Notas de acontecimientos

África :: Entre misiones de paz y formación política

Experta alemana analiza el empeño de Uruguay y Alemania en el continente

¿Sabía que Uruguay se empeña hace mucho tiempo en misiones de paz de las Naciones Unidas en África? Andrea Ostheimer, la directora del Departamento África subsahariana en la sede de la Fundación Konrad Adenauer en Berlín analizó el compromiso de Alemania y Uruguay con este continente durante su visita a Montevideo. Ostheimer destacó también la importancia de la formación política en esta región del mundo.

A continación documentamos la conferencía de la Sra. Ostheimer:

Muchas gracias para la presentación muy amable e la oportunidad de poder discutir sobre conflictos prolongados y feroces en África y de poder presentar las actividades de la Fundación Konrad Adenauer en África Subsahariana.

Me gustaría llamar particularmente la atención à los contextos conflictivos y la contribución de Uruguay y Alemania en misiones de paz de las Naciones Unidas.

Tengo certeza que la mayoría de ustedes que conocen el trabajo de la Fundación Adenauer en América Latina, pero muchos no necesariamente tienen presente que la Fundación trabaja también fuertemente en asuntos del sector de seguridad y con un grupos meta como militares y oficiales.

Para nosotros, en África subsahariana la cooperación con fuerzas armadas, con policía y los agentes políticos implicados en asuntos de seguridad es un pilar importante ya hace muchos años.

1.KAS en África

Actualmente tenemos:

13 oficinas en África subsahariana,

un programa regional que cubre 5 países (Costa de Marfil; Niger, Burkina Faso, Togo y Benin); y

5 programas temáticas ligados a estado de derecho, comunicación política y media, medio ambiente y cambio de clima; descentralización y diálogo político de seguridad.

2.Actividades KAS en la área de seguridad y formación política para militares, oficiales del sector de seguridad

•Pilar importante es la formación de militares e agentes de la policía sobre el concepto del ciudadano en uniforme, formación sobre la deontología y los derechos humanos; => Nigeria, República Democrática del Congo, Niger, Mali, Burkina Faso, Togo, Benin y Costa de Marfil

•También iniciamos ese año actividades de preparación de militares para misiones de paz

•Facilitamos el intercambio intersectorial => intercambio de informaciones, coordinación y cooperación operativo entre los servicios diferentes

•Constatamos en Nigeria que la coordinación de los servicios diferentes y el intercambio de informaciones es un gran desafío en la lucha contra Boko Haram y se pierde muchas oportunidades por la actual falta de coordinación

•Contribuimos por un refortalecimiento de las relaciones entre militares y la populación

re-estabilización de la confidencia de la populación en los agentes uniformados

no podemos olvidar la frecuencia de golpes militares en África hasta los años 90; en las dos décadas después de la independencia de los países Africanos, 75% de los cambios de gobiernos se realizaron por golpes militares

•Acompañamos las reformas en el sector de seguridad con conferencias y seminarios

•Facilitamos el diálogo transnacional en la región de África Occidental;

Por ejemplo organizamos el dialogo de forma regular, en un contexto semi-oficial y logramos de esta manera establecer un nível de confianza entre los actores políticos como del sector de seguridad

•Además, facilitamos el diálogo entre Europa y África sobre asuntos de seguridad y los desafíos del terrorismo y del crimen organizado.

3.Características de la cultura política africana

En África subsahariana operamos en un ambiente político marcado por una fragilidad de los Estados en termos de servicios básicos y la protección y el control del territorio, por Max Weber definido como el monopolio del uso de la fuerza.

La falta de institucionalidad de la instituciones del Estado en varios países se combina con

determinantes de conflicto interdependientes que muchas veces se refuerzan mutualmente.

Conflictos que a la primera vista parecen tener una connotación religiosa – por ejemplo la situación en la Republica Central Africana – Musulmanas contra cristianos; podrían ser un conflicto étnico, o podrían ser un conflicto en relación de acceso y control sobre recursos naturales.

Pero muchas veces la religión como la etnicidad son instrumentalizados por fines más profanos – acceso a o sostenimiento del poder y acceso a los recursos estatales.

En muchos casos encontramos una mezcla de intereses de actores diferentes y con sus intereses particulares: agentes no estatales, agentes estatales, grupos armados y non-armados, bien como los intereses de actores nacionales versus externos o internacionales.

Corrupción, nepotismo, malversación de fondos, enriquecimiento de los elites son característicos del sistema política en la mayoridad de los países africanos. Y hay una correlación muy fuerte entre estas deficiencias y la fragilidad de los Estados.

