Notas de acontecimientos

Agenda para un desarrollo sostenible post 2015

Dialogo entre Religión y Política

Con motivo de la llegada al Perú del Presidente Joachim Gauck, se llevó a cabo este espacio de diálogo con el obispo de Friburgo Stephan Burger y el obispo luterano de Wurtemberg Frank July con la participación de la Premiere Ana Jara, la Vicepresidenta Marisol Espinoza, el Ministro del Interior José Perez Guadalupe y representantes de las confesiones religiosas más importantes.

Las palabras de inauguración estuvieron a cargo de la Vicepresidenta de la República del Perú Marisol Espinoza, que enfatizó que uno de los mayores problemas del Perú es la mala distribución de la riqueza. Este problema lleva a conflictos sociales y frena el desarrollo como sociedad y país, por lo que el Gobierno ha puesto a la inclusión social como una de las grandes metas políticas. La reciente creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social dan fe de ello.

La Secretaria Ejecutiva del Consejo Interreligioso del Perú, Laura Vargas, dio la bienvenida a todos los participantes y se enfocó en la necesidad de cuidar a los más frágiles de la sociedad. Además mencionó que el Estado peruano ha logrado avances importantes en algunos sectores como la economía y la política, pero no en todos los aspectos de la vida, así que todavía existen desigualdades enormes que hay que combatir.

La Presidenta del Consejo de Ministros y Congresista de la Repúblice del Perú, Ana Jara, presentó aspectos que son imprescindibles para combatir la desigualdad y la brecha social. Mencionó que los objevtivos de la política para fomentar la inclusión social son promover el desarrollo en regiones económicamente más debiles, como por ejemplo, las zonas habitadas por pueblos indígenas. Además es imprescindible mejorar la educación, promover el acceso a las necesidades básicas para todos y proteger al adulto mayor. Enumeró los principales programas sociales que su gobierno ha puesto en marcha y los resultados positivos que se han conseguido hasta el momento. Finalmente dio las gracias a todas las organizaciones religiosas que trabajan por ayudar a los más necesitados, dejando en claro, que la política y la religión sí pueden convivir.

El Mons. Salvador Piñeiro, Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, consideró que el divorcio entre religión y la vida diaria de las personas es el gran problema de la sociedad actual. La religión y la fé enseñan valores imprescindibles para una convivencia pacífica entre los seres humanos.

El Opispo Frank July, Obispo de la Iglesia Evangélica Luteriana en Wurtemberg, Vicepresidente de la Federación Luterana Mundial y miembro del Consejo del Servicio Protestante para el Desarrollo “Pan para el Mundo”, explicó que a causa de la globalización y la creciente gravedad de los problemas globales, la política y la religión ya no se pueden separar. Remitió a la nueva agenda post 2015, que pretende resolver problemas y promover el desarrollo,tanto de la política y economía como de la iglesia.

La Congresista Marisol Pérez Tello comentó que las mujeres de fe, y en general, las personas de todas las diferentes religiones que existen en el Perú, están trabajando en lugares donde el Estado todavía no ha llegado. La religión, por lo tanto, a veces reemplaza o complementa el rol del Estado en las zonas más pobres. Para terminar, lamentó que el desarrollo de vez en cuando ha destruido la riqueza natural y cultural en el país.

Mons. Stephan Burger, el Arzobispo de Friburgo y Presidente de la Subcomisión para Cuestiones de Desarrollo (MISEREOR) de la Conferencia Episcopal Alemana enfatizó que un hombre religioso es a la vez un hombre político, ya que quiere actuar y juzgar según sus creencias religiosas. Además recordó a los participantes que habría que tratar de eliminar las desigualdades con medidas sostenibles, sin destruir la creación de Díos.

El Co-Presidente de la Asociación Judía del Perú, John Gleiser, explicó que para la comunidad judía reducir las desigualdades era un acto de justicia social.

Compartir