las fronteras y asilo político; y por otro lado la necesidad de tutelar los derechos humanos de los migrantes y refugiados y protegerlos de violencia y explotación durante las distintas rutas migratorias al partir de sus países de origen. En general se llegó a un consenso según el cual debe existir una solución a la migración e integración, que no comience en las fronteras de cada país, sino se base en la cooperación internacional de un proceso migratorio que asegure los derechos humanos de las personas migrantes.

En el tercer panel se analizaron las relaciones entre migración y seguridad ciudadana desde una perspectiva regional y local. La profesora Birgit Glorius de la Universidad Técnica Chemnitz mostró dos perspectivas distintas de seguridad ciudadana: por un lado el “miedo a los otros” y un ánimo intolerante en Eropa y por otro lado los peligros de las rutas migratorias para los inmigrantes. La ronda de exposiciones mostró los dinstintos aspectos sobre migración en las tres regiones, Europa, Estados Unidos y América Latina, y permitió la elaboración de una imagen general y clara de la situación, abarcando desde medidas de integración y leyes, la guerra contra el narcotráfico hasta los controles migratorios.

El cuarto y último panel del día se concentró en políticas y medidas de integración como instrumentos de mayor seguridad ciudadana. El panel permitió un intercambio de distintas medidas y leyes de asilo, asó como best practices en el área de la migración. Aquí se enfatizó la importancia de una política de integración. Theresa Cardinal, del Bipartisan Policy Center de los Estados unidos, enfatizó la importancia de la integración para el crecimiento económico y una mejor aceptación de los migrantes por parte de la población. Esto los protege del aislamiento y evita el surgimiento de políticas radicales. Durante la discusión se identificó a la integración, no solo como instrumento político y social, sino también como medida de seguridad. En este punto se rescató el papel importante del nivel local como plataforma de integración.

Con base en las informaciones obtenidas durante el primer día, la mañana siguiente sirvió para identificar posibilidades de cooperación y próximo pasos del trabajo conjunto entre las tres regiones en el tema de migración y seguridad ciudadana. En especial se conversó sobre la necesidad de un balance entre seguridad de la población y protección de los migrantes. Mientras, por un lado debe mantenerse una tutela fuerte de los derechos humanos en el marco migratorio, también es importante eliminar la inmigración irregular y distinguir entre refugiados que necesitan protección e inmigrantes laborales. El rol de la cooperación internacional se enfocaría en la prevención y combate de las causas de la migración, por ejemplo a través de la guerra contra la corrupción y el crimen, el desarrollo de los países destino, la educación y la creación de oportunidades de empleo para migrantes en países receptores, con el fin de reducir el número de migrantes. También hubo un consenso en que el objetivo no debería ser detener la migración, sino aumentar los controles. Para ello serían elementales la asunción de responsabilidad, la comunicación y distribución de tareas entre los países.

La oportunidad de un diálogo intercontinental sobre el fenómeno global de la migración, en relación con el cuestionamiento de la seguridad ciudadana, fue bien recibida y valorado de manera muy positiva desde todas las partes participantes. La conferencia contribuyó a un intercambio de experiencias relevante entre actores y abrió la posibilidad a nuevos puntos de vista y de abordaje del tema.

Autores

Kay Westenberger, Graciela Incer Brenes

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Costa Rica, 7 de diciembre de 2016