En muchos países se encuentra por causa del clientelismo una desvinculación entre elites y populación.

El juego político en África es un juego de suma cero. Una vez en el poder la mayoría de los líderes no quiere partir. En África raramente hay mudanzas del gobierno. Los casos en que un partido del oposición lograra un cambio del gobierno son raros (desde la independencia de los estados africanos hasta hoy notamos 17, los últimos en Ghana y Gambia en 2017).

Elecciones siempre constituyen en África un momento de de-estabilización;

Para muchas dirigentes elecciones son solamente elementos para la legitimación de su propio poder autocrático.

4.Conflictos prolongados e intensos y la asistencia internacional por misiones de paz: RD Congo, Mali

Los conflictos en la Republica Democrática del Congo y en Mali son conflictos asimétricos: donde un parte es una fuerza militar convencional y otra son beligerantes, insurgentes que lancán una guerra de güerilla. Para la estrategia de respuesta y la formación de tropas eso hace una gran diferencia. Una diferencia que necesita-se tomar en consideración también en la formación de las tropas nacionales como en la asistencia internacional por la seguridad.

En ambos casos, en la Republica Democrática del Congo y en Mali nos encontramos un estado caracterizado por su fragilidad, un estado que necesita una asistencia internacional para asegurar su territorio. Hay zonas donde el gobierno no tiene control sobre el territorio nacional.

Pero también hay diferencias importantes: En el Congo la misión de paz de las Naciones Unidas sigue jugando un papel importante desde 1999. En Mali la misión de paz MINUSMA tiene una importancia menor al lado de las operaciones francesas Serval (presencia de 4.500 militares franceses en Mali entre enero 2013 y agosto 2014 luchando contra los grupos terroristas) y Barkhane. Barkhane es una operación bajo el liderazgo de la Francia con participación de los estados de la zona Sahariana Mauritania, Níger, Burkina Faso, Mali y Chad.

4.1 RD Congo: MONUSCO/MONUC y la contribución de Uruguay para el mantenimiento de la paz

El conflicto en el Congo hoy es uno de los conflictos más prolongados y complejos en África. Después de la queda del dictador Mobutu en 1997 y la entrada de Laurent Desiré Kabila, el país no encuentra paz. En la segunda guerra congolesa entre 1998 y 2003 más que seis países africanos lucharen e instalaren zonas controlados por sus aliados congolesas.

La segunda misión de paz de las Naciones Unidas (la primera era en la fase de la descolonización), MONUC, tiene como objetivo la observancia de la cesación del fuego y la separación de las fuerzas y mantener un enlace con todas las partes en el Acuerdo de Cesación del Fuego.

(Como el tiempo por esta presentación está limitado no voy entrar en la origines del conflicto ahora, pero después hay tiempo para preguntas).

Posteriormente, en una serie de resoluciones, el Consejo de Seguridad amplió el mandato de la MONUC y le asignó varias tareas adicionales conectadas.

En 2010, el mandato de la misión era re-orientado hacia la estabilización del país, y MONUC transformó-se en MONUSCO (Misión de la ONU para la Estabilización del Congo).

Actualmente el Consejo de Seguridad autorizó (MONUSCO) un total de 22.016 efectivos uniformados de los países contribuyentes de tropas:

19.815 militares,

760 observadores militares,

391 agentes de policía,

1.050 agentes de unidades de policía constituidas.

Uruguay tiene desplegado en la R.D. Congo 1160 , de los cuales el Ejército Nacional tiene desplegado 1 (un) Batallón de Infantería con 748 efectivos, 1 (una) Compañía de Ingenieros con 193 efectivos y 16 observadores militares. Para la asistencia de emergencia, particularmente para la evacuación medical, las Fuerzas Aéreas de Uruguay (FAU) tienen un papel importante. El contingente URUAVU consiste de 52 FAU efectivos de servicio.

En Marzo 2013 – frente una re-emergencia del conflicto congolés, particularmente provocado por el grupo de rebeldes M23 y la captura del capital provincial de Goma, el Consejo de Seguridad creó una brigada de intervención especializada para ejecutar operaciones de búsqueda y destrucción de bases de fuerzas rebeldes denominadas "fuerzas negativas". Esa Brigada de Intervención está integrada exclusivamente por africanos: África del Sur, Malawi, Tanzania. Los líderes de estos países son asociados estrechamente con el Presidente Congolés Kabila.

