Notas de acontecimientos

Reforma al presupuesto público: impostergable para la promoción del bienestar

de Graciela Incer Brenes
El cambio gobierno, el creciente déficit fiscal y las demandas de una sociedad plural y cambiante han convertido en imprescindible e impostergable la necesidad de una reforma del Estado.

El Programa conjunto entre FLACSO-Costa Rica y la Fundación Konrad Adenauer, Diálogos sobre el Bienestar, ha escogido como temática de discusión para la segunda mitad del año las características de un modelo de Estado adecuado para que ejerza su rol de promotor del Bienestar de la población costarricense. Dichos foros se llevan a cabo con la colaboración del Centro de Investigación y Estudios Políticos de la Universidad de Costa Rica. Con este objetivo, el pasado 27 de octubre se llevó a cabo el conversatorio abierto al público con la temática “Estado y Presupuesto Público en Costa Rica: Condiciones y escenarios para una posible reforma” en el auditorio de la Facultad de Economía de la Universidad de Costa Rica.

Bajo la amena moderación del comunicador, Fernando Faith, Rosibel Ramos, diputada y Secretaria de la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa, Sylvia Solís, Subcontralora de la República de Costa Rica, Gerardo Hernández, Profesor de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica y Rodolfo Piza, Integrante de la Comisión Presidencial sobre Gobernabilidad Democrática, discutieron sobre las condiciones actuales de la estructura de ingresos y gastos del Estado, y las alternativas de reforma requeridas para que el Estado pueda cumplir en forma efectiva y sostenible su rol dentro del sistema político costarricense.

El conversatorio se dividió en tres bloques temáticos: 1.) Visiones sobre el déficit fiscal y sus efectos, 2.) Los principales elementos de la estructura de ingresos y gastos de nuestro modelo y sus deficiencias y virtudes y 3.) Desafíos y recomendaciones sobre una posible reforma al presupuesto. Durante la discusión también afloraron algunos temas emergentes, como las respuestas institucionales ante el déficit fiscal, las posiciones y justificaciones que apoyan o rechazan el recorte al presupuesto, el papel de la corrupción en el déficit y una eventual reforma, el papel de los salarios del sector público y los denominados “gastos superfluos”.

De manera general, aunque no unánime, se identificaron el estancamiento de los ingresos y el aumento del gasto, los problemas de competitividad y eficiencia, la compleja tramitología, el cobro ineficiente de impuestos, la evasión y falta de controles, los salarios del sector público y el régimen de pensiones como responsables del déficit fiscal. Los defensores del recorte al presupuesto afirman que existe una gran cantidad de gastos superfluos que podrían economizar millones de dólares al país, entre ellos gastos de viaje, horas extra, consultorías, alquileres, gastos por alimentación y rubros por asuntos emergentes. La posición contraria afirma que, aunque es necesario reformar el presupuesto, debe analizarse muy bien cada caso para no afectar la inversión social y los servicios básicos. Es importante, además, reflexionar sobre los impactos y fines de una eventual reforma el presupuesto y el modelo de desarrollo que se pretende alcanzar.

El exitoso conversatorio contó con la participación de unas 50 personas y cerró con un diálogo entre el público y los expositores, durante el cual se agradeció y valoró la existencia de un espacio de discusión enriquecedor, educativo y ameno.

Compartir