Notas de acontecimientos

Avances y desafíos de las mujeres en política

En el marco de la implementación de la ley n° 18476, que establece la participación equitativa de ambos sexos en los órganos electivos de los partidos políticos, la sociedad uruguaya deberá evaluar los avances y retrocesos.

“La participación equitativa pueda cambiar el futuro de Uruguay”

Esa conclusión tomó la diputada suplente del Partido Nacional, la Dra. Grysel Pereyra, el jueves pasado en el coloquio “Avances y desafíos de las mujeres en política.” Explicó que Uruguay ha sido el primer país latinoamericano en establecer el derecho de voto femenino ilimitado a nivel nacional, en el año 1938. Cuatro años después, las primeras diputadas entraron al parlamento.

Desde entonces, Uruguay ha cambiado. Hoy en día es el país de la región más elogiado por su desempeño de la democracia. Sin embargo existe una paradoja grande mirando la representación de mujeres en política, lo cual hace que el mismo desempeño democrático caiga. En comparación con los países vecinos, Uruguay es el rezagado. Estudios asignaron a Uruguay el lugar 80 de 143 países, en una clasificación mundial de mujeres en el parlamento. Dentro de Latinoamérica el país está en el lugar 12 de 18. Las cifras actuales muestran claramente el problema. Mientras que en la cámara de diputados hay 8 senadoras (29%), con un total de 99 representantes, solo 15 son mujeres (14,1%). El parlamento completo cuenta con solo 17,7% de mujeres que, por cierto, no llegan ni cerca a los líderes latinoamericanos, como es el caso de Cuba con un 48,9%, de Bolivia con 48% y de Argentina con 36,2%.

Teniendo en cuenta que las mujeres constituyen el 52% de la populación uruguaya, dicha representación llama la atención. Históricamente la representación de mujeres en la política de Uruguay ha sido muy baja. Para mejorar la situación hubo varios cambios legislativos, como la ley nº 18.104 Igualdad de Oportunidades y Derechos y en 2009 la ley n° 18476 sobre la integración de mujeres en órganos electivos nacionales, departamentales y de dirección de los partidos políticos.

La Dra. Grysel Pereyra evalúa los impactos de esta ley, en su mayor parte, como positivos. Además, rechaza la crítica que sostiene que la ley de cuotas permite a mujeres llegar a cargos con menos esfuerzo. Al contrario, aclara, “la paridad es la puerta que se abre para que las mujeres puedan llegar a los cargos.”

Sin embargo, persisten múltiples desafíos para mujeres que se desempeñen en política. A pesar de haber logrado avances, la definición de una democracia real e inclusiva continúa. El propósito de las leyes sigue sin cumplirse. Por eso es vital trabajar para implementar una ley que vaya más allá o, por lo menos, cumplir con las leyes que ya existen. Todavía, Uruguay está enfrentando un camino largo y por eso es necesario apuntar a la paridad. “Tenemos que ir a lo más para conseguir lo menos.”

Hay mujeres que luchan para una tasa más alta de mujeres dentro de los partidos políticos. Beatriz Argimón, Presidenta del Centro Josefa Oribe, explicó que dentro del Partido Nacional, uno de los partidos más antiguos del mundo, aún no existe la representación igualitaria. “Estamos hablando de la democracia” subraya. Es necesario, indicó, destacar un buen ejemplo e integrar a mujeres a las estructuras del partido antes de llegar a la meta de formar el siguiente gobierno. En este sentido, la cuota no solo debe estar cumplida oficialmente sino que tiene que existir un equilibrio de representación. Esa es, opinó, la única manera de garantizar la verdadera representación democrática.

Gonzalo Baroni, Presidente de la juventud del Partido Nacional, agregó a la discusión una crítica de la actitud de muchos hombres hacia cuestiones del género. “Elegimos a políticos masculinos para decidir sobre el futuro de nuestro país. Sin embargo, confiamos en mujeres cuando se trata del futuro de nuestros hijos”, afirmó. La sociedad no suele percibir el rendimiento de las mujeres por lo que es. Por lo tanto la cuota ayuda a la sociedad a crecer y mejorar la calidad de la democracia. Sin embargo, un verdadero cambio de mente se realizará en la siguiente generación. Lo esencial es la cooperación de ambos, hombres y mujeres. “Estamos a favor de acciones afirmativos porque vamos a tener un Uruguay mejor.”

Alexa Lenz

Compartir