Publicaciones

Modernización del Estado Costarricense

El abstencionismo electoral creciente, la fragmentación del sistema de partidos, los bloques legislativos, los presidentes con minorías parlamentarias, episodios de oposición extraparlamentaria y muchas demandas sociales insatisfechas, configuran un cuadro problemático para el funcionamiento del sistema político costarricense.Mientras tanto, la discusión nacional pareciera centrarse en el tema de las reformas económicas y su contenido, y evita el análisis de los cuellos de botella en el sistema político, que impiden su aprobación y hacen cada vez más difícil que las instituciones públicas canalicen las crecientes demandas sociales. Igualmente, el malestar ciudadano frente a la política, expresada reiteradamente en las encuestas de opinión, y el bajo rendimiento en los servicios de las instituciones públicas, prefiguran una crisis de legitimidad de la política que merece una reflexión serena y profunda.Se señala que la política es hoy menos importante que en épocas pasadas, pero nuevos actores reclaman un lugar en la toma de decisiones. El debilitamiento de las funciones del Estado ha ido de la mano de la autorregulación de la actividad económica y de las comunicaciones, lo cual ha provocado una gran concentración de poder. Al mismo tiempo, la sociedad se ha fraccionado en intereses locales y sectoriales que tienden a perder la perspectiva nacional. Buscar la integración es la misión de la política, del Estado y del Gobierno.

La relación entre los Medios de Comunicación y la Asamblea Legislativa de Costa Rica

Las relaciones entre los diferentes actores sociales son vitales en la sociedad del siglo XXI, caracterizado por un nuevo planteamiento de los esquemas sociales que, durante la última década de la centuria pasada vieron caer muros y barreras como nunca antes en la historia moderna de la humanidad había sucedido.Los actores políticos tradicionales y las demás fuerzas colectivas se han visto en la obligación de replantear su accionar y su trabajo de cara no al futuro, sino al propio presente, porque los condicionamientos y demandas ciudadanas así lo exigen, los pueblos de hoy no esperan más por respuestas, las necesitan ahora.En este escenario, cada uno de los participantes debe asumir su cuota de responsabilidad y de conciencia, propósito fundamental de esta obra, la cual, sin ser concluyente pero sí rigurosa en su exposición, replantea las relaciones entre dos fuerzas que, históricamente, convergen por el propio antagonismo que las separa: Parlamento y Medios de Comunicación Masiva.El eslabón que hasta hoy ha sido constante es convertir al Congreso en la fuente de noticias, para llenar y cuando sea necesario saturar, las agendas mediáticas. Esta práctica ha llevado a una condición de exposición máxima de la Asamblea Legislativa, que en el caso costarricense, se considera como un poder desgastado, de urgente cirugía y con la urgencia de una renovación reglamentaria.Con el planteamiento que aquí se esboza, surge la pregunta de cuál debe ser entonces el tipo de relación con la cual deben coexistir ambos elementos del firmamento político-social de una nación, para contribuir a la consolidación de un proyecto país y al fortalecimiento de la institucionalidad democrática y paralelamente, de la gobernabilidad.Esta propuesta no es un manual sobre el manejo de medios, sino la síntesis de lo que, con la experiencia propia y con la mirada atenta en el proceder de otros, se ha aprendido sobre la base que debe sustentar la relación entre el Poder Legislativo y los Medios de Comunicación Masiva.La política moderna se nutre del consenso, de las ideas compartidas, de la discusión distendida para encontrar puntos comunes sobre los cuales trabajar. La naturaleza conflictiva que ha prevalecido no tiene razón de ser en el mundo contemporáneo, en medio de los avances tecnológicos diarios y cuando las fronteras nacionales son cada vez más un punto de referencia en un mapa que una barrera entre los pueblos.Los Medios de Comunicación Colectiva y el Poder Legislativo están llamados a ser copartícipes y a coadyuvar en la consolidación de una sociedad informada y con acceso a las fuentes informativas. El papel tradicional de puente entre gobernantes y gobernados que han cumplido los periodistas y los medios a los que sirven, debe consolidarse y evolucionar. Los congresistas deben ser facilitadotes de información que trascienda a los intereses partidistas y los comunicadores ser el filtro que analice e investigue el quehacer de estos políticos, para con juicios fundamentados, hacerlos llegar a la ciudadanía. Ambos actores deben comprender que, el apego a la verdad y a la mutua confianza, son indispensables para consolidar lazos de comunicación que favorezcan el trabajo conjunto. Los medios tienen derecho a recibir información y los diputados a que se informe con objetividad.Los medios de comunicación no son vehículos publicitarios, pero sí ventanas para divulgar el quehacer parlamentario, la forma en que se aborde, el enfoque con que se trate el tema y la incidencia en la agenda de los medios, con los temas de interés del político, es parte del intrincado ajedrez sobre el cual hemos de trabajar.La Fundación Konrad Adenauer somete a consideración del lector el contenido de esta publicación que es el resultado de la experiencia política del autor y espera que sea un instrumento útil para el debate sobre la relación entre los Medios de Comunicación Colectiva y el Parlamento.

La Juventud Costarricense ante la Política

Percepciones, Actitudes y Comportamientos

Se trata de un estudio exploratorio y las actitudes de las personas adultas jóvenes en el plano electoral, realizado por la Sede Académica de FLACSO en Costa Rica en cooperación con la Fundación Konrad Adenauer.

