Notas de acontecimientos

Lo bueno de la democracia :: ¡Siempre queda algo por hacer!

de David Brähler

El Presidente de la república federal de Alemania Gauck alienta juventud de Uruguay

Uruguay es un país de viejos. Con esta frase le saludaron jóvenes uruguayos un hombre de 76 años, el presidente Joachim Gauck que irradiaba como un joven. Con el mejor humor este respondió al final del tercer e intenso día de una visita oficial agendada desde mucho que, que fue el en primer lugar que se asombró de ser todavía necesitado como persona tan mayor como presidente de su país.

En la mesa redonda de esta tarde le acompañan jóvenes de compromiso político, religioso o cultural que tienen muchas preguntas.

La juventud constituyera solamente un 20 por ciento de la población del Uruguay, empieza Matías Rodríguez, un hombre joven a cargo de las políticas sociales en el ministerio de los asuntos sociales. Además de esto, frente a un alto desempleo juvenil y relaciones laborales informales los jóvenes están cuestionando su futuro. Muchos iban por caminos criminales o de adicción de drogas. "No es fácil ser joven en Uruguay, porque le cuesta cambiar al Uruguay" evaluó Matías. Como jóvenes que no quieren aceptar que esto sea así, esperan una palabra de aliento del presidente.

Este escucha atentamente y elige sus palabras con cuidado. Gauck devuelve la pregunta y quiere saber, si muchos jóvenes tienen esa visión de la vida en Uruguay. Lucía Lago, una mujer y política joven del gobierno actual describe la atmósfera gerontocracia en la vida pública de su país. Entre adultos y jóvenes existe un muro que separa las esferas de vida. Le preocupe la exclusión de la juventud de la política lo que empeora la calidad de la democracia. Unos proyectos der liberalizaciones recientes le alientan por otro lado que un futuro diferente sea posible.

Aquí Gauck interviene con su mensaje en esta tarde fresca pero soleada en el centro de Montevideo. El alienta a la gente joven de soñar en alto. "Estoy seguro de que muchos de ustedes jóvenes aquí presentes algún día ocuparán las funciones y cargos de lo ministros, empresarios o hombres de cultura de la comitiva que me acompaña, mismo si no se lo pueden imaginar todavía." En general el desarrollo demográfico le hace pensar mucho y subraya la importancia de poner el enfoque en la gente joven y sus intereses.

Y esta palabra los jóvenes presentes la toman en serio y rebosan de más preguntas. El micrófono va a Lucía Barros, quien como mujer joven gestiona una institución con 40 empleados para jóvenes de su edad con dificultades de integrarse. "Ser joven y ser pobre no es raro en Uruguay" dice Lucía. Las jóvenes embarazadas, presos o en conflicto con la ley con las cuales trabaja, se ven muchas veces discriminados por la sociedad. En su experiencia hay que integrarlos activamente por la educación a una vida mejor en la sociedad.

Como sus oradores precedentes Lucía quiere saber de la situación y las experiencias en Alemania. El presidente explica: de alta importancia para jóvenes con estas dificultades es la oficina de protección de menores con sus ofertas de ayuda. Muchos jóvenes que no lograran terminar el colegio encuentran una segunda oportunidad en las oportunidades de formación ofrecidas por iniciativas de empresas o la cámara de artesanía. En este momento Gauck se da la vuelta y se dirige a uno de los expertos de su delegación. "Ellos de toda manera lo saben mucho mejor que yo", afirma con una sonrisa. Su compañera Daniela Schadt y Marlis Tepe, presidente del sindicato de educación complementan su respuesta con un panorama de ofertas de organizaciones de sociedad civil.

Nicolás Iglesias está sentado al lado de Gauck y cuando le toca hablar le agradece al presidente honestamente el valioso tiempo que se toma para escuchar a los jóvenes. Nicolás dedica su tiempo antes que nada al voluntariado. Le relata a Gauck sus experiencias en el trabajo de superación del pasado con la dolorosa época de dictadura en Uruguay. Es difícil sanar las heridas del pasado y le interesaría aprender de las experiencias de Alemania explica Nicolás a Jack quien por muchos años trabajó para la superación de la dictadura comunista de la ex-RDA en Alemania. Además de eso su país Uruguay está experimentado algo nuevo en este momento con lo que es el encuentro con inmigraciones latinoamericanos hasta inmigrantes sirios.

