"He conocido personalmente a Konrad Adenauer"

III Conferencia: Buena gobernanza hacia la transición energética

También disponible en Deutsch, English, Português

En la tercera conferencia de “Buena Gobernanza hacia la Transición Energética”, los expertos discutieron acerca de la energía en Latinoamérica y Alemania, no solamente sobre las condiciones del marco político para un cambio energético exitoso sino también de las capacidades de almacenamiento de las baterías y de nuevas tecnologías como Blockchain

Imagen 1 de 10
Panel político

Panel político

“Chile tiene como muchos otros países en Latinoamérica un espectro amplio de energía renovable. Nosotros estamos en un buen camino para hacer que nuestro sector de energía sea nuevo y limpio”, dice Hans Richter director de la Universidad Austral de Chile. Con ese enfoque positivo Richter logró que la audiencia en el auditorio de la Universidad estuviera preparado para la conferencia “Buena Gobernanza hacia la Transición Energética”. Esta es organizada cada año por el programa regional de seguridad energética y cambio climático de la fundación Konrad Adenauer (EKLA KAS). En el 2016 tuvo lugar en Montevideo (Uruguay) y en el 2015 en la capital peruana, Lima. El lugar de este año es Valdivia en el sur de Chile donde por ejemplo se obtiene energía de mini-hidroeléctricas en ríos. Los participantes de la conferencia lo pudieron ver por cuenta propia mientras realizaron una excursión en la conferencia. Christian Hübner el director de EKLA KAS enfatizó al comienzo, la meta de la conferencia: “Nosotros queremos fomentar el intercambio entre expertos alemanes y latinoamericanos del sector energético. En algunos países de Latinoamérica la energía renovable ya es exitosa, en otros, esta justo en el partidor.” Alemania que en el sector de electricidad ya hizo cambios en grandes partes, puede transferir sus experiencias según Hübner.

Rheinhardt Stuth político del CDU y gerente de HanBao Erneuerbare Energie GmbH, expuso en su presentación algunas tesis del mercado energético futuro. La demanda de energía crecerá globalmente tanto que podrá ser solo satisfecha por energía renovable, es una tesis. La energía renovable podrá competir con la energía fósil en muchos lugares y además se puede pensar que los costos seguirán bajando, era otra de sus tesis. Stuth señaló la situación actual en Alemania: Ya se puede ver que la República Alemana dejará de usar el lignito aunque los partidos establecidos por el momento no mencionan una fecha concreta. El uso de carbón daña fuertemente al medio ambiente y la salud. Si los costos externos que son causados por el polvo fino, el mercurio y las emisiones de dióxido, que se ocasionan al quemar lignito, se estuvieran calculando, esa fuente de energía ya no sería tan económica como parece a primera vista. Stuth señaló que la energía nuclear no encuentra apoyo de ningún partido establecido. Señaló el éxito del Movimiento Internacional Divestment. Eso muestra que cada vez más los inversionistas están reconociendo los riesgos del sector fósil y están cada vez mas invirtiendo su dinero en energía limpia.

Gabriel Blanco de la Universidad Nacional Buenos Aires en Argentina en su primer panel enfatizo bajo el titulo “Marco político para un exitoso cambio energético“, que las energías renovables no solamente se pueden medir por sus costos. En el marco de un desarrollo sostenible son indispensables y por eso deben ser entendidos como una inversión a largo plazo de un futuro energético limpio. “Para seguir implementando la energía renovable la política tiene que invertir más en investigación“, dijo Blanco. Por lo menos el presidente conservador Mauricio Macri ha adelantado que dará beneficios tributarios por la instalación de energía renovable, así como aranceles especiales y de importación bajos por las tecnologías adecuadas para ayudar a la implementación de energía eólica y solar. En el próximo año Argentina tendrá la presidencia del G-20 y así quizás el tema del clima podrá estar en la cima de la agenda. Las inversiones en energía limpia en muchos países de Latinoamérica todavía son muchas veces muy bajos, enfatizó Clarissa Lins, asesora independiente para energía renovable en Brasil. En Brasil, por el momento, el mercado eólico está dominado por empresas chinas. Los inversionistas, especialmente los europeos, aun están evaluando si empiezan a desarrollar actividades allí. Ellos temen la inestabilidad política del país. “Aquí el gobierno tienen que actuar con más sabiduría”, dijo Lins. Philipp Nießen de la Confederación de la Industria Alemana (PDI) señalo los desafíos técnicos como también de infraestructura con los cuales Alemania tiene que luchar en su cambio energético, como por ejemplo, los altos costos de energía y la ausencia de redes. La energía adicional que hay en el Norte por ahora no puede llegar al Sur. Cuando hay congestiones en la red, las turbinas de viento se apagan y con eso se desaprovecha viento limpio. Nießen señaló también que las energías renovables fueron fuertemente subvencionadas por mucho tiempo. “Eso no les gustó a todos”. En el pasado crecieron rápidamente las energías renovables pero también de manera incontrolada. Es tiempo de saludar la eliminación del mercado de las ineficientes plantas de energía que se manejen con carbón, enfatizó Nießen. Alemania ahora está en la situación de tener que decidir si quiere un suministro energético desde la “Mano del Vecino” o si quiere tener energía a buen precio. En la siguiente discusión se enfatizó que la introducción de un precio intersectorial de CO2 sería recomendable para Latinoamérica como también para Europa. Tal precio en Alemania por lo menos podría llevar a que las centrales eléctricas de carbón ineficientes, sean arrimadas del mercado. Los partidos establecidos todavía no se pronuncian acerca del tema del precio del CO2. Europa tiene que esperar a que se conozcan los efectos de la reforma del Comercio de Emisiones de la UE (EU-ETS).