Países en Desarollo: Víctimas o Beneficiarios de la Globalización?

En los países centroamericanos existe la tendencia a ver la globalización de la economía como un peligro, mientras en Asia se le asume más como una oportunidad. La forma en que los ciudadanos ven el nuevo mundo global, es clave para que se junten o dispersen los esfuerzos por mejorar las economías de países y regiones y darle más bienestar a la sociedad.El economista Prof. Dr. Hans-Rimbert Hemmer, quien por invitación de la Fundación Konrad Adenauer visitó Centroamérica en Agosto del año 2002, cree que la globalización ofrece oportunidades para cada país, pero cada cual tiene que esforzarse para descubrirlas y afinar sus estrategias para lograrlas.Mientras los asiáticos preguntan qué hacer, en qué trabajar para beneficiarse más de los mercados globalizados, en los países de América Latina los líderes y empresarios se preocupan primero por los problemas; empiezan largas discusiones sobre las dificultades y riesgos de los nuevos negocios y hasta que las concluyen empiezan a trabajar. El Prof. Hemmer, un economista que ha estudiado los fenómenos de la globalización en diferentes continentes, le preocupa que nunca terminemos de discutir los problemas. "Me parece que es parte de la cultura latinoamericana discutir mucho acerca de problemas y mantener vivo ese debate en lugar de empezar a actuar" afirma.

Elecciones de alcaldes, síndicos y miembros de concejos de distrito

Hacia la gestión democrática municipal en Costa Rica

El año 2002 trajo consigo cambios profundos en el panorama político costarricense. Es la primera vez que el país tiene una segunda ronda electoral, caracterizada por la emergencia de un partido político que en el término de solo once meses de existencia rompió el dominio de los partidos tradicionales Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana.En ese mismo año, tuvieron lugar, también por primera vez, con base en las reformas al Código Municipal de 1998, elecciones directas de alcaldes, síndicos y miembros de concejos de distrito.Estos acontecimientos, de la mayor importancia para una democracia como la costarricense, que desde la guerra civil de 1948 no ha vivido cambios o transformaciones relevantes en su estructura de poder político, fueron motivo de atención y reflexión para Funpadem y la Fundación Konrad Adenauer.Estos hechos inciden en la convocatoria a un Foro sobre el tema, que a su vez presenta los resultados en esta publicación.

100 Tage Regierung Carlos Alvarado Quesada in Costa Rica

Die Bilanz der ersten 100 Tage der neuen Regierung im Amt fällt gemischt aus. Als der gewählte Staatspräsident am 8. Mai die Regierungsgeschäfte übernahm, versprach er den 2000 Anwesenden auf der zentralen Plaza de la Democracia in San José und den Tausenden, die dem Ereignis am Fernseher oder Radio und den sozialen Medien beiwohnten, das Land verantwortungsvoll, intelligent, ausgewogen und kraftvoll zu führen. Er beendete seine Rede mit dem Anspruch an sich selbst und seine Regierung, hart zum Wohle aller zu arbeiten.

Agree to agree

CELAC-Gipfel in Costa Rica

Sie kamen, um sich auf Punkte zu einigen, über die sie sich vorab einig waren: Die Staats- und Regierungschefs Lateinamerikas und der Karibik haben sich am 28. und 29. Januar in Belén nahe der costa-ricanischen Hauptstadt San José getroffen. Der dritte Gipfel dieser Art – III Cumbre de la CELAC – war von dem Bemühen um Harmonie geprägt. Das gelang nicht immer.

Aktuelle Entwicklungen zu den Präsidentschaftswahlen in Nikaragua im November 2006

Die gesamtgesellschaftliche Entwicklung des Landes wird durch den politischen Pakt zwischen den beiden „Caudillos“ und Ex-Präsidenten Arnoldo Alemán (1998 – 2002) von der liberalen Partei (PLC) und Daniel Ortega (1985 – 1990) von der sandinistischen Partei (FSLN) aus dem Jahre 1999 bestimmt. Im Mittelpunkt dieses Paktes steht die Aufteilung der politischen Machtpositionen im Lande zwischen Mitgliedern dieser Parteien, die damit ihre traditionell klientelistische Struktur weitertreiben und eine inhaltliche Reformdebatte verhindern.

Armut in Costa Rica

Costa Rica Mediareport 05/2015

Der Costa Rica Mediareport informiert darüber, welche Themen aktuell in den costa-ricanischen Medien berichtet und in den sozialen Netzwerken diskutiert werden.

Armutsbekämpfungspolitik in Costa Rica

Costa Rica genießt nach wie vor den Ruf das reichste Land Zentralamerikas mit einer breiten Mittelschicht und der besten Sozialpolitik zu sein. Die Lebenserwartung der Costaricaner beträgt 78,6 Jahre, der Human Development Index Costa Ricas liegt bei 0,85 (Stelle 48 von 177 Staaten); derjenige Deutschlands bei 0,94. Dennoch lebt ein Fünftel der costaricanischen Bevölkerung in Armut. Diese Tatsache hat sich, den Armutsbekämpfungspolitiken zum Trotz, seit gut 15 Jahren kaum geändert.