Notas de acontecimientos

Partidos políticos frente a los desafíos ambientales

¿Cómo incorporar los desafíos ambientales a la política y desarrollar de esta forma una agenda proactiva de los partidos políticos de centro? Con el propósito de intercambiar experiencias sobre buenas prácticas y desafíos ambientales a los partidos políticos se reunieron en Lima congresistas, dirigentes políticos y expertos de México, Argentina, Uruguay, Chile, Costa Rica y Perú en un taller organizado por el Programa Regional Partidos Políticos y Democracia en América Latina.

“Debemos hacer atractivos estos temas a la política”, afirmaba la Dra. Kristin Wesemann en la apertura del evento. “Justicia significa también asegurar la calidad de vida de las próximas generaciones”, decía el Dr. Christian Hübner, director del Programa Regional Seguridad Energética y Cambio Climático, en su presentación del manifiesto de la CDU Vivir de manera sostenible, conservar la calidad de vida. Se trata de garantizar la supervivencia y justicia de las generaciones para asegurar la dignidad humana, los derechos humanos y la justicia social, y para esto es necesario desarrollar nuevos formatos de participación ciudadana, concluía Hübner.

"El cambio climático ya no es un tema meramente ambiental ni optativo, sino de la agenda política", afirmaba la Dra. Mónica Araya en su disertación. ¿Cómo te enteras de lo que quiere la gente? Seguramente abriendo los espacios de discusión a gente que no necesariamente piensa como tú. Para que la información valiosa disponible sea incorporada a la política, debe ser compartida y traducida de manera de que sea comprensible tanto a los tomadores de decisión como a los ciudadanos en general.

En su conferencia, Suyana Huamani, de la organización peruana Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) subrayó la vulnerabilidad de Latinoamérica respecto a los impactos del cambio climático a pesar de solamente generar 9 % de las emisiones globales. Por lo tanto, la estrategia regional debe apuntar en forma paralela a la mitigación de los efectos y a la adaptación a estos. El Acuerdo de París constituye una herramienta relevante, aun sin contener acuerdos vinculantes, concluyó Huamani.

En las exposiciones de los participantes quedó clara la necesidad trabajar de manera sistemática y trasversal los temas ambientales para poder incluirlos en forma eficaz en la agenda. “Queremos ciudadanos conscientes más que consumidores obedientes”, decía el diputado chileno Patricio Vallespín. Hay que trabajar para que los partidos políticos no lleguen tarde a resolver los problemas. Y debemos preguntarnos si realmente estamos pensando en el bien común, para lo que vale el principio de "todo el mercado que se pueda y todo el Estado que se necesite", resumía Vallespín.

El diputado Gerardo Amarilla, presidente de la Cámara de Representantes del Uruguay, destacó la relación del tema ambiental con la ética. Como seres humanos debemos preguntarnos cómo nos paramos frente al resto de la Creación. Cómo políticos tenemos la tarea de colocar el tema en la agenda. El diputado José Yurramendi desatacó la importancia de medidas fuertes del Estado en relación con su función reguladora del uso de los recursos. En Uruguay hubo políticas de Estado, sostenidas por todos los partidos, que dieron sus frutos.

“Sostener los ideales y los valores éticos, sin perder el realismo político”, así resumía Alan Dosoretz, del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación en Argentina, los desafíos a los partidos políticos, tanto desde el gobierno como en su actividad parlamentaria. La apuesta disruptiva del nuevo gobierno argentino apela a nuevos enfoques para la gestión que integren la gestión pública con el sector privado.

“Los partidos políticos tienen una rol como favorecedores del diálogo para la implementación de las políticas públicas ambientales”, afirmaba Yamila Castagnola, abogada especialista en derecho ambiental de la Asociación Civil de Estudios Populares (ACEP) de Argentina. Para esto es fundamental trabajar en la capacitación de cuadros y en la elaboración de acuerdos programáticos entre partidos políticos. Se trata de coordinar intereses en el seno del Poder Legislativo con mirada federal.

La senadora Silvia Garza Galván, coordinadora de Cambio Climático de Globe México e integrante de las comisiones de Medio Ambiente y Turismo en el Parlamento Latinoamericano, convocó a trabajar en una sola agenda ambiental adecuada a cuestiones locales. El derecho al agua debería ser considerado un derecho humano, afirmó la senadora, que recordó que el Partido Acción Nacional (PAN) siempre estuvo en la pelea por los derechos fundamentales de los ciudadanos. Quisiera ver una coordinación nacional para el desarrollo sustentable, concluyó Garza.

Bien común, respeto a la dignidad de la persona humana, solidaridad y subsidiariedad; sobre estos cuatro ejes se construye la doctrina del PAN. Así inició la exdiputada mejicana Marisa Ortiz Mantilla su intervención. Tenemos responsabilidad con las generaciones futuras y en nuestra vida cotidiana confluyen los escenarios que inciden en la calidad de la vida. Por esto debemos renovar nuestra vocación como custodios de la Creación construyendo alternativas a un modelo distributivo insostenible.

Estamos en una región de caudillos fuertes y partidos débiles, afirmó Javier Portocarrero, del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES). Esta situación determina una gran volatilidad del sistema político y por lo tanto de inestabilidad social. Los partidos políticos de la región no tienen desarrollado el aspecto ambiental, lo que se suma a que algunos no tienen presencia en todo el territorio del país. El diálogo entre la academia y la política debe ser profundizado poniendo el foco en hacer conocer las propuestas técnicas de los partidos políticos a la ciudadanía.

No queda mucho tiempo más para hacer investigaciones, afirmaban Alonso Tufino y Marycielo Valdez de Generación +1 en su presentación sobre la participación de los jóvenes en los partidos políticos, mientras María Fernanda Pineda (Programa Regional Seguridad Energética y Cambio Climático) llamaba la atención sobre las consecuencias del consumismo en la calidad de vida de los ciudadanos. Si bien existe mucho interés de los jóvenes por la participación en la política, en los propios partidos hay pocos jóvenes. De alguna forma hay que juntar las dos partes.

El seminario concluyó con una presentación de conclusiones conjunta de Víctor Rojas y Mónica Araya. Como ideas fuerza para futuras actividades se identificaron en primer lugar algunos principios orientadores compartidos por los participantes: bien común, dignidad, solidaridad y responsabilidad.

En cuanto a la institucionalidad necesaria para implementar políticas se señaló la necesidad de pactos federales para la creación de un gabinete nacional de cambio climático, la institucionalidad pública para el desarrollo sustentable, y la coordinación nacional de desarrollo sustentable.

Para lograr el cambio de paradigma en el que el ambiente ocupe un lugar prioritario es indispensable la participación de todos los actores sociales. La identificación de buenos negocios verdes podría facilitar la implicación de la actividad privada.

La construcción de una democracia de calidad y la calidad de vida de los ciudadanos debe centrarse en la institucionalidad y en la formación de ciudadanos conscientes, en vez de consumidores obedientes. Esto constituye una oportunidad para el resurgimiento de opciones partidarias, concluyeron los expertos.

Compartir