Notas de acontecimientos

La Migración en Alemania y Costa Rica: una cuestión apremiante

de Sergio Araya

Erfahrungsaustausch deutscher und costa-ricanischer Abgeordneter

El 11 de febrero se llevó a cabo en el Gran Hotel Costa Rica un diálogo interparlamentario alemán-costarricense, sobre el tema de migración y su efecto en ambos países.

Con la participación de los diputados de la Bancada de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU) Georg Kippels y Johannes Selle, así como de los Jefes de las Bancadas de los Partidos Unidad Social Cristiana y Alianza Demócrata Cristiana, Rafael Ortiz Fábrega y Mario Redondo Poveda, respectivamente, se hizo un recorrido histórico por la experiencia de Alemania y Costa Rica en materia de recepción e integración de población migrante a sus sociedades, así como se analizó el estado de la cuestión actual y sus posibles impactos en el corto y mediano plazo.

Los diputados costarricenses coincidieron con sus homólogos alemanes en que la incorporación de la población foránea en el país debe de hacerse siguiendo los parámetros y disposiciones jurídicas e institucionales vigentes, así como debe de estar encauzado en el propósito supremo de convertirlos en miembros de la sociedad con plenos derechos y responsabilidades. No omiten los expositores en reconocer que en la presente coyuntura, la apertura de los nacionales a la población migrante enfrenta desafíos importantes, motivados por límites de orden estructural y por situaciones coyunturales de gran peso y significancia para las y los ciudadanos.

Dentro de los primeros se mencionaron los problemas en materia económica y social, enfrentados tanto por los países receptores, como por los países remitentes. En los primeros esto se traduce en una difícil e insostenible integración de los extranjeros a la sociedad que les acoge, dado la merma en la dinámica económica que produce una ampliación de la tasa de desempleo, pérdida de competitividad de sectores potencialmente empleadores, restricción de recursos económicos para la ampliación de la cobertura de servicios públicos fundamentales a nuevos actores sociales recién incorporados, entre otros factores. En los segundos, la problemática en estas áreas provoca una salida masiva de personas, que se torna en incontrolable para las autoridades de los respectivos países, así como en un factor de riesgo, incluso mortal, para los que deciden emigrar.

Sumado a lo anterior, hoy la realidad geopolítica mundial muestra el surgimiento de tendencias radicales y fundamentalistas, tanto del lado de países emisores, como de Estados receptores de población migrante. Ello se traduce en un incremento de señales de xenofobia, incremento de la tensión entre poblaciones de distintos orígenes, credo religioso y condición socio-económica, que tiende a colocar el tema de la migración e integración como un asunto de seguridad nacional, opacando las otras aristas requeridas para abordarlo de una manera integral.

Los cuatro expositores, coincidieron en que la atención de la población que se traslada de un país a otro o de una región a otra en el mundo no puede dejar de lado su componente esencialmente humanista. Son seres humanos que deben ser respetados y, sin menoscabo de su especificidad cultural, ser integrados a la sociedad del país receptor. El diálogo interparlamentario se vio enriquecido con los aportes y consultas del público asistente. Más de cincuenta personas provenientes del mundo político, académico y estudiantil siguieron con detenimiento el conversatorio y lo reforzaron lo señalado por varios de los asistentes.

La actividad permitió reforzar lazos de intercambio entre diputados de los dos países, a la vez que dejó en evidencia que el tema de la migración para países con una tradición de acogida de extranjeros, deviene en un asunto de alta prioridad que no puede dejarse de lado o colocarse en posiciones bajas de sus respectivas agendas políticas. Es además una temática que potencia la cooperación interestatal.

Compartir

Personas de contacto

Stefan Burgdörfer

Head of the KAS office in Costarica