Contra M23, el enemigo principal de Kabila apoyado por Ruanda, la Brigada de Intervención se probó efectiva. Pero contra los otros grupos armados (hay relatorías que contén más que 80 grupos armados en las dos provincias de los Kivus en el Este del Congo), la Brigada de Intervención no cumplió sus funciones. Las razones son más políticas que militares. El gobierno de Kabila - un sistema de clientelismo y enriquecimiento por medio de exploración de los recursos naturales del país - no mostró más interés para las operaciones conjuntas de la Brigada de Intervención y las Fuerzas Armadas del Congo las FARDC.

En general, la relación entre la misión de paz y el gobierno congolés es caracterizada por resentimiento.

En el contexto actual, en que Presidente Kabila quería guardar su poder en violación de la constitución y donde el gobierno rechazó la organización de elecciones como era previsto antes del 19 de diciembre 2016, las relaciones son muy tensas.

El mandato actual de MONUSCO está prorrogado hasta el 31 de marzo de 2017. Sus objetivos son:

-la protección de los civiles contra los grupos armados;

-la creación de instituciones estatales funcionales,

-la promoción y protección de los derechos humanos

-la creación de un entorno propicio para celebrar las elecciones de manera pacífica, creíble y sin demoras al tiempo que se reducen los riesgos de inestabilidad, incluido un espacio político abierto.

Con un gobierno en poder que ya superó su legitimidad en Diciembre de 2016, las discusiones en el Consejo de Seguridad para la extensión del mandato de MONUSCO que vienen en el fin de Marzo serán bastante interesantes para Uruguay.

Uruguay todavía tiene una sed en el Consejo de Seguridad ese año y también es un contribuyente muy fuerte en las misiones de paz.

Uruguay participa de este tipo de operaciones casi desde su inicio, aunque recién en las últimas tres décadas se ha involucrado de forma significativa, siendo uno de los principales contribuyentes de efectivos. Uruguay ocupe el diecinueve lugar en el ranking (Etiopia es el primero, después India y Pakistán)

Esta participación uruguaya frecuente es una herramienta de inserción internacional y de política exterior para el país.

Con respecto al mantenimiento de la Paz, Uruguay ha otorgado especial prioridad al fortalecimiento de los mandatos de protección de civiles en las Operaciones de Paz, así como al incremento de la participación de los países contribuyentes de tropas/policías en las reuniones del Consejo de Seguridad orientadas al establecimiento o renovación de los Mandatos de las Operaciones.

A primera vista parece laudable la intención de ampliar la influencia de los contribuyentes de tropas en la definición de los mandatos de misiones de paz.

Pero para muchos países tener las tropas en misiones de paz bien pagos es una manera de mantener las fuerzas de defensa y por comprometer estos fuera del país evitando/ prevenir una influencia política del militar. No tienen una agenda política en promoción de derechos humanos o de principios democráticos.

Además, el país con la contribución mayor en misiones de paz en ese momento es Etiopia. Un país que no tiene una larga trayectoria en termos de democracia y respecto para los derechos humanos. De certeza un país como Etiopia no impulsa una agenda para mandatos políticos en casos donde regímenes autocráticos perjudican la estabilidad y seguridad del país.

De facto ahora sería el momento propicio de reflejar sobre los objetivos del mandato y para Uruguay de utilizar su influencia en el Consejo de Seguridad en la definición del nuevo mandato. Hasta hoy el foco del MONUSCO está en la protección de la populación, mas eso solo intenta paliar síntomas – e eso en una manera inefectiva.

Para prevenir la instalación de más un régimen autocrático en África sería más apta influenciar el entorno político. Los aspectos militares son importantes – pero la solución del conflicto en el Congo no viene de las fuerzas militares.

4.2 Mali: MINUSMA y el nuevo papel de Alemania en misiones de paz

Igualmente en el conflicto de Mali, la solución se encuentra en el ámbito político.

Por muchos anos Mali tenía la reputación de un modelo para una democracia establecida en África occidental. En el norte de Mali se manifestó en el fin de 2011 un movimiento nacionalista del grupo étnico de los Tuareg – Movimiento Nacional de Liberación de AZAWAD, MNLA.

Este grupo inició una insurrección en Enero de 2012 y formó una alianza con grupos radicales islámicos y grupos vinculados a las grandes redes del terrorismo internacional. Además, muchas armas ligeras y rebeldes entraren en Mali a partir de Libia – un país que ya en 2012 tiene la fama de un estado fallido (failed state). En poco tiempo los insurgentes se establecieron en el Norte del País donde el Estado maliense ya no tenía mucho espacio de control antes. Ellos proclamaren el Estado autónomo de Azawad, ocuparan las ciudades históricas de Gao y Timbukto.

