Construir puentes para una democracia fuerte

Representantes de partidos políticos latinoamericanos de centro buscan nuevas alianzas.

También disponible en Deutsch

Las alianzas potencian y fortalecen la acción de socios que por sí solos no alcanzarían logros de la magnitud que se proponen. Así, en el siempre cambiante mapa político latinoamericano, representantes de partidos de centro buscan socios en su lucha por la democracia. A iniciativa del partido Demócratas de Bolivia y de la Fundación Konrad Adenauer se reunieron experimentados y comprometidos parlamentarios de seis países para reflexionar en conjunto sobre las posibilidades de potenciar sus esfuerzos en pro de la democracia.

Imagen 1 de 10
Encuentro Parlamentario

“En vista de las amenazas al Estado de derecho, a los derechos humanos y al orden democrático, en Bolivia, en Venezuela o en Nicaragua, se trata de coordinar en mejor las iniciativas y actividades”. Con estas palabras iniciaba Óscar Ortiz, senador y secretario general de su partido, el taller de dos días en las oficinas de la Fundación Konrad Adenauer en Montevideo. De encuentros periódicos podría surgir un grupo estable, para llamar la atención sobre las injusticias y arbitrariedades políticas y defender en forma más eficiente las leyes y la soberanía popular. Alemania y la Unión Europea son a nivel mundial los más firmes defensores de la democracia, afirmaba el senador Ortiz. Por eso sería un objetivo plausible constituirse en una contraparte creíble para este socio. La directora del Programa Regional "Partidos Políticos y Democracia en América Latina" de la Fundación Konrad Adenauer, Dra. Kristin Wesemann, subrayó en su bienvenida las múltiples relaciones ya existentes. “En especial entre jóvenes políticos latinoamericanos de los partidos de centro existe un intercambio constante”, afirmó Wesemann. Los jóvenes políticos aprovechan las ofertas de capacitación del programa regional y toman contacto con la generación joven en sus viajes a Alemania. Los proyectos nacionales de la FKA cultivan el contacto con los partidos de centro y apoyan su trabajo en sus respectivos países. El diputado chileno Roberto León subrayó la falta de posibilidades de encuentro e intercambio entre parlamentarios de centro de Latinoamérica. Otros sectores políticos están mejor organizados y comunicados en este sentido. “Por razones geopolíticas debemos estar organizados y ser capaces de interactuar a nivel internacional con otros grupos”. Desde la perspectiva brasilera, el diputado José Carlos Aleluia expresó que los partidos demócrata cristianos deberían fortalecer su contacto con sus raíces. La influencia de las iglesias evangelistas es enorme. “Estas iglesias deciden a través de sus miembros el resultado de elecciones”, afirmó el diputado. Su partido Demócratas comprende una bancada de 28 parlamentarios además del ministro de Educación. En este momento el partido goza de una buena imagen pública, por lo que sus votantes aumentan, como se vio recientemente en las elecciones comunales de octubre. Como partido joven, está interesado en las relaciones internacionales, por lo cual pertenece a varias organizaciones internacionales.

“El fracaso del referéndum sobre la paz en Colombia constituye un hecho ilógico pero explicable”, decía el diputado Orlando Clavijo, del Partido Conservador, antes de reflexionar sobre su partido. Este se encuentra en una crisis desde hace dos años después de haberse mantenido en el poder durante décadas. La pérdida de votos, ante todo entre sectores católicos practicantes, coincide con la fundación de varios partidos nuevos en Colombia. Hoy el partido tiene 27 diputados y 17 senadores. En los nuevos partidos políticos se mezclan liberales y conservadores, lo que refleja el cambio ideológico en el país.

En varias intervenciones la Dra. Kristin Wesemann reafirmó la importancia de los partidos políticos respecto a los problemas cotidianos de los ciudadanos. “Una conducción correcta, transparente y efectiva ganará más votantes que un endurecimiento ideológico”, afirmó Wesemann. En la crisis de los migrantes, su partido CDU mostró en Alemania que la búsqueda del diálogo con la gente es lo más importante justamente en situaciones críticas. Sería necesario para los partidos no desgastarse en peleas sobre temas ideológicos que, de todas formas, solamente interesan a poca gente.

El Partido Nacional de Honduras tuvo que reinventarse en los últimos años en oposición a nuevos partidos socialistas o programáticos. Desde 2013 el partido está en el gobierno y a él pertenece por primera vez el presidente de la República, decía la diputada Leda García. “Debemos mantenernos actualizados en una sociedad cambiante, que vota en forma diferente a como lo hacía antes”. La diputada Diana Urbina complementó que esta misión debe ser aplicada a diferentes estamentos sociales. Actualmente nadie sabe con precisión qué quiere el pueblo hondureño, ya que hay constantes manifestaciones a favor y en contra de todo lo imaginable.

La alianza Cambiemos tuvo que transitar un camino lleno de escollos para llegar al poder. El diputado del partido PRO Daniel Lipovetzky explicó la estrategia de su nuevo partido, que apuesta a la internacionalización y al diálogo. El próximo desafío será lograr consolidar al partido y lograr su legitimación democrática.

En la discusión entre los asistentes quedó claro cuán difícil y también importante es para los partidos entender los signos de la época y los cambios que suceden en la sociedad. Si antes la política se definía desde los partidos hacia la sociedad, hoy esto sucede en sentido contrario, opina la mayoría. Muchos representantes de partidos políticos no despertaron todavía a la nueva realidad y se presentan como figuras relevantes sin tener votantes que los respalden.

Autor

David Brähler

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Uruguay, 1 de noviembre de 2016