Título individual

Cumbre de Líderes de América del Norte: entre la cordialidad del discurso y los golