“La política del siglo XXI es horizontal”

También disponible en Deutsch

Federico Suárez y Juan Manuel Ricciarelli cautivan a los participantes del Campus Konrad Adenauer con emocionantes informes de sus experiencias y sus ideas desde Argentina.

Imagen 1 de 6
Presentación de los docentes por parte de la Dra. Kristin Wesemann

23 jóvenes políticos de toda América Latina quieren en este domingo por la mañana discutir cómo se ve una movilización política exitosa en la América Latina de la actualidad. Ambos docentes, quienes vinieron a Panamá desde Argentina para el Campus Konrad Adenauer sobre movilización y sociedad civil, saben perfectamente de lo que están hablando. Federico Suárez y Juan Manuel Ricciarelli gestionaron en los últimos años de manera exitosa las campañas del gobierno de coalición argentino, Cambiemos, y juegan hoy un papel clave: Ricciarelli como asesor y Suárez como Secretario de Comunicación de la más grande provincia de Argentina, Buenos Aires.

“Nos encontramos en el medio de un cambio de paradigma, lo cual influye en la comunicación política”, dice Suárez. El desarrolla junto a los jóvenes oyentes las características de la comunicación política del siglo XXI y destaca concisamente cómo estas se diferencias de las herramientas que se usaron en el siglo XX. “La política del siglo XX era vertical, se construyó desde arriba hacia abajo”, añadió el Secretario, “la política del siglo XXI es, sin embargo, horizontal, se la hace de igual a igual”. Suárez descarta la típica imagen de la “vieja política”: “El líder mesiánico se ubica en el podio y da su discurso, las masas escuchan y dan gritos de júbilo”. Hoy ya no puede uno hacer de este modo política exitosa: “la política del siglo XXI significa que los ciudadanos hablan y los políticos , sobre todo, escuchan”. ¡Un verdadero cambio de roles!

Actualmente, la comunicación política exige, a quienes la hacen, tener facultades distintas a las del pasado. Hoy es importante saber exactamente lo que mueve a las personas. Para que el propio mensaje pueda trascender, es necesario hacer frente a una competencia muy abrumadora: a los chismes cotidianos, a eventos deportivos importantes… y, no menos importante, a los mensajes de los contrincantes políticos. ¿Cómo consigo eso? “El siglo XX estaba impregnado por las grandes ideologías”, explica Suárez. “En el siglo XXI pasan a primer plano las cuestiones que le afectan directamente a uno “como individuo”: “el propio metro cuadrado”, como lo expresa el Secretario. “Muchas personas preguntan hoy más que nada que cuáles son los beneficios para ellos”, confirma Ricciarelli, “y justamente para esta pregunta siempre deberíamos tener una respuesta”.

Un gobierno que aún crea que puede determinar la agenda de las personas, debería cambiar enormemente. “Como políticos, nosotros tenemos que intervenir en las conversaciones y discusiones, que las personas están teniendo”, incentiva Suárez. Ricciarelli destaca este punto enérgicamente. El explica cómo él y su equipo constantemente buscaron en redes sociales temas sobre los cuales las personas en diferentes partes de la provincia de Buenos Aires estaban debatiendo. Esta fuerte diferenciación local, así como también la diferenciación según los intereses y preferencias de los grupos destinatarios, es la clave del éxito del concepto de “capilaridad” (esta es la palabra mágica que Ricciarelli repite una y otra vez). El interés de muchos ciudadanos se limita a menudo a un ámbito muy estrecho. En este sentido, las buenas acciones del gobierno por la ciudad vecina ya no juegan un rol muy importante.

Incluso para la selección del medio de comunicación uno tiene que ser flexible. Según Riccialrelli, a partir de la mitad del mes, muchas personas ya agotaron el volumen de datos móviles de sus celulares. ¿De qué sirven publicaciones en Internet que las personas ya no pueden leer? En esta fase uno debe acudir al “buen viejo” material impreso.

Suárez da un aspecto más a considerar: las emociones y las imágenes juegan un rol esencial en la política del siglo XXI. Cuando el actual presidente de Argentina, Mauricio Macri, se lanzó como candidato para la alcaldía de Buenos Aires hace 10 años, tomó como parte importante de su campaña la deteriorada infraestructura de la ciudad. Lo que más quedó grabado de la campaña electoral no fueron las páginas de documentos donde se describía la solución al problema, sino una foto de Macri saltando sobre un bache.

Los jóvenes latinoamericanos preguntan cómo se podrían aplicar estos conocimientos y estrategias en sus propios países, incluso si los recursos son limitados. “No crean que para eso se necesita un equipo gigante”, los calma Suárez, “se trata de la calidad”. Y deuna buena previsión: “todo lo que hacemos y comunicamos como gobierno provincial de Buenos Aires estáplanificado”. La agenda de la gobernadora provincial se concibe siempre con dos semanas de adelanto y después se la adapta a sucesos más actuales.

Después de más de tres horas de intercambio intensivo, los participantes se llevan a sus países una gran cantidad de nuevas ideas.

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Uruguay, 15 de junio de 2018