Establecerían un régimen radical islámico, la sharia, en los territorios su control y avanzan con sus operaciones militares hasta el capital Bamako.

El gobierno maliense en esta época era bastante indiferente con los acontecimientos en el Norte del país y la marginalización de los grupos étnicos en estas zonas. Eso provocaba un golpe militar en Marzo de 2012 en el capital Bamako que desestabilizó todavía más el país a favor de la insurrección. Bajo presión de los países vecinos y la comunidad regional de ECOWAS la Junta se retiró y un régimen civil de transición se instalaba.

Contra las fuerzas islámicas y los grupos terroristas, los estados ECOWAS establecerán la misión internacional dirigida por los Estados africanos en apoyo à Mali – AFISMA.

Paralelamente la Francia había intervenido en Enero de 2013 a base de un pedido oficial del gobierno maliense para rechazar los islamistas en el Norte del país.

Como era bien evidente que las fuerzas de defensa maliense no tienen la capacidad operativo de garantir la integridad del Estado, la Unión Europea inició en Febrero 2013 una misión con dos tareas: la formación de los militares malienses y el asesoramiento del ministerio de Defensa en la reforma del sector de seguridad – EUTM Mali ha sido criado.

Para Alemania la estabilización de la región sahariana es un interés nacional considerando las repercusiones que el terrorismo, crimen organizado y la migración irregular instigada por la pobreza en los países afectados y la inseguridad en la propia Europa.

Ya en Febrero 2013 el parlamento alemán autorizó el despliegue de tropas alemanas para el apoyo de AFISMA con capacidades de transporte aéreo.

En Alemania– en conformidad con artigo 24 del Grundgesetz (la constitución), es imperativo de recibir un acuerdo de una mayoridad simples del Bundestag (parlamento federal) para una misión internacional. La participación de militares alemanes es bien restringida y con la precondición que será dentro de un sistema de seguridad colectiva como las Naciones Unidas o el OTAN. Una extensión o una aumentación también necesitan la autorización del parlamento alemán.

También en Uruguay la constitución establece en su Artículo 85, Numeral 12, que compete a la ASAMBLEA GENERAL:

- Negar o conceder la salida de fuerzas nacionales fuera de la República, señalando, para este caso, el tiempo de su regreso a ella.

Actualmente, Alemania tiene un doble compromiso en Mali: MINUSMA, la misión de las Naciones Unidas y la misión europeo EUTM MALI.

Desde Febrero 2013 soldados alemanes están en la misión EUTM de la Unión Europea. Entre Mayo 2015 y Julio 2016 el Comandante de la misión EUTM Mali era el General Pfrengle, 150 efectivos en este momento. Desde Marzo 2016 la misión tiene un mandato renovado e extendido geográficamente hasta los ciudades de Gao y Timbukto.

Además la formación ahora no es limitada a los soldados malienses pero incluye también los soldados de los países G5 – los países sahariana: Mauritania, Níger, Burkina Faso, Chad y Mali). Con el nuevo mandato, también la formación de los militares malienses no es más centralizada en el campo de formación Koulikoro.

Entre 2013 y 2017 8.000 efectivos malienses fueron formados – aproximadamente 60% de los efectivos en total. Sin embargo, entrenar los militares es una buena cosa, pero la capacitación tiene que tomar en cuenta las necesidades de respuesta a una guerra asimétrica: por ejemplo la construcción de puentes rivereños – trabajo típico de pioneros no es tan importante para enfrentar guerrilleros.

La cuestión importante es si la formación es apta pelos desafíos y si el equipamiento de las fuerzas nacionales es suficiente para enfrentar al enemigo. En termos del hardware necesario todavía hay una gran discrepancia entre las demandas y la oferta.

El nuevo mandato de EUTM tiene un enfoque descentralizado con formaciones en regiones militares hasta el arco del rio Níger. Más allá, el riesgo es demasiado grande y los Estados Miembros de la Unión Europea no quieren tomar la responsabilidad.

El teatro operativo en Mali tiene la fama de ser lo más riscado en este momento. Ese se refiere especialmente a la misión de estabilización de las Naciones Unidades – MINUSMA. El número de fatalidades es el más alta de todas las misiones en los últimos anos. Ataques suicidas contra campos de MINUSMA, fuego enemigo contra convoyes de MINUSMA, minas y bombas de carreteras son las causas principales para los fatalidades.