Las preguntas le tocan a Gauck. El presidente se apasiona. En estos días existe un clima muy ambivalente en Alemania entre cultura de bienvenida a los refugiados y un rechazo fuerte de esta inmigración. El trabajo más importante se lleva a cabo en lo local y pequeño que mereciera mucho reconocimiento. "La integración constituye un desafío enorme para el gobierno actual y la sociedad entera", afirma Gauck. ¿Cuándo el miedo se eleva en la gente él suele preguntar en cuanto un sirio o musulmán realmente perjudique la propia capacidad de ser alemán? Miedos son algo normal, pero uno nunca debería dejar que superan al coraje y la valentía. "Fíjense en los Estados Unidos o Canadá con que naturalidad ellos ven a la inmigración". Jack pidió a los inmigrados hace décadas de dar testimonio de sus experiencias de inmigración e integración. A la gente joven quisiera dar el consejo de enfrentar estos desafíos con coraje.

En una segunda respuesta el presidente de la república federal de Alemania recuerda que cuando uno quisiera superar el pasado de un país tendría que primero nombrar los hechos y la culpa antes de anhelar una condena. Por supuesto había también cosas buenas en los tiempos de dictadura. "Pero una glorificación excluye a la opresión de otros", subrayó el luchador por los derechos humanos Gauck. Cuando ya no se podía condenar los delincuentes, la sociedad debería al menos respetar la dignidad de las víctimas por nombrar los hechos. "Una palabra de verdad tiene que ser, porque la verdad nos hace libres, tanto si en un sentido humano o religioso". Una palabra que les llega a los jóvenes presentes.

Cecilia Sena, una joven política del Partido Nacional de Uruguay y Becaria de la Fundación Konrad Adenauer retoma la tonalidad de Gauck de alentar el coraje. Ella está muy agradecida por las ofertas de formación política de las fundaciones políticas alemanas. En su propia experiencia Cecilia aprovechó muchísimo de las capacitaciones de la Fundación Konrad Adenauer. "Es genial, como se acerca a los jóvenes a la política, para ser los líderes políticos del mañana. A su pregunta si las también en Alemania existen instituciones que ofrecen caminos a la política, Jack señala por el hombro al presidente de la central federal de educación política Thomas Krüger y le deja dar la respuesta. Para el trabajo de las fundaciones políticas el presidente Jack aconseja de trabajar juntos para que los jóvenes no vengan a otros demócratas como enemigos.

Después les toca a los más jóvenes. Una alumna del Colegio Alemán en Montevideo le pregunta al presidente por la reacción entre inclusión y educación bilingüe. Gauck señala a la importancia de la permeabilidad del sistema educativo como característica fundamental. "En Alemania tuvimos ministros y hasta cancilleres que venían de trasfondos muy humildes", así Gauck. Alemania puede y tiene que dar más pasos en asegurar estas oportunidades de educación para todos. Entonces no importa tanto si es vi o tri, lo fundamental es que la educación funcione y sea accesible para todos.

Y sigue el dialogó con los jóvenes, ahora a sala grande. Como ve el rol de Alemania en la política global le pregunta al presidente una joven. Jack explica la decisión de Alemania de mantenerse por fuera miliariamente de los grandes conflictos y ayudar más bien logística e humanitariamente. Sin embargo seria tarea continua de ser autocríticos y revisar estas posiciones y trabajar por la paz en el conjunto de los pueblos. "A veces nos preguntamos si realmente basta lo que hacemos", dejó el presidente como reflexión abierta al final.

La una hora y media del encuentro pasan volando. El presidente parece animado al despedirse y toma fotografías con algunos jóvenes. "Encuentro notable como ustedes se han acercado a mí con sus problemas y no escondieron lo inacabado. Esto muestra madurez democrática, y lo bueno se puede aumentar siempre." En una democracia siempre queda algo por hacer, especialmente para los jóvenes.

David Brähler

Compartir

Gauck in Uruguay KAS Uruguay