Notas de acontecimientos

“No vamos a defender nunca a la corrupción”

Ciclo de talleres II. Bolivia dijo no: el referéndum constitucional 2016

El 21 de febrero del 2016 se constituyó el referéndum constitucional en Bolivia para modificar la Constitución Política del Estado. Esto permitió al pueblo boliviano expresar su consentimiento o rechazo de la reforma del artículo 168, que permitiría una segunda reelección continua del presidente y vicepresidente. Dos días después, el Tribunal Supremo Electoral anunció el resultado: 51,31% votaron no, 48,69% sí. Con esa ligera mayoría los bolivianos se manifestaron en contra de la modificación y negaron al presidente actual Evo Morales y su Vicepresidente Álvaro García Linera un cuarto mandato.

La Fundación Konrad Adenauer oficina Montevideo organizó este jueves un segundo encuentro de los ciclos de talleres junto con la juventud del Partido Nacional para reflejar y discutir sobre el tema. El taller ha sido a cargo de la Senadora Nacional del Partido Demócratas de Bolivia, María Lourdes Landívar, quien fue electa en representación del Departamento de Santa Cruz por la gestión legislativa en 2015-2020. Además participaron vía Skype Maximilian Hedrich, director de la KAS Bolivia, junto con otros expertos de la Fundación Konrad Adenauer de Bolivia e integrantes del Partido Demócratas que participaron en la campaña por el “no”.

En 2005 el primer presidente indígena de Bolivia fue electo. Evo Morales, el líder del Movimiento al Socialismo (MAS) ganó un 54% de los votos (primera vez en la historia que un Presidente supera el 50%). Ante todo en el comienzo de su gestión fue visto por grandes sectores de la izquierda sudamericana como héroe popular y portador de esperanza. Logró un crecimiento económico de un promedio de 4,9% y apoyo entre todo a los sectores más humildes de la sociedad. Pero críticos objetan las tendencias autoritarias de su partido. Como ejemplo María Lourdes Landivar expuso como defectos del sistema la persecución política a opositores y la politización de la Justicia, la dependencia de los poderes tanto como la falta de libertad de prensa y de garantías de la propiedad privada. Sin embargo fortalece el poder político de las regiones al mismo tiempo, a través del claro liderazgo de los gobernadores, de los cuales fueron electos miembros de la oposición a Evo Morales en 6 departamentos. Desde entonces el Proceso de Cambio descubrió su “enemigo interno”: “Oligarcas, Separatistas, Anti-patrias”; “un instrumento indispensable para cada gobierno populista”, explicó la Senadora.

¿Cómo llegamos al referéndum?

Durante del primer mandato de Evo Morales, la Constitución Política de la República de Bolivia prescribió en Artículo 87º que el Presidente puede ser reelecto por una sola vez después de transcurridos cuando menos un período constitucional. Durante del primer mandato de Evo Morales, la Constitución Política de la República de Bolivia prescribió en Artículo 87º que el Presidente puede ser reelecto por una sola vez después de transcurridos cuando menos un período constitucional. En 2009 elaboró un proyecto de Constitución para fortalecer los derechos de las etnias minoritarias que trajo un cambio del derecho electoral y que se aprobó finalmente en un referéndum constitucional. Con un 61% de votos a favor los bolivianos ratificaron en dicho referéndum la nueva Constitución Política del Estado, que permite la reelección del presidente y del vicepresidente por una sola vez de forma consecutiva (artículo 168). En el mismo año se realizaron de nuevo elecciones. Con una tasa de aprobación del 64%, Evo Morales no solo ganó, sino excedió su resultado de 2005.

En acuerdo a la Constitución este segundo mandato debería haber sido el último. Sin embargo el Tribunal Constitucional Plurinacional reconoció que este segundo mandato ha sido el primero durante de la nueva constitución y por lo tanto fueron habilitados para la reelección el presidente y su vicepresidente. En 2014 el pueblo boliviano votó a Morales la tercera vez. Asumiendo el mandato en 2006 y reelecto por dos veces hasta 2020 se trata del presidente quien gobernó más tiempo que cualquier otro presidente anterior desde la independencia de Bolivia en 1825.

Después de la elección en 2015 al presidente no le quedaba otra opción pero renunciar en 2020. Sin embargo Evo Morales decidió seguir más adelante. Junto a su vicepresidente Álvaro García Linera trato de realizar una enmienda constitucional para poder habilitarse de nuevo en las elecciones de 2019. A través de un referéndum preguntaba a los bolivianos votar sobre los ajustes. El Referendo Constitucional 2016 fue convocado por “Ley 757 de Convocatoria a Referendo Constitucional Aprobatorio”, promulgada por la Asamblea Legislativa y presentada por la Bancada del MAS. Este ajuste hubiera permitido a los presidentes y vicepresidentes bolivianos ser reelectos 2 veces de manera continua. La ponente explicó que en esto se trataba de una violación severa de los principios democráticos y la democracia en sí misma.

