#PractiKAS - Castellar Granados

¿Por qué te quieres ir a Uruguay? Esa era la pregunta que me hacían todos en España días antes de que saliera mi avión con destino Montevideo. Hoy, después de tres meses llenos de experiencias, nuevos amigos y sobre todo mucho aprendizaje, la lista de razones que les daría es interminable.

Imagen 1 de 2
Informe Pasantía - Castellar Granados

Las #practiKAS ofrecen a jovenes la posibilidad de adentrarse en la política latinoamericana

Es imposible resumir mis tres meses de pasantía en la KAS Montevideo en un informe. A pesar de que no parece tanto tiempo, estas semanas han sido tan intensas que siento que ya no soy la misma chica que llegó timbrando tímidamente a la Fundación a principios de junio. Con esta experiencia no solo he madurado profesionalmente y me he adentrado en lo más profundo de la política uruguaya sino que también he podido conocerme mejor a mí misma y empezar a descubrir qué caminos me gustaría tomar en el futuro.

En primer lugar, gran parte de la culpa de que esta experiencia haya sido tan satisfactoria la tienen mis colegas. Desde el primer momento me hicieron formar parte de la dinámica de trabajo y me incluyeron como una más en el día a día de la Fundación. No muchas oficinas involucran tanto al pasante en sus actividades como lo ha hecho la KAS y sin duda este ha sido uno de los aspectos más positivos de mi pasantía; el hecho de haber podido participar activamente en eventos, seminarios, conferencias y viajes que me han colmado de experiencias y formación. Además, gracias a esto he desarrollado mi capacidad de análisis crítico, poder de iniciativa y resolución de imprevistos.

Por otra parte, al menos para mí, Montevideo tiene algo que lo hace el escenario ideal para realizar una pasantía. Una ciudad tranquila, donde el tiempo transcurre de otra manera y la vida se respira diferente. Recuerdo que en mi primer día, viniendo a la oficina en ómnibus (autobús para todo los compatriotas que me lean) me sorprendió ver tantas personas caminando por la calle mate en mano y termo bajo el brazo. Ahora, casualidades de la vida, soy yo la que camina por la calle portando estos dos artilugios. Y es que tres meses me han sobrado para aprender a querer a esta pequeña ciudad, un poco tímida y nada ostentosa, que guarda cierta magia de nostalgia tan amarga como el mate que beben sus habitantes. Y para seguir la metáfora, no sé si porque la ciudad también posee la misma sustancia adictiva que la yerba, pero me voy de Montevideo con la necesidad de volver.

Por último, me gustaría destacar un proyecto con el que he disfrutado y aprendido de manera especial durante estos tres meses: Diálogo Político. Se trata de la publicación de la Fundación que en sus dos formatos (versión impresa y plataforma en línea) pretende ser una ventana abierta a América Latina. Autores de todo el continente escriben en este medio sobre la realidad política de sus países creando así una comunidad de intercambio de conocimiento. Durante estos meses he tenido la oportunidad de formar parte del día a día de este proyecto (que esconde muchos matices detrás) y sin duda ha sido uno de los mejores recuerdos que me llevo de mi paso por la Fundación.

Autor

Castellar Granados

Serie

Notas de acontecimientos

aparecido

Uruguay, 31 de agosto de 2017