“Se trata de crear un vínculo”

Comenzamos el ciclo de consultorías con el Partido Popular de Panamá.

También disponible en Deutsch

Falta exactamente un año para las elecciones presidenciales y parlamentarias en el país centroamericano. Un buen momento para elaborar, junto con el Partido Popular (PP), las herramientas y estrategias para obtener un buen resultado en las urnas en 2019 y para seguir actuando como un factor relevante en el sistema político de Panamá. ¿Qué estructuras necesita el partido para ello?, ¿Cómo se comunica hoy en política?, ¿Cómo se planifica exitosamente una campaña electoral?

Imagen 1 de 10
Participantes de la primera sesión; primera fila: Erick Villarreal, Carlos Rubio (Ministro del Gobierno), Juan Carlos Arango (Presidente PP), Dr. Sören Soika (Trainee, Fundación Konrad Adenauer Montevideo), Cirilo Salas

Falta exactamente un año para las elecciones presidenciales y parlamentarias en el país centroamericano. Un buen momento para elaborar, junto con el Partido Popular (PP), las herramientas y estrategias para obtener un buen resultado en las urnas en 2019 y para seguir actuando como un factor relevante en el sistema político de Panamá. ¿Qué estructuras necesita el partido para ello?, ¿Cómo se comunica hoy en política?, ¿Cómo se planifica exitosamente una campaña electoral? Estas preguntas son el centro de atención para tres consultorías organizadas por el Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina, en cooperación con la Fundación Konrad Adenauer Costa Rica – Panamá, entre mayo y agosto de este año.

La primera sesión se centró en un análisis del status quo y una primera aproximación a la comunicación política moderna. Más de 25 políticos del PP se reunieron en la Ciudad de Panamá, del 05 al 08 de mayo. La juventud del partido, la acción femenina, funcionarios locales, un ministro, un diputado y presidente del partido: la presencia de este amplio abanico de participantes fue prueba de que el partido quiso aprovechar al máximo esta instancia.

“Cuando dices que eres política, te dicen que eres corrupta”, afirmó una de las participantes, pero sin resignarse añadió: “¡Cambiemos esto!”. Ya después de las palabras de bienvenida y la presentación de la oficina de la KAS Montevideo se había dado una intensa discusión sobre el fenómeno del desencanto. Igual que otros países de la región, también Panamá vivió un auge de los “outsiders” políticos. Pero a diferencia de algunos de sus vecinos, Panamá ya conoce las consecuencias desastrosas de una eventual victoria electoral de un personaje de este tipo: El nombre Ricardo Martinelli, empresario y presidente Estado de 2009 a 2014, hoy se asocia con excesos de corrupción y con tendencias autoritarias.

¿Cuál es la ruta el éxito en un ámbito tal, marcado por el deterioro de la imagen de los partidos políticos? “Se trata de crear un vínculo con la gente”, recalcó Federico Morales, secretario de movilización y voluntariado del PRO, partido actualmente en el Gobierno en Argentina. Con esta frase marcó el tenor general de las conferencias y los talleres que les ofreció a los políticos panameños, junto con Daniel Vico, encargado del contenido de las redes sociales del PRO. “La gente no vota por partidos, vota por personas”, añadió Morales. En los ejercicios de simulación de encuentros con ciudadanos, el experto argentino insistió en este punto. Muchas personas no prestan atención si les contamos en qué partido militamos. Entonces, ¿por qué no contarles a qué candidato apoyamos y cuáles son los problemas reales y concretos que queremos solucionar? “Hay que dejar claro que las preocupaciones de la gente nos importan”, subrayó Morales.

La ocasión para aplicar lo aprendido a la práctica no tardó en presentarse: en grupos de dos los participantes salieron a las calles vecinas, para entablar el diálogo con los transeúntes y filmar estos encuentros. Los resultados fueron notables. Mirando los videos grabados en la calle, los docentes argentinos pudieron dar todavía algunos consejos, pero sobre todo reconocieron que los políticos del PP habían pasado la prueba con éxito. Estos contaron algunas experiencias de rechazo inicial por parte de los interlocutores. Por otro lado, muchos constataron que los ciudadanos sí son receptivos y dispuestos a hablar si uno se les acerca con interés y respeto. Un ejemplo fue el de Carlos, empleado de un restaurante cercano, quien incluso invitó a dos jóvenes integrantes del PP a volver y retomar la charla en otro momento.

Federico Morales invitó al partido a no aflojar en la práctica de este tipo de interacción con el ciudadano. El hecho de que el partido no disponga de muchos afiliados en algunas regiones del país, no tiene por qué ser un impedimento. Contó que el PRO tampoco tenía presencia física en todas las provincias argentinas antes del triunfo electoral de Mauricio Macri en las presidenciales de 2015 y que incluso hoy en día el partido sigue siendo relativamente pequeño en términos de membresía. Sin embargo, en vez de un inconveniente, esto puede suponer, al contrario, una ventaja. Un partido moderno debe manejar diferentes niveles de compromiso y apostar al voluntariado, sobre todo en tiempos de campaña. La capacidad de delegar tareas y motivar permanentemente a los voluntarios, resulta crucial. El presidente argentino, por ejemplo, no deja de llamar personalmente a los voluntarios más activos, ya sea durante la campaña o fuera de ella.

Aparte del contacto cara a cara con el votante, el tema de la comunicación a través de las redes fue otro eje central durante el fin de semana. También en estos medios, “cercanía” es la palabra clave, según explicó Daniel Vico durante su charla sobre estrategias de comunicación digital. Un buen análisis del grupo objetivo es la base de cualquier estrategia comunicacional exitosa. ¿Quiénes se interesan por el deporte dentro de una región determinada? ¿Quiénes más bien por las mascotas? Sabiendo esto, se puede establecer el vínculo con posibles votantes mediante un posteo diseñado a medida. Lo importante es ser creativos con los formatos. Para mantener una alta difusión de los contenidos, los responsables del partido deben variar constantemente los formatos, entre fotos, GIFs y videos.

Vico alertó sobre la tendencia a tratar el manejo de las redes sociales como un ejercicio poco serio. Igual que otras formas de comunicación política, la comunicación en redes sociales requiere, además de flexibilidad y creatividad, una buena planificación, con por lo menos una semana de anticipación. Federico Morales insistió: cada partido tiene que dedicar a las nuevas formas de comunicación el mismo esfuerzo y profesionalismo que a las tradicionales. Muchos políticos erróneamente piensan que esta tarea se la pueden dejar a algún “hijo o sobrino afín a lo de internet”. “Pero harían ustedes eso a la hora de prepararse para una entrevista en televisión”, preguntó Morales, y todos sabían la respuesta.

Al final de jornadas intensas y enriquecedoras, todos los participantes reconocieron que hay mucha tarea para los meses que vienen, y no por ello menos inspiración: una plataforma digital para el manejo de reclamos de los ciudadanos, una basa de datos de los simpatizantes del partido, más recursos para el equipo de comunicación – estas fueron solo algunas de las ideas planteadas por los participantes al final del taller. La Fundación Konrad Adenauer seguirá acompañando este proceso con dos consultorías más, a realizar en junio y agosto, en las que se profundizará en los temas de la comunicación política y el diseño de una campaña electoral. ¡El primer paso ya se dio!

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Uruguay, 9 de mayo de 2018