“Con Evo Si tenemos futuro”

Si uno da crédito a la campaña del gobierno para el “si” Bolivia solo tiene un futuro si Evo Morales sigue en el poder en Bolivia. O como lo aseguró Linera: “Si Evo se va, el sol se esconderá y todo será tristeza.” Fue enfocada la campaña entera en la persona de Morales y los dos lemas estabilidad y continuidad. Para asegurar su éxito el gobierno abusó de las instituciones y los recursos públicos. Además manipuló a la ciudadanía e intentó a confundirla por ejemplo a través de abandonar los colores tradicionales del partido. Aparte de eso el gobierno inició una campaña de miedo, amenazando a los municipios de quitarles los recursos si no votarán por el “si”. “Se trató de propaganda demasiado obvio” explico la senadora, “de esta manera el gobierno jugó con su responsabilidad y con su pueblo.”

Bolivia dice No

Los líderes políticos de oposición se suman a la campaña por el “no” a la reelección que muestra un contraste total a la campaña del gobierno. Los políticos no tardaron mucho en realizar que de la manera tradicional no hubo forma de llegar a la presencia medial del “sí. Solo hubo una manera para poder ganar: Retirarse al fondo y dejar el espacio a la sociedad civil. Por lo tanto la campaña no tenía “candidato” sino reflejaba el pueblo en sí. “Hoy el protagonismo le corresponde a la Sociedad Civil; y a nosotros, a los Demócratas, nos corresponde ser una vez más servidores del pueblo de Bolivia.” Dijo Ruben Costas, presidente de los Demócratas. Fueron las plataformas ciudadanas el pilar de la campaña. Las redes sociales, los memes, videos, entre otros, se convirtieron en el medio principal de la campaña ciudadana. Otro medio bastante efectivo han sido las manifestaciones ciudadanas que lograron atraer mucha atención por su innovación y su gran efectividad publicitaria. Por ejemplo se juntaron jóvenes manifestantes para limpiar el suelo afuera del Tribunal Supremo Electoral para llamar la atención sobre la corrupción justicia.

Así la campaña fue basada sobre todo en la sociedad civil boliviana de todas las edades y todas las etnias. Llama la atención que se mostraron escépticos por cambiar la constitución también una gran parte de la población que calificó positivo el gobierno de Evo Morales. De una vista moral criticaron el cambio de la constitución porque es necesario el concepto de la rotación para poder garantizar las estructuras democráticas de poder.

„Se trató de una campaña muy limpia, acerca de los ciudadanos que contrastó sobre todo la campaña del sí”, explicó la senadora. Así lograron quitar el enemigo al MAS. El gobierno no podría confrontar la oposición porque ha sido el pueblo el protagonista de la campaña y no un oponente personal de Morales. Sin embargo iba a la cabeza en las encuestas Morales con su campaña del si hasta pocas semanas antes del referéndum. No hasta el periodista popular y crítico del gobierno Carlos Valverde descubrió pruebas de su involucramiento del presidente a unos de los escándalos de corrupción más graves del país que cambió la situación. Al parecer la expareja y madre del hijo del presidente, Gabriela Zapata, ocupaba un cargo alto en una empresa china (CAMC) la cual recibió contratos públicos por valor de más de $US 550 millones de dólares, adjudicas que nunca han sido convocadas en público. En vez de manejar la crisis y calmar a la situación, el presidente se enredó en una red de mentiras hasta que negar a la existencia de su propio hijo. “Mientras más hablaba más iba hundiéndose a su mismo” constató la senadora. Así perdió un gran parte de su base de votos y las encuestas en las ultimas semanas antes del referéndum mostraban números muy altos de incididos.

Alternativas para Bolivia

Resulta que al final los bolivianos decidieron en contra del ajuste de la constitución. La campaña del no logró resultados positivos hasta en regiones inesperadas. Otro factor importante fueron las actas de control electoral que garantizaron el transcurso transparente del voto. ”Quienes ganaron esa elección fueron los redes sociales en manos de jóvenes”, afirmó Morales poco después de la proclamación del resultado. El pueblo, la juventud en particular, se hizo notar antes de la clase política en esa elección. Sin embargo no ha sido una decisión entre derecha e izquierda. Al contrario, la mayoría de los bolivianos se posicionan en el centro, no quieren provocar confrontaciones pero si demandan el fin de la corrupción y de los privilegios de los políticos. Pedían más transparencia y sobre todo una renovación de ideas y liderazgo. “No vamos a defender nunca a la corrupción”, dijo María Lourdes Landívar. Ahora fuera tarea de la oposición a desarrollar una agenda política alternativa y prepararse para las elecciones de 2019. “Es necesario dejar el curso de enemigo y empezar a concentrarse en la gestión. Solo con gestión se puede lograr el cambio que sirva al hombre.”

Alexa Lenz

Compartir