Orientarse en la jungla de la comunicación

Lanzamiento del Diploma en Comunicación Política de la Universidad de Montevideo y KAS

También disponible en Deutsch

Los actores políticos de hoy deben considerar un número infinito de aspectos para poder comunicarse con éxito. Para preparar personal profesional en América Latina para estas tareas, el Programa regional de partidos políticos y democracia de la Fundación Konrad Adenauer (Kas) conceptualizó en colaboración con la Universidad de Montevideo un diplomado de 3 meses, que fue lanzado con una presentación del experto en comunicación Daniel Supervielle en las instalaciones de la Universidad.

Imagen 1 de 9
Lanzamiento Diploma ComPol Universidad de Montevideo

El experto en comunicación Daniel Supervielle, Patricia Schroeder de la Universidad de Montevideo y David Brähler de la Fundación Konrad Adenauer en Montevideo.

Para más información sobre el Diploma en Comunicación Política, haga click aquí

Para postularse al Diploma en Comunicación Política, haga click aquí

Supervielle, quien es profesor universitario y cooperador de la Kas, inicialmente felicitó a ambas instituciones por sus iniciativas. "Diálogo Político, la plataforma de comunicación de la Kas, por ejemplo, es un canal importante para políticos y pensadores que no tienen voz en sus países. La Fundación Konrad Adenauer promueve de esta manera un debate decisivo sobre la democracia, la libertad y el Estado de derecho en todo el continente ", dijo el conferenciante en sus palabras de bienvenida.

"A principios de la década de 2000, la comunicación política funcionaba como una orquesta. El conductor era omnipotente y decidía qué, cuándo y cómo se comunicaba", explicó Supervielle comenzando su charla. “Hoy, la 'orquesta', es decir, la comunicación misma, se está moviendo sola. Sin duda, es mucho más caótico pero más libre y un conductor superfluo", dijo el profesor. Solo lentamente ha habido una regulación mínima de la comunicación abierta, especialmente de las redes sociales, en los últimos años.

"Sin embargo, la importancia de la audiencia y los diversos grupos de oyentes aumentó en un múltiplo, porque ahora todos reproducen y comentan", dijo el experto en comunicación. Las instituciones gubernamentales y las empresas solían cerrar sus puertas a los periodistas. Hoy, ellos mismos ponen su información en el mercado para ser notados y para comunicarse. "Hoy, la audiencia asume un papel protagónico, prestando atención a temas y actores que solían pasar por el filtro periodístico", explicó Supervielle. De esta forma, hay eventos dramáticos, como ataques terroristas, al lado de videos sobre gatitos y pandas. "Con noticias inquietantes sobre trolls, bots o algoritmos, muchas personas tienen sentimientos de confusión y contaminación cuando miran a los medios", dijo el docente. Como resultado, la humanidad experimenta un momento en el que se cuestionan muchas fronteras: geográficas, tecnológicas, comunicativas. Con posibilidades audiovisuales ilimitadas, la puerta a la manipulación de la comunicación está ampliamente abierta, también en la comunicación política.

En este contexto, está claro que los políticos y los partidos políticos que quieren comunicarse con éxito necesitan por encima de todo una estrategia clara. "Informar no es suficiente; Los políticos necesitan conversar con su audiencia y comenzar un diálogo", dijo Supervielle. Todo actor público debe cumplir con los estándares éticos y no debe ser corrompido por malas prácticas de las comunicaciones "contaminadas". La libertad de información objetiva está cada vez más en juego y debe ser protegida por actores honestos. "Esta es especialmente la tarea de los funcionarios de prensa o de comunicaciones que trabajan en el entorno de los políticos y los partidos", exigió el profesor. "Esto es exactamente lo que pretende nuestro nuevo diplomado en Comunicación Política, el cual estamos abriendo hoy", agregó Patricia Schröder de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Montevideo. "Junto con la Fundación Konrad Adenauer iniciamos hoy este nuevo programa de formación para dar a jóvenes profesionales la oportunidad de desarrollar sus conocimientos y habilidades en la comunicación política", dijo la profesora.

Junto a la red de conferencistas de la universidad y los asesores políticos de la fundación, un equipo de alto nivel de conferencistas surgirá para el curso presencial y virtual de tres meses. Con las nuevas herramientas, los graduados podrán contribuir como consultores de comunicaciones, voceros de prensa o funcionarios de campañas a una mejor calidad de la democracia en América Latina mediante el fortalecimiento de las partidos políticos, señalo Schroeder concluyendo la mañana.

Autor

David Brähler

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Uruguay, 1 de diciembre de 2017