Notas de acontecimientos

Diálogo entre Perú y Chile

de Reinhard Willig

Obispos de Perú y Chile apuestan por la paz y la profundización de las relaciones

El 19 y 20 de Julio del 2013, obispos de Perú y Chile se reunieron para analizar el papel de la Iglesia en las relaciones entre ambos países. Esta conferencia binacional fue organizada por el Instituto de Estudios Social Cristianos (IESC) de Perú, la Comisión Nacional Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Chile y la Fundación Konrad Adenauer, en Tacna y Arica.

El objetivo fue fortalecer, en base de los valores social cristianos, el clima pacífico antes del fallo de la Corte Internacional en el conflicto acerca de los límites marítimos entre ambos países y de promover estrategias para una participación activa de la ciudadanía más allá de las relaciones económicas y políticas. Para este fin, las Presidencias de ambas Conferencias Episcopales también mantuvieron un diálogo sobre la función de los medios de comunicación en el proceso bilateral y se informaron sobre las posiciones de los representantes de la generación joven, siendo ellos los futuros protagonistas de las relaciones bilaterales.

Los representantes de ambas Iglesias destacaron su voluntad de integración. Además, afirmaron que ambas Conferencias Episcopales pueden contribuir con las respectivas iniciativas a otorgarles más solidaridad y justicia a las buenas relaciones vecinales. Según las Presidencias de las Conferencias Episcopales, el fallo inminente de la Corte de La Haya es un reto para la integración de ambos países. Consideraron un buen augurio la decisión clara de los dos Gobiernos de acatar el fallo y con ello encontrar una solución pacífica a la contienda fronteriza. Los Presidentes de las dos Conferencias Episcopales también invitaron a los Gobiernos de Perú y Chile a profundizar los elementos culturales y espirituales en el proceso de las buenas relaciones vecinales.

En el transcurso de la conferencia, se mencionó como reto especial para las Iglesias de ambos países, aparte de la problemática migratoria, que requiere un nuevo modelo de convivencia, también la necesidad de una integración justa que supere las desigualdades sociales y la exclusión existentes.

El punto culminante de la conferencia con sus eucaristías impresionantes en las catedrales de Tacna y Arica fue el llamado común, firmado por los Presidentes y Secretarios de las Conferencias Episcopales de Chile y Perú, “Al servicio de la unidad y fraternidad de nuestras naciones“, que resume los resultados y fue entregado al público.