En el segundo panel “Modelo de negocios en el mercado energético del futuro” Teodore Kausel de la Universidad de Chile presentó algunas novedades del mercado energético, como por ejemplo, la caída drástica de los precios en la energía solar. Eso hubiera podido darse mucho antes si se hubiese podido contar con la disposición política, dijo Kausel. En 1986 el presidente de ese entonces Ronald Reagan, ordenó sacar los paneles solares ya instalados en el techo de la casa blanca porque quería poner todo el enfoque solo en las energías fósiles. “Con eso se muestra que la política lamentablemente muchas veces está atrasada imposibilitando así las innovaciones”, dice Kausel. La industria automotriz alemana también se ha quedada dormida en lanzar buenos autos eléctricos al mercado debido a la falta de presión política. Tim Reutemann, fundador de Red Morpheus GmBH, explicó la aplicación de “Blockchain” en el sector energético. Con esa tecnología se hace dispensable el intermediario – en ese caso el clásico distribuidor de energía. El comercio entre productor y consumidor puede hacerse directamente. “En el sector energético, por el momento, Blockchain está en un Hype. Se tiene que ver realmente como va a ser aplicada esa tecnología”, dijo Reutemann. En el distrito de New York, Brooklyn se puede ver el posible futuro de la distribución energética a través de Blockchain. En Alemania son en especial Start-Ups los que están probando el Blockchain en el mercado energético. Por el momento los marcos políticos todavía no están pensados para tal tecnología. Por ejemplo, ¿cómo es el caso legal del Prosumidor? Con preguntas como esta tiene que trabajar el próximo gobierno. Daniel Chacón de la iniciativa Mexico Climate, conversó sobre el mercado energético mexicano que en los años previos pasó por una transformación masiva debido a la introducción de un impuesto al CO2. A partir del 2018 se va a introducir el comercio de carbono. En el piloto están participando por el momento 60 empresas. Pero el experto de energía señaló que el ramo fósil de México (a diferencia de Alemania) casi no está interesado en fomentar el cambio en el mercado energético.

El tercer panel se dedicó a la pregunta de hasta que punto las energías renovables pueden cubrir al sector de la industria. La industria de Colombia usa el 85% del total de energía, aclaró Omar Preis de la Universidad de Bogotá. Petróleo y gas son dominantes en el sector energético. Las energías renovables podrían ayudar a diversificar la economía según Prias. Julia Badeda de Batterieingenieure GmbH habló sobre el estado de la tecnología de baterías en Alemania. Acumuladores de electricidad posibilitan la flexibilidad necesaria para balancear las fuentes de electricidad fluctuantes y que en cierta medida no se pueden planear en su totalidad. Badeda presentó a sus colegas latinoamericanos la palabra “Dunkelflaute”, una situación en la cual las energías renovables no proveen o casi no proveen. “Para ese caso las baterías son la mejor seguridad”, dice Badeda. Los precios para baterías de uso domestico ya han bajado drásticamente y para el sector industrial se puede esperar un comportamiento similar dentro de poco tiempo. Alemania está probando en diferentes proyectos el uso de baterías de gran capacidad en el sector industrial. Los colegas latinoamericanos de Badeda estuvieron especialmente interesados en la eficiencia de los acumuladores. La ingeniera señaló que se tiene en una gran cantidad litio pero que podría haber momentos en que escasee el cobre. José Mardones de la Universidad Austral de Chile compartió las percepciones de las investigaciones actuales de un pequeño “Smart Grids” de la Universidad. Para Latinoamérica la pregunta de cómo las redes pueden ser más inteligentes juega un rol más importante que el uso de acumuladores de batería, opinó Mardones.

