El cuido de la creación – un pensamiento conjunto de la encíclica Laudato si' y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

También disponible en Deutsch

El simposio internacional de la encíclica ‚Laudato si‘ en Costa Rica se realizó del 29 de noviembre hasta el 2 de diciembre.

La fundación vaticana Joseph Ratzinger – Benedicto XVI y la Universidad Católica de Costa Rica realizaron un simposio internacional sobre las posibilidades de implementación de la encíclica ‚Laudato si‘, la cual fue publicada hace dos años. Se enfoca en la continuidad entre los pensamientos de “la ecología del hombre” del Papa Benedicto y la “conciencia de la casa común” del Papa Francisco. El observatorio ‚Laudato si‘ fue creado para observar el desarrollo ecológico y social del mundo y para fomentar la realización de las demandas de la encíclica.

En América-Latina, Costa Rica est considerada un modelo en cuestiones medioambientales, debido a su avance en el alto uso de energía renovable y el aumento de las áreas de protecciones de la naturaleza durante los últimos años para la preservación de la riqueza de especies.

El culto/servicio religioso con una predicación por el cardenal curial Marc Quellet, un papabile de 2013, fue una parte integral al inicio de la conferencia. El mencionó los pensamientos fundamentales: la continuidad de la educación social desde el período del Papa Juan Pablo y la necesidad de una inversión hacia una atención más grande a la creación.

El mensaje virtual del Papa al principio del simposio mostraba de una manera llamativa las consecuencias drásticas del cambio climático. Destacó que cada uno debe cambiar sus actitudes personales y no solamente confiar en las soluciones técnicas para lograr los objetivos en la vida cotidiana.

El presidente saliente de Costa Rica - Luis Guillermo Solís Rivera- se basó en estos textos en su explicación para la relación entre la ecología y la antropología.. Según él, uno tiene que prestar atención a las demandas de los pobres y del mundo en su aspiración al bienestar común. Explicó que las ciencias deben encontrar nuevas medidas que la política no puede realizar. Así se puede crear un diálogo honesto y creíble hacia un bienestar común y un orden justo para el medio ambiente y el individuo.

En la explicación de la intención de Laudato si' Quellet afirmó que no se debe confiar únicamente en soluciones técnicas que reduzcan el nivel del medio ambiente y del individuo. El estilo de vida de cada individuo debe cambiarse. Con una posición espiritual, la gente debe percibir a los individuos, al medio ambiente y a Dios de una manera más atenta en su vida.

El decano Dr. Gonzalo Tejerina Arias de la facultad de Salamanca (España) explicó el desarrollo de las encíclicas desde el Centesimus Annus sobre Caritas en Veritate hasta el Laudato si. El Papa Francisco enfatizó que se debe evitar la priorización del derecho de la persona más fuerte por cuenta de las generaciones futuras. En las familias empieza el cambio del pensamiento. Ellas tienen que evaluar el comportamiento de consumidores entre sus mismos núcleos. Un enfoque holístico a la atención de todas las criaturas incluye también la oposición al aborto y a la inseminación artificial.

Dr. Tomás Insua de Harvard es un cofundador del movimiento católico para la protección del clima global, lo cual incluye más de 400 organizaciones. Él pidió acciones políticas. Lamentó que desde el año 2015 no se pueden observar acciones contra los pecados ambientales pese al conocimiento de los mismos, según la máxima “Observar – Evaluar – Actuar". Se deben realizar cambios para cada país o región, en especial con medidas específicas. Un ejemplo ecuménico sería la acción de "Tiempo para la creación ". Tiene su origen en la iglesia ortodoxa y se celebra cada año en septiembre. La renuncia a un estilo de la vida simple significa un giro cultural y educativo. La iglesia debería exigir más a los gobiernos reducir las emisiones de gases invernadero y a la descarburización. Con el movimiento de "Vive laudato si", se tendrían que definir ideas del progreso nuevamente (http://vivelaudatosi.org/).

El teólogo y sociólogo Prof. Michel Agliardo describió la receptividad de los países a la Laudato si. Especialmente el ejemplo de Polonia fue interesante. Aunque el catolicismo sigue siendo una parte importante de la cultura política polaca, se considerarán Laudato si como una amenaza, porque se expresa en contra de la utilización del carbón. El Ministro polaco del medio ambiente se había expresado en contra de la limitación del consumo de carbón, sin citar el mensaje del Papa. Sin embargo, la iglesia buscaría la cooperación con organizaciones ambientales globales y practicaría distancia al gobernante PiS. Otro punto de importancia fue expuesto por el científico Dr. Michael Green y el Dr. Roberto Artavia Loria. Ellos realizan investigaciones y promociones de la implementación global del tema “Social Progress Index” (índice de progreso social). En lugar de basarse en los datos económicos del PIB, el índice de progreso social se enfoca en evaluar el nivel del bienestar de un país. Está relacionado con el progreso social y establece criterios repetitivos. Además, los invitados podrían participar en un diálogo con el fin de encontrar criterios que contribuyen al bienestar nacional e internacional. La solidaridad es fundamental en el siglo XXI.

Seis grupos de trabajo de cien personas cada uno discutieron sobre la implementación práctica de las ideas para fortalecerlas. Temas claves fueron las condiciones de trabajo que deberían ser ecológicos y sociales y nuevas formas del desarrollo alternativo. Para fortalecer soluciones alternativas, se debería intensificar la educación y comprensión ecológica cívica a través de familias, escuelas y medios de comunicación. Los cambios se introducen con iniciativas pequeñas como el uso de bicicletas, la reducción del uso de papeles y plástico asimismo como el reciclaje. La educación debe promover un auténtico espíritu de humanidad que reconoce a Dios, con más atención a valores humanos y el respeto a los derechos de indígenas. Para una mayor participación local sería necesario publicar un gran número de ejemplos. la cooperación entre SDG y el programa Laudato si tiene el objetivo de lograr normas éticas unificadas. Por eso es necesario encontrar coincidencias entre los principios de los dos programas. El enfoque en los valores éticos lleva a un nuevo espíritu de vida.

Los resultados de las discusiones muestran que hay un gran potencial para mejoramientos en Costa Rica. El ministro de trabajo admitió que existen problemas ecológicos para migrantes en las condiciones de seguridad de trabajo. De ahí, es necesario de encontrar soluciones comunes entre el ministerio de trabajo y el ministerio del medio ambiente. Además, el medio ambiente de Costa Rica está amenazado por el alto tránsito de vehículos y por consecuencia, la cantidad de emisiones de carbono.

Finalmente, el abandono de un enfoque en el individualismo y el antropocentrismo fue el mensaje central de la conferencia. Es clave percibir la naturaleza y especies vulnerables. Es necesario intensificar la espiritualidad y cambiar las costumbres de consumo hacia un espíritu de una vida más simple. Por eso es importante introducir un diálogo entre disciplinas e instituciones científicas, asimismo como grupos sociales. La conferencia realizó una cooperación similar entre sociólogos, teólogos, científicos y políticos – entre otros el presidente y ministro de trabajo de Costa Rica. 700 participaron por parte de instituciones educativos completaron la cooperación en la búsqueda de soluciones para un bienestar común. Para lograr los objetivos ecológicos a largo plazo, la inclusión mayor de actores económicos es deseable. El observatorio ‚Laudato si‘ recoge datos ecológicos y establece un índice de desarrollo para distintos países para un intercambio parecido.

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Costa Rica, 12 de enero de 2018