Publicador de contenidos

Notas de acontecimientos

Adriana Gil y Tomás Monasterios - Los Desafíos de Políticos Jóvenes en Bolivia

Conversatorio

El 1ero de julio se realizó el segundo conversatorio en la ciudad de Santa Cruz con los jóvenes indígenas seleccionados para cursos de capacitación política indígena. Los conversatorios tienen como fin posibilitar un diálogo entre políticos del país y los participantes de los cursos mencionados.

Publicador de contenidos

El 1ero de julio del año en curso se llevó a cabo el segundo conversatorio dirigido al grupo del Oriente, en el marco de los cursos de capacitación política indígena, realizadas periódicamente en la ciudad de Santa Cruz y organizados por la Fundación Konrad Adenauer en Bolivia. Con el fin de facilitar un espacio de diálogo entre personalidades políticas y los participantes del curso, se ha definido que durante una de las cenas del Módulo que se efectúa un fin de semana se invite de forma especial a un líder prominente del ámbito político del país.

En el Módulo mencionado se tuvo el honor de contar con la presencia de los jóvenes diputados nacionales Adriana Gil y Tomás Monasterios. La Diputada Gil empezó hablando sobre los desafíos y sacrificios de una vida política, tales como tener que dejar de lado la vida privada. Sin embargo, un político tiene que estar dispuesto a ese tipo de renuncias y además ser idealista, responsable, inteligente, ético y mediático. Pero, sobre todo, se tiene que tener una ideología definida y pasión por lo que se hace.

El Diputado Monasterios destacó la importancia de un líder político y la responsabilidad que tiene de unir y no dividir, refiriéndose a la distancia que parece haber entre los propios bolivianos. Los líderes políticos tienen hoy en día en Bolivia un doble compromiso: tienen que realizar grandes sacrificios para ocupar espacios y fomentar a líderes democráticos para un futuro. Hizo hincapié en el movimiento “Acción Joven Bolivia”, del que fue dirigente juvenil antes de ser diputado. Esa fue la plataforma que lo catapultó al mundo político, sin embargo, fue con la sigla del partido Convergencia que, tanto Adriana Gil como Tomás Monasterios, fueron elegidos diputados.

El mayor desafío de un joven líder político en Bolivia es lograr ser identificado como parte de la oposición, toda vez que resulta muy difícil que sus propuestas y proyectos sean aceptados en la Asamblea Plurinacional, la que tiene en ambas Cámaras mayoría oficialista. Además, muchas veces se les identifica con los partidos políticos y/o con políticos tradicionales, aún cuando recién estén empezando a recorrer sus propios caminos en la política.

Los participantes expresaron su admiración por estos dos diputados, pidiéndoles que sigan adelante y continúen siendo un ejemplo para otros jóvenes. Un participante les solicitó hablar con los demás diputados para que éstos, como ellos lo hacen, vayan a las circunscripciones que representan y dialoguen con la población para identificar sus problemas y necesidades.

Compartir

Publicador de contenidos

comment-portlet

Publicador de contenidos