Notas de acontecimientos

Indice de Desarrollo Democrático de América Latina

Caso Costa Rica

La Fundación, el Centro de Investigación y Adiestramiento Político Administrativo y la Academia de Centroamérica invitaron a una conferencia para conocer a y discutir sobre los resultados del IDD-Lat 2009. Se contó con la presencia de Jorge Arias, director de Polilat.com.

>>Aqui se encuentra la presentacion de Jorge Arias sobre el IDD-Lat 2009

Como en años anteriores, el apasionante desafío de observar, monitorear y evaluar el comportamiento de gobiernos y sociedades de la región en relación con las dimensiones del desarrollo democrático, nos presenta nuevamente este año a una región que dista de mostrar al conjunto de países en una marcha coherente y convergente hacia su desarrollo, reflejando una compleja y heterogénea variedad de situaciones. Diez de los dieciocho países evaluados empeoraron su situación y solo tres países relativamente pequeños son los que han mantenido a lo largo de estos siete años un alto desarrollo democrático.

La región expresa claramente las contradicciones de un mundo dinámico y complejo signado hoy por una importante onda globalizadora que impulsa el crecimiento de los mercados al ritmo de la incorporación al consumo del treinta por ciento de la población mundial, contenido en solo dos países que concentran la mayor cantidad de seres humanos: China e India.

Para los países latinoamericanos esta situación internacional ha abierto un enorme espacio de oportunidades económicas derivado del importante aumento de precios de los productos primarios que producen. El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, durante su discurso ante la Cumbre de Seguridad Alimentaria de este año en Roma, pidió aumentar la producción de alimentos en un cincuenta por ciento para el año 2030, como única vía para superar la actual crisis alimentaria mundial y satisfacer tanto el crecimiento poblacional, como el creciente consumo de sectores de la población que antes estaban excluidos de los mercados. Esto denota una oportunidad histórica para Latinoamérica.

Sin embargo, la escasez de medios y, fundamentalmente, la escasa visión de muchos de los líderes políticos regionales no generan demasiado optimismo acerca de la forma en que el conjunto de países de América Latina vaya a aprovechar esta situación. La enorme capacidad de muchos líderes de la región para concentrarse en lo coyuntural y anecdótico, y su simultánea incapacidad para construir consensos nacionales que organicen sus recursos para aprovechar esta oportunidad que el mundo ofrece, son significativas.

En años anteriores hemos resaltado que el desarrollo democrático es la mejor vía para resolver los conflictos internos y el modelo de desarrollo que resuelva antiguas deudas sociales y económicas. Sin embargo, son pocos los países que, sin lograr la consolidación de una tendencia regional, están mostrando el camino que sin estridencias ni convulsiones, con calidad institucional, con respeto a libertades y derechos de sus ciudadanos, van creando un círculo virtuoso de democracia, prosperidad y calidad de vida, que nos permiten mantener la esperanza de que esos ejemplos se multipliquen.

Por otra parte, este año hemos considerado la necesidad de evaluar la relación entre Desarrollo Democrático y Derechos Humanos, y hemos analizado el comportamiento de los indicadores del IDD-Lat que están relacionados con el respeto de los Derechos Humanos o con los condicionamientos que los restringen en cada país. A eso le hemos agregado la consideración del marco institucional y jurídico que beneficia tanto su ejercicio como el castigo a los responsables de su violación. De esta forma iniciamos una evaluación que consideramos puede resultar de interés para la dirigencia política y para quienes analizan la evolución de la democracia y su impacto en la calidad de vida de sus ciudadanos.

En la “Hoja de Ruta” adjunta encontrarán las claves para interpretar el Índice, sus Dimensiones, los Indicadores que las componen y las fuentes utilizadas. Esperamos que este trabajo resulte de utilidad para quienes trabajan por el desarrollo latinoamericano.

Compartir