Riikide raportid

Cumbre de Jefes de Estado del MERCOSUR y XXXVIII Reunión del Consejo Mercado Común

kohta Agustina González
Montevideo, sede administrativa del MERCOSUR, aguardó con expectativa la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y la XXXVIII Reunión del Consejo Mercado Común, que se desarrollaron durante el 7 y 8 de diciembre. En esta ocasión, además, la Cumbre implicó el traspaso de la presidencia pro témpore del bloque, que detentaba Uruguay, a Argentina.

No es novedad que el bloque regional atraviesa, prácticamente desde su creación, serios problemas y enfrenta asimetrías varias. Los conflictos comerciales internos son una constante y se caracterizan pincipalmente por las restricciones al acceso de los diferentes mercados y por el mantenimiento del doble cobro del arancel externo común, problemas que a todas luces indican que se está lejos de cumplir el objetivo de conformar una verdadera unión aduanera. La agenda de avance institucional brilla por su ausencia y tampoco se han dado progresos destacados para vincular al Mercosur con el resto del mundo. A su vez, el conflicto binacional que enfrenta a Argentina y Uruguay desde hace tres años (a raíz de la instalación de la planta de celulosa Botnia y del consecuente bloqueo de los puentes por parte de piqueteros argentinos) menoscaba las posibilidades de lograr una real integración del bloque.

Tradicionalmente han sido pocos los avances que las Cumbres de Jefes de Estado han posibilitado ya que, si bien no escasean los discursos, falla la implementación práctica de las buenas intenciones. Sin embargo existe consenso en que, al menos en esta ocasión, se dieron algunos pasos para consolidar el bloque. Es probable que la buena sintonía entre los asistentes contribuyera a este objetivo.

La Cumbre contó con la presencia de los presidentes de Brasil (Luis Inácio Lula da Silva), Argentina (Cristina Fernández), Paraguay (Fernando Lugo), Venezuela (Hugo Chávez) y Uruguay (Tabaré Vázquez). Asistieron también el vicepresidente de Colombia (Francisco Santos), los cancilleres de Chile y México y una representante de Perú. El flamante reelecto presidente boliviano, el presidente ecuatoriano y el de Perú no participaron en esta Cumbre. La novedad estuvo constituída por la presencia del presidente electo de Uruguay, José Mujica, y su compañero de fórmula, Danilo Astori, invitados especialmente por el Dr. Tabaré Vázquez. Fue notoria la convergencia ideológica de los presidentes participantes, representantes todos de fuerzas políticas de izquierda.

Como es de estilo, la Cumbre comprendió dos sesiones, la primera, más técnica, se llevó a cabo el lunes con los Cancilleres, Ministros de Economía y presidentes de los Bancos Centrales de los estados miembros. El 8 de diciembre fue en cambio el turno de los Jefes de Estado. Culminó con una conferencia de prensa brindada por la presidenta de Argentina, quien asumió también la presidencia pro témpore del bloque que ejercerá durante los próximos seis meses, y el jefe de Estado uruguayo.

Las asimetrías entre los socios fueron el tema ineludible. Tanto Lugo como Vázquez han utilizado siempre los foros regionales para destacar su descontento con la situación de los socios minoritarios del bloque. En esta oportunidad fue el presidente paraguayo quien puso sobre la mesa la necesidad imperiosa de acabar con las asimetrías económicas en el Mercosur. Al respecto, la presidenta argentina afirmó que la única forma de hacer frente a las mismas es a través de políticas de complementariedad de las economías y de integración de las cadenas de valor.

El doble cobro del arancel externo común no pudo tampoco ser resuelto, por lo que las expectativas de Uruguay para solucionar este tema deberán quedar para una futura Cumbre.

Como dato positivo para la situación de los socios más pequeños del bloque cabe destacar el aporte de 500 millones de dólares que realizará Brasil al Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM), que tendrán a Uruguay y Paraguay como destino prioritario.

