Publicador de contenidos

Notas de acontecimientos

Conversatorio con Petronilo Flores

Cursos de capacitación política indígena

El 10 de agosto se llevó a cabo el tercer conversatorio en el marco de los cursos de capacitación política indígena ofrecidos por la Fundación Konrad Adenauer en Bolivia.

Publicador de contenidos

El tercer conversatorio, evento que se organiza durante una cena de los cursos de capacitación política indígena de la Fundación Konrad Adenauer, se llevó a cabo el 10 de agosto en las instalaciones del Hotel LP Columbus. Los conversatorios tienen el objetivo de permitir un intercambio informal entre un líder político o social invitado y los participantes de los cursos mencionados. Así los participantes pueden aprender de experiencias vivenciales.

El invitado especial en esta ocasión fue el aymara Petronilo Flores. El señor Flores estudió derecho y tiene varios postgrados de derecho constitucional, educación superior y antropología jurídica. A la fecha es Responsable de la Unidad de Diálogo e Interculturalidad de la GIZ. Es docente en la Universidad Andina Simón Bolívar y otras universidades de Latinoamérica y Europa en temas de pluralismo jurídico y constitucionalismo y se dedica a realizar asesorías jurídicas a pueblos indígenas. Ha sido Secretario de Conflictos y de Actas de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Potosí y dirigente sindical en la provincia de Linares del departamento de Potosí. Asimismo, fue Director de Justicia Indígena Originaria Campesina en el Ministerio de Justicia.

Petronilo Flores empezó su carrera dirigencial desde muy joven. Un dirigente joven no es tomado en serio, por lo que el señor Flores decidió estudiar derecho. Teniendo recursos bajos, en las vacaciones trabajaba en Argentina para financiar sus estudios. Después de los estudios se dedicó a las consultorías al sector indígena, sobre todo en el Norte de Potosí, lugar del cual proviene, y a la CONAMAQ. Realizó postgrados y dio clases en universidades en el exterior, por lo que tuvo la posibilidad de comparar aspectos como la educación y la organización institucional de otros países con Bolivia. De países como Alemania destacó la calidad de la educación y la fuerte institucionalidad que existe. En este sentido, lamentó el bajo nivel de educación desde la educación proveída a los profesores por las Normales, la poca organización en las instituciones estatales y la falta de profesionalización del sector público.

Sobre todo la experiencia del señor Flores en el ámbito jurídico y sus afirmaciones sobre la educación en Bolivia provocaron varias preguntas y comentarios de los participantes. Un participante preguntó acerca de su opinión sobre la introducción y la aplicación de la justicia indígena originario campesina. Petronilo Flores respondió que la introducción y aplicación sí parten de un proceso de cambio, pero que hubo falta de un consenso constructivo. Asimismo, los indígenas no hacen respetar sus propias competencias y siguen acudiendo a las figuras de la justicia ordinaria. La Ley de Deslinde Jurisdiccional ha creado más confusión de lo que ha traído aclaración consigo.

Un participante chiquitano preguntó qué mensaje les podía dar el señor Flores a los paritcipantes considerando su trayectoria. Lo importante, así el invitado especial, es esforzarse aunque los recursos sean escasos. Bolivia necesita a profesionales de calidad. Para esto es necesario reformar el sistema educativo en Bolivia. No es suficiente aprender “de memoria”, como actualmente piensa que es el caso; lo que se tiene que fomentar es el pensamiento crítico constructivo y analítico desde los colegios.

Otro participante preguntó cómo logró superar los estereotipos aymaras. En este sentido el invitado mencionó que él tuvo que enfrentar prejuicios por parte de su comunidad. Así en el mundo aymara no es permitido ocupar el cargo de una autoridad tradicional sin estar casado, por lo que en su momento no pudo asumir el cargo de kuraka en su comunidad. Piensa que tradiciones como la mencionada debilitan al ayllu. Algunas pocas tradiciones y la gran ausencia del idioma escrito, significan un retroceso para la cultura aymara.

Los participantes y organizadores agradecieron la presencia del invitado y expresaron su admiración sobre todo por el ejemplo de superación que representa.

Compartir

Publicador de contenidos

comment-portlet

Publicador de contenidos