Notas de acontecimientos

FORO: EDUCACIÓN, TRABAJO Y CULTURA: LA JUVENTUD Y EL FUTURO DE LA NACIÓN

SITUACIÓN DE LA JUVENTUD MEXICANA EN EL ÁMBITO ECONÓMICO, EDUCATIVO, SOCIAL Y CULTURAL

El pasado 18 de agosto la Fundación Konrad-Adenauer ofreció en colaboración con CENPROS un foro para el diálogo entre expertos, jóvenes y sindicalistas con el objetivo de construir alternativas para mejorar la situación de la juventud mexicana. Los participantes intercambiaron opiniones con expertos y académicos en economía y periodismo.

Frank Priess, Representante de la Fundación Konrad-Adenauer en México dio principio al foro haciendo énfasis en la problemática actual mexicana en cuanto a los jóvenes afectados por cambios en el mercado laboral. Subrayó que los actuales movimientos estudiantiles como los de España, Israel y Chile demuestran la importancia de que los gobiernos proporcionen un sentimiento de ser tomados en cuenta a los jóvenes estudiantes y profesionistas. Mencionó también la necesidad que existe de aprovechar el bono demográfico de México ya que existe el riesgo real de formar una generación perdida. En su opinión existe este riesgo a causa de la excluyente e ineficiente estructura laboral en México que no permite el acceso a nuevas fuerzas de trabajo. En comparación con la situación en Alemania dijo que en México hace falta una conexión sólida con el ambiente laboral y elevar el prestigio de las carreras técnicas. Por eso agradeció a CENPROS y a los invitados expertos su interés y compromiso en la creación de nuevas alternativas para superar esta problemática.

La Dra. Josefina Morales, Investigadora del Centro de Investigaciones Económicas de la UNAM, empezó su discurso haciendo una reflexión sobre la crisis económica en relación a la juventud y los trabajadores. Al principio quiso aclarar que las crisis económicas mundiales de los últimos cuarenta años no repercuten únicamente en el sector financiero, sino que también afectan el bienestar de las sociedades en todos sus niveles y es por eso que se les caracteriza como crisis múltiples, complejas y diversas. A causa de esto hizo énfasis en la necesidad de tomar conciencia y reflexionar profundamente sobre los alcances de esta crisis y los nuevos desafíos que traerá consigo. Uno de estos desafíos se encuentra en el sector juvenil, que es especialmente vulnerable a los efectos de la crisis, el sistema neoliberal y los patrones de consumo implantados por éste. Desde su punto de vista los jóvenes no cuentan con una base minima para enfrentar los retos que trae el neoliberalismo, como son el ámbito laboral muy competitivo, el desempleo y los patrones de consumo ajenos a su realidad. Esto debido a la falta de una socialización adecuada ya que la mayoría de la población no cuenta si quiera con una educación media sólida, ni con una estructura familiar fuerte. A esto se le suma la falta de universidades y escuelas técnicas. Subrayó que hasta aquellos pocos que consiguen una educación académica de alto nivel se enfrentan al desempleo ya sea por falta de experiencia práctica o sobrecalificación. Sobre todo las bajas o inexistentes prestaciones para los trabajadores con más antigüedad crean un sistema en donde no se permite la entrada de nuevas fuerzas laborales. En consecuencia existen hoy en día 81 millones de jóvenes desempleados entre 15 y 29 años en el mundo. Concluyó así diciendo que es de suma importancia establecer un diálogo y un trabajo conjunto con los jóvenes en el que se escuchen sus demandas y necesidades para poder salir de la crisis social, económica y política que aqueja al país. Según la profesora Morales el problema de la juventud es un problema público y social que debe de ser atendido por toda la sociedad.

La Lic. María de Lourdes González, inició su presentación hablando sobre el impacto de los medios masivos en la cultura de los jóvenes. Mencionó que en México existen 30 millones de jóvenes entre 12 y 29 años que nacen, crecen y viven en una crisis social. El 90% de éstos cuentan con acceso a la radio y televisión y es por eso que la familia y la televisión se encuentran dentro de sus más grandes influencias, llevándose así los medios masivos el primer lugar en su formación. Señaló que la mayoría de los jóvenes prefieren ver telenovelas, deportes y programas cómicos a ver las noticias. Esto demuestra así un grave problema que impide el desarrollo de un interés político y social, sobre todo de las clases más bajas de la sociedad mexicana. Es por eso que las instituciones más confiables como la familia y la escuela, dejan de tener influencia sobre su formación, debido a la fuerza de la televisión. Recalcó que la juventud se encuentra expuesta a un bombardeo masivo, principalmente por parte del duopolio televisivo conformado por Televisa y TVAzteca. Dijo también que hace falta más transparencia en el gasto publicitario de los gobiernos y en el manejo de información dentro de los medios. Hizo énfasis en el uso de los medios televisivos en México como arma de “desinformación y control de poder”, demostrando esto con el hecho de que no existe información de manifestaciones sociales y de los sindicatos dentro de la transmisión televisiva. La Lic. González expuso que los medios en México poseen un carácter propagandístico y una gran influencia política. Por otra parte volvió al tema de la influencia de las telenovelas en la juventud, imponiéndoles modas y modos de comportamiento. Dijo tener esperanza a pesar de esto, porque el instinto social de la juventud parecía prevalecer a pesar de la influencia mediática. Finalmente, dijo ver el Internet como un importante instrumento político, de difusión de información y de extensión de redes sociales para la orientación política de la juventud.

En la última parte del foro el Lic. Israel Ballesteros Ramírez habló sobre el rol y la responsabilidad de las organizaciones sociales en la perspectiva de la juventud. Haciendo referencia a lo ya expuesto por la doctora Morales, describió los tres puntos más problemáticos del sistema neoliberal: La privatización de servicios, el desempleo y la desregulación laboral. A su parecer los jóvenes de México están marcados por este modelo viéndose excluidos de servicios sociales, actividades y derechos laborales, educación y el discurso público. Consecuentemente los jóvenes, en especial los aspirantes a la educación universitaria se sienten rechazados por el sistema. Recalcó la importancia de contar con espacios y alternativas de actividades culturales y de desarrollo humano para evitar su caída en prácticas marginales. Por otra parte mencionó la modificación en la forma de relacionarse de los jóvenes a causa de la competitividad creada por el modelo neoliberal. Concluyó dando tres posibles puntos de acción para las organizaciones sociales: Retomar e impulsar las propuestas de los jóvenes, promover espacios alternativos de inclusión y cambiar la dinámica de sus relaciones sociales.

Texto: Janina Grimm-Huber y Natalia Báez Zamudio.

Compartir