Las negociaciones con la Unión Europea, con la finalidad de concretar un acuerdo entre ambos bloques, marcó la agenda de la Cumbre. El objetivo es alcanzar un acuerdo estratégico que involucraría tres pilares: el diálogo político, la cooperación, y asuntos comerciales. Cabe recordar que las negociaciones con la Unión Europea están trancadas desde el año 2004. Ahora bien, se espera que con las presidencias de Argentina en el Mercosur, y de España en la UE, se podría facilitar este acercamiento. Cristina Fernández será la encargada de iniciar las negociaciones con el bloque europeo e intentará lograr acuerdos que versen sobre servicios, compras gubernamentales, subsidios agrícolas y temas relacionados al sector industrial.

El ingreso de Venezuela al Mercosur, en espera de ser aprobado por los parlamentos de Brasil y Paraguay, no quedó ajeno a la Cumbre. En este sentido, Lula informó que el Senado de su país estaría dispuesto a votar la inclusión del nuevo socio. Chávez, que participó durante toda la Cumbre y fue invitado a cenar con el presidente electo de Uruguay y su futuro gabinete, aprovechó su discurso para alertar sobre el peligro que representan para América Latina las bases militares de Colombia utilizadas por los Estados Unidos. Sin embargó, contradiciendo sus conocidas declaraciones anteriores, sostuvo que “nunca habrá guerra contra un país hermano”.

La grave crisis política que enfrenta Honduras fue objeto de una declaración firmada por los Jefes de Estado del Mercosur, condenando el golpe de estado y las violaciones a los derechos humanos y libertades cívicas que está sufriendo el pueblo hondureño, y reclamando la restitución del presidente constitucional Manuel Zelaya. Afirmaron su desconocimiento total y pleno de las elecciones celebradas en Honduras el pasado 29 de noviembre por el gobierno de facto y, por ende, declararon no reconocer al nuevo presidente. Cristina Fernández incluso fue un paso más allá, dando a entender que sería factible que la OEA tomara algún tipo de medida económica contra Honduras.

Finalmente, y a pesar de que se trató de un tema que generó mucha expectativa a nivel mediático, no hubo avances concretos en relación con el conflicto bilateral entre Argentina y Uruguay, aunque sí una apertura al diálogo. Tanto Vázquez como Fernández minimizaron el conflicto pero no quisieron referirse específicamente a él por considerarlo un tema binacional y, en consecuencia, ajeno al ámbito del Mercosur. El nuevo gobierno encabezado por José Mujica aparentemente contribuirá a las relaciones entre los dos países vecinos, ya que el futuro presidente de Uruguay cuenta con la simpatía del matrimonio Kirchner. En este sentido cabe destacar que todos los jefes de Estado manifestaron su alegría por el resultado de las elecciones en Uruguay y no escatimaron elogios para Mujica a quien llamaron cariñosamente “amigo”, “compañero”, “querido” y “admirado”. En este contexto el presidente venezolano fue quien más demostró su satisfacción al prometer a Mujica “todo el pétroleo que Uruguay necesite por 100 años y más”. Cabe preguntarse si estas demostraciones de afecto se mantendrán en el tiempo y si tendrán repercusión en la política exterior y las políticas regionales de los países sudamericanos. Por lo pronto Mujica ha manifestado en varias oportunidades su intención de afianzar las relaciones con los países del continente. Por lo pronto la visita de Chávez a la fábrica de vidrio “Envidrio”, gestionada por los propios trabajadores y que cuenta con financiación venezolana, puso en cierta forma de manifiesto el interés en realizar proyectos de cooperación a nivel binacional.

La Cumbre finalizó con la esperanza de avanzar en las negociaciones con la Unión Europea y de lograr la consolidación del Mercosur como verdadera unión aduanera. Los próximos meses seguramente nos permitirán evaluar sus resultados en la práctica y realizar una proyección del futuro del bloque regional.

selle seeria kohta

Konrad Adenaueri Fondil on esindus umbes 70 riigis viiel erineval kontinendil. Neis tegevad asukohariigi kaastöötajad võivad rääkida asukohariigi päevakajalistest sündmustest ja pikaajalistest arengutest. "Riikide raportite" all pakuvad nad Konrad Adenaueri Fondi kodulehe lugejatele asjakohaseid analüüse, taustainfot ja hinnanguid.