Notas de acontecimientos

Desafíos de la reforma del Estado

de Graciela Incer Brenes, Stefanie Dodt

Diálogos sobre el Bienestar

"Este país es ingobernable" – esta expresión de la expresidente Chinchilla produjo mucha critica. Menos controvertido es el hecho de que hace falta una reforma general para mejorar la funcionalidad de las instituciones costarricenses. ¿Cómo se puede lograr? – El conversatorio abordó esta temática.

“El problema es que el diseño institucional está tan fragmentado que produce un resultado terrible” – afirmó Fabián Volio, abogado constitucionalista que fue miembro de la otrora Comisión Presidencial de Gobernabilidad Democrática. De acuerdo con él, un punto central en la discusión sobre la Reforma del Estado en Costa Rica es una falta extrema de autoridad y una alta fragmentación del poder en los ministerios, como en el alto número de partidos políticos. “Nosotros, ticos, seguimos con la idea que hay que distribuir la autoridad pública.”

Volio era una de los seis miembros de la comisión, formado por la presidenta Chinchilla (2010-2014) para formular recomendaciones para mejorar la gobernabilidad y para una gestión eficaz del Estado. Sus 99 propuestas se convirtieron en foco de análisis durante el 2013 y adquieren especial importancia durante la coyuntura política actual de cambio de gobierno y de discusión sobre una reforma política, administrativa y presupuestaria.

También los otros participantes de la discusión, la Ministra de Planificación, Olga Sánchez y Alberto Cortés, director del Centro de Investigación y Estudios Políticos-CIEP, re-afirmaron la necesidad de llevar a cabo una reforma. De acuerdo con Cortés, las instituciones no logran cumplir con las funciones esperadas. Sin embargo, también cabe la posibilidad de considerar la implementación de nuevos modelos de desarrollo, más que una reforma, pues se han llevado a cabo algunas anteriores de manera aislada, que más bien han conducido a una menor capacidad de gestión y a duplicidad de esfuerzos. La falta de una visión y de metas claras como país ha impedido la implementación de cambios integrales. “No hay un plan nacional”, lamentó la ministra.

“Lo que estamos haciendo es reafirmar las mismas cosas – pero no hacer” – declaró uno de los participantes en el auditorio. También reclamó que la participación ciudadana solo existe como idea, y que se siente excluido de los procesos. “Hay mucho que hacer” – en eso coincidían todos los participantes. “Un cambio de actitud es necesario para un cambio político”, opinó Fabián Volio.

El conversatorio “Desafíos de la reforma del Estado” es parte del Programa Diálogos sobre el Bienestar, un programa conjunto entre la Fundación Konrad Adenauer y FLACSO. Fue llevado a cabo en alianza con el CIEP en el Mini-Auditorio de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica. El conversatorio se dividió en cuatro bloques temáticos, dirigidos por el comunicador Fernando Faith. Durante el primer bloque se discutió la necesidad de llevar a cabo una reforma; los espacios restantes trataron la reforma en sus distintas dimensiones: a) administrativa, b) política y c) territorial.

Compartir