Notas de acontecimientos

Más que un apretón de manos

de Stefan Burgdörfer, Jeffrey Calderon

Organizaciones de la sociedad civil señalan, en el marco de la Cumbre de las Américas, las desafíos para la Democracia

En el marco del Foro de la Sociedad Civil organizado por la Organización de los Estados Americanos el 10 y 11 de abril del año 2015 en Panamá, todos recordaremos el histórico apretón de manos entre el presidente Barack Obama y Raúl Castro. Los retrocesos, a veces dramáticos, en el desarrollo democrático que enfrentan miles de personas en diferentes países de la región, corren el riesgo de caer en el olvido.

Por lo tanto, la Fundación Konrad Adenauer invitó a diversas organizaciones de la sociedad civil en los días anteriores a la cumbre con el fin de intercambiar sus puntos de vista sobre el estado de la situación democrática en Latinoamérica. El objetivo de esta conferencia era brindar un espacio de diálogo e intercambio de ideas entre los representantes de organizaciones de la sociedad civil y los medios de comunicación nacionales e internacionales; todo esto, antes de la realización de la Cumbre de las américas con el fin de ofrecer un impulso de contenido para la misma.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil reunidas en la Ciudad de Panamá en el marco de la séptima Cumbre de las Américas brindaron una serie de recomendaciones como resultado de su análisis de la situación democrática de Latinoamérica. Este análisis se derivó de la realidad de cada uno de los países que estas organizaciones representaban así como también de una lectura de la región en términos generales.

Estas recomendaciones abarcaron varios espacios:

1. Educación y Cultura

2. Salud

3. Ambiente, energía y desarrollo sostenible

4. Seguridad

5. Migración

6. Participación Ciudadana

7. Gobernabilidad Democrática

Educación y Cultura: En este tema la relatoría aboga por una educación integral y liberadora que promueva la equidad y la dignidad sin discriminación. Esta educación deberá incluir a la familia en la enseñanza y el aprendizaje por medio de un involucramiento proactivo que introduzca los valores de un estado pluricultural y multiétnico. Aunado a lo anterior esta educación deberá garantizar el acceso a la información, comunicación y medios alternativos, mismos que permitan una actualización de los currículos a todo nivel. Por último, el docente deberá someterse a una formación continua que le permita mantener un alto nivel en la enseñanza y la evaluación.

Salud: Siendo este tema un derecho humano inalienable se recomienda que los estados brinden un manejo transparente sobre los recursos que se destinan para su planificación, uso y gestión. En este sentido es importante habilitar un sistema de monitoreo y evaluación que permita medir el cumplimiento de los indicadores básicos de avance. De la misma manera es indispensable fortalecer la cooperación internacional, multisectorial e interdisciplinaria ante las situaciones de emergencias y desastres que se presentan en la región. Por último, en Latinoamérica el acceso al agua y la protección de los recursos hídricos se convierte en una imperiosa necesidad, ya que mediante su cuido se garantiza la salud y el bienestar de toda la población.

Ambiente, energía y desarrollo sostenible: Para alcanzar un alto desarrollo humano es indispensable fomentar la sostenibilidad ambiental de las actividades económicas y políticas de todos los estados latinoamericanos. El derecho humano a un ambiente sano debe principalmente asegurarse a los pueblos campesinos e indígenas frente a amenazas como el extractivismo y los megaproyectos que se vuelven cada vez más comunes en el hemisferio. Es necesario además luchar contra el racismo ambiental y la criminalización del activismo por parte de los estados y las grandes transnacionales. Una realidad que es inevitable reconocer, son los efectos que el Cambio Climático constituye para el medio ambiente. Por esta razón se exhorta a los gobiernos a participar activamente de la COP21 (París 2015) y asumir los compromisos necesarios para la mitigación, adaptación, gestión de riesgos, financiamiento, desarrollo y transferencia de tecnologías. Para avanzar en esta agenda se requiere reforzar las acciones de cooperación, educación e investigación en materia ambiental desde una perspectiva de equidad.

Seguridad: En este punto se ponderó el grado de responsabilidad que tienen los estados latinoamericanos en garantizar la protección contra amenazas como el hambre, la enfermedad o la violencia. La reducción de tales amenazas es posible por medio de la generación de empleo digno, educación de calidad, fomento de una cultura de paz y la declaración de todas las Américas como zona de paz. En una democracia participativa, la familia funcional es el motor de la prevención y el Estado es garante.

Migración: Las migraciones en el continente caen necesariamente bajo el enfoque de los derechos humanos y por lo tanto deben estar sujetas a políticas integrales que consideren el origen, tránsito, destino y retorno. De ahí que se debe promover y respetar la interculturalidad que enriquece nuestros pueblos y por consiguiente es inadmisible cualquier tipo de discriminación y xenofobia, particularmente aquella que se base en nacionalidad, calificación profesional, orientación sexual, identidad de género, raza, orientación política, creencia, y religión. En este esfuerzo es cardinal que los estados se nutran de información e investigación para la actualización de sus políticas, legislaciones y la modernización de la gestión migratoria para que sea ética y socialmente responsable.

Participación Ciudadana: Ante el debilitamiento del ejercicio de la democracia, es vital que los estados reconozcan a la sociedad civil y la participación ciudadana como derechos humanos fundamentales del sistema democrático. Este reconocimiento debe expresarse mediante la creación y mejoramiento de marcos legales con sus correspondientes mecanismos institucionales y espacios de formación en valores y capacidad ciudadana, que debe partir desde la primera infancia. Esto se logra a través de un fortalecimiento de las instituciones y la legitimidad de los gobiernos electos en elecciones libres, justas y transparentes.

Gobernabilidad Democrática: El principal logro de este encuentro es la Creación de la Relatoría para la democracia adscrita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dotándola de mecanismos eficaces para el seguimiento y cumplimiento de los principios de la Carta Democrática Interamericana y la integridad electoral.

Aunado a lo anterior es preciso establecer, a nivel de cada país, mecanismos para garantizar el diálogo permanente entre la sociedad civil y los gobiernos para una efectiva participación ciudadana en la definición de políticas públicas: y en esta misma línea, demandar a los estados que cese la criminalización de la protesta social, el abuso policial, el perfilamiento racial, las detenciones arbitrarias y se liberen los presos políticos.

Compartir

Personas de contacto

Stefan Burgdörfer

Head of the KAS office in Costarica