Notas de acontecimientos

Crisis de bancos y deudas estatales :: Lecciones de la historia económica del Uruguay

El 25 de abril tuvo lugar la tercera clase del seminario de política económica bajó la dirección del economista Hernán Bonilla. El curso está organizado por la Fundación Konrad Adenauer y el Centro de Estudios de Desarrollo (CED). En la agenda estaba esta vez un profundización de las etapas históricas de la economía en Uruguay para un público muy variado.

La historia de la economía a veces parece como la película Titanic, afirmó Bonilla al inicio. “Dependiendo desde donde uno la mira, parece happyend o desastre.” En la retro perspectiva la historia de la economía de Uruguay se puede separar en tres etapas.

En primer lugar la era del liberalismo entre 1830 y 1875. El joven siglo diecinueve vio la expulsión de los colonizadores y la Guerra Grande con la formación de un gobierno de los partidos Blanco y Colorado. El primer presidente de las siguientes elecciones fue Francisco Giró. Él logró lo imposible cuando disminuyó deudas, aranceles e impuestos. El gobierno corto de este presidente muy poderoso por las estructuras de su época fue perjudicado por muchas revueltas.

A escala mundial se imponían modelos económicos liberales y esto sucedió en Uruguay también. En esa década el PIB per cápita de Uruguay era similar al del promedio de los países del primer mundo, en este caso, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido. El presidente Gabriel Pereira fundó las primeras bancos publicaos del país („Banco Mauá” y „Banco Comercial”). En el año 1876 sucedió un golpe militar. El último presidente de esta época liberal fue José E. Ellauri que fue relevado por Lorenzo Latorre.

La segunda época de la historia económica empezó en 1876 y duró hasta 1958. Fue una época signada por la división entre el liberalismo y el dirigismo hacia fines del siglo XlX y proteccionismo en los años 20. A comienzo del siglo XlX los partidos político Blanco y Colorado se enfrentaron. En la última guerra civil una revolución del Partido Nacional contra el gobierno del presidente José Batlle y Ordóñez fracasó con la muerte de su líder Aparicio Saravia en 1904. A partir de estos años se implementan las políticas que posteriormente se llamarían batllismo. Los años se caracterizaron por el proteccionismo. Durante estos años también fue mejorando la legislación electoral y las garantías del voto. El batllismo cimentó varias características perdurables de la idiosincrasia uruguaya, su política y su economía, a partir de una serie de reformas de gran importancia. En lo social, el proceso de secularización que se plasmaría finalmente en la nueva Constitución y en las “nuevas leyes sociales” como la de 8 horas, divorcio por sola voluntad de la mujer, de la silla, indemnización por despido, etc. También surgieron monopolios públicos y la red de telefonía. Hasta mediados del siglo XX Uruguay fue unos de los países más ricos en América Latina.

En la próxima clase se tratarán el final de la segunda época de la historia económica y la parte tres que Bonilla llama “inconsistencias y avances”.

Compartir