El segundo día de la conferencia comenzó con el discurso del reconocido economista chileno-alemán Manfred Max Artur Neef, quien seguramente pudo sensibilizar a todo los participantes. “Creo que soy el único quien de manera personal ha podido conocer a Konrad Adenauer. En ese tiempo yo era estudiante en Alemania”, dijo Neef saludando al público. Neef trabajaba en esa entonces para el grupo empresarial petrolero Schell, pero muy pronto se interesó en los problemas de los países en desarrollo. El manifestó en su discurso que los problemas del mundo no se pueden enfrentar desde una perspectiva unidimensional o bajo una óptica económica, incluido el problema energético. ”Nosotros tenemos la responsabilidad de cuidar el medio ambiente para las generaciones venideras”, dice Neef

En el último panel de la conferencia la experta Pia Molitor, experta en política energética de la Unión Europea, presentó el avance del paquete de invierno de la Unión Europea, (reforma de energía de la comisión de la Unión Europea). El paquete de invierno conlleva propuestas para una mejor coordinación de las políticas energéticas nacionales, una reforma de las normas para la eficiencia energética y la promoción de las energías renovables, así como el diseño del mercado energético. El paquete de medidas debe influenciar fuertemente en el marco de la política energética hasta el año 2030. “Habrá que esperar para saber si las metas para el 2030 pueden cumplirse”, terminó diciendo Molitor en su discurso. Juan Carlos Sánchez presentó la situación de las energías renovables en Venezuela, “Para ser honesto, lamentablemente, todavía está pasando muy poco”, dice Sanchez. Bajo el presidente Nicolas Maduro se cree que no cambiará mucho, él busca en cuestiones de energía la cercanía de Rusia. Venezuela tiene aproximadamente el 90% de todo el petróleo de la región. Al final habría que decir que las emisiones de CO2, casi podrían dejarse a un lado, dijo Sanchez.

“En Brasil las energías fósiles tienen un auge” dice Matias Francini de la Universidad Brasil. “Pero la energía eólica es una historia de éxito”. El país en el año 2014 comenzó a hacer licitaciones para energía eólica. Las medidas más importantes según Mancini han sido dejar de dar subvenciones a la energía fósil y crear marcos de condiciones seguras para los inversionistas extranjeros interesados. “El cambio energético se va a posponer por un tiempo hasta que el gobierno no tenga una estrategia decidida a largo plazo para hacer el cambio”, terminó Francini su intervención. Carlos Finat y Roberto Pasten pusieron nuevamente la perspectiva chilena. “Por suerte nuestro gobierno ya entendió la importancia de las energías renovables para un abastecimiento energético seguro en el país”, dijo Finat. El porcentaje de energía limpia por el momento es 15% y se quiere llegar a un 20% en los próximos tres años.

La conferencia una vez más mostró que los diferentes países latinoamericanos ven el cambio energético esencialmente como una posibilidad económica para tener más seguridad e independencia energética. Pero el cambio energético solamente puede llegar a ser un éxito si los gobiernos le dan importancia al tema y siguen estrategias a largo plazo, lo que conlleva a que los gobiernos tienen que ser estables. Sino esos esfuerzos se esfuman rápidamente. Brasil intenta por el momento al igual que Argentina. En Venezuela las energías renovables debido a al tema político se han puesto al último en la agenda. Un tema importante de esta conferencia fue que se discutieron tecnologías como acumuladores de energía y conceptos totalmente nuevos como Blockchain. En muchos países de Latinoamérica tales aplicaciones juegan un rol secundario, pero su desarrollo en Alemania se ve con gran interés. Los nuevos modelos de negocio y nuevas tecnologías son indispensables para el cambio energético en Alemania y además son una articulación importante de los sectores energía, calor y movilidad. En gran medida se ha allanado el camino para la transformación del sector energético en Alemania mientras que en los de movilidad y calor, todo está abierto. Al final se debe subrayar que no se mencionó con ninguna palabra en la conferencia, la decisión del presidente de Estados Unidos Donald Trump, de dejar el Acuerdo de Paris para el Cambio Climático. Los países de Latinoamérica se mostraron bastante desimpresionados y eso se puede evaluar como algo muy positivo.