En Alemania el Bundestag autorizó al fin de Enero de 2017 una extensión del mandato para la participación de Alemania en MINUSMA. Hasta 1.000 militares desplegados, el uso de los helicópteros de combate y de transporte son parte del nuevo mandato hasta el fin de Enero 2018. El incremento de la contribución alemana compensa la diminución de los efectivos holandeses.

A pesar de tener en MINUSMA ágora la contribución más fuerte en misiones de paz después de Opération Resolute Support en Afganistan (1077), el número de efectivos desplegados con MINUSMA todavía sigue limitado a 794. Alemania cobre aproximadamente 7% del presupuesto de las misiones de paz de las Naciones Unidas, pero tradicionalmente es reticente con el despliegue de militares.

Una razón es la opinión pública alemana la reticencia de los políticos de tomar la responsabilidad para víctimas potenciales.

5.Opinión pública

En general, la opinión pública en Alemania es a favor de una política externa más pro-activa en el pasado. En el año pasado, 63% abogaban que Alemania necesita tener un papel activo en la resolución de problemas y crises internacionales pero siempre en un contexto multilateral.

Considerando los instrumentos hay una clara preferencia para medios non-militares: asistencia para el desarrollo y negocios diplomáticos.

En relación con operaciones de las fuerzas armadas de Alemania – el Bundeswehr, la populación prefiere misiones de formación (60%) y estabilización (56%). Misiones de combate son aprobados solamente de una minoridad de 31%.

En Uruguay, según una medición de opinión pública realizada en mayo de 2016, aquí hay una clara preferencia para aspectos non-militares. Se muestra prácticamente un consenso (89%) sobre la importancia de que el Ejército desarrolle tareas vinculadas a lo social.

También en Alemania, la mayoría de la populación prefiere el Bundeswehr en operaciones de asistencia de emergencia o en el combate contra el terrorismo particularmente donde la seguridad del país o de sus ciudadanos es arriesgado.

Los sondeos en Alemania también muestran que los conocimientos de los alemanes sobre misiones exteriores son bastante flojos. Solamente 33% tienen una idea concreta sobre la misión más grande “Resolute Support” (1077 militares) en Afganistán. En el caso de MINUSMA, la segunda más grande misión de Alemania con actualmente 794 desplegados son únicamente 14% de la populación que tienen conocimientos sobre el contexto y hechos concretos.

Más altos son los conocimientos sobre misiones humanitarias como el rescate de migrantes en el mar mediterráneo con operación SOPHIA, y también las nociones sobre la misión anti-terror en Siria. Al mismo tiempo, estas son las misiones que reciben el mayor apoyo público. Claramente, hay una correlación entre conocimientos y suporte público para misiones exteriores. Solamente 22% de los alemanes piensan que son bien informados sobre misiones exteriores.

Eso es un desafío, no solamente para las Fuerzas Armadas y el Ministerio, más también para los actores políticos como dar informaciones concluyentes y transparentes. Ese subraya la experiencia de Alemania con la información sobre la misión ISAF en Afganistán: Para tener más aprobación de la misión en la populación, se declaró la iniciativa como contribución de asistencia al desarrollo del país (– promoviendo Quick Impact Projects pelos militares para la populación local.) Los alemanes se muestra ron aterrorizados cuando las primeras bolsas del cadáver llegaren; la política externa y de seguridad era descreditada.

También en Uruguay es un aspecto sensitivo: el gobierno ha anunciado que Uruguay no participare en acciones militares directas en el Congo – al mismo tiempo Uruguay tiene la Reserva del Batallón en un mandato robusto. En la dinámica de un teatro de guerra no es posible distinguir las operaciones defensivas de las ofensivas de la manera que se pretende plantear. Por tanto decir que el contingente uruguayo tiene como única misión proteger a la población, las instalaciones y el personal de ONU sin involucrarse en las acciones, podría significar una contradicción.

Para la aceptación de la política externa y las misiones de paz de nuestros países por la populación, mucho más informaciones sobre los contextos, instrumentos y estrategias son necesarios. Eso no se limite a los medios de comunicación social y los institutos de pesquisa - también es una tarea para las fundaciones políticas.

Nosotros, como Fundación Konrad Adenauer producimos en el año pasado un tráiler curto sobre nuestras actividades en el sector de seguridad en África Occidental –con eso me gustaría concluir mi presentación.

¡Muchas gracias para su amable atención y su interés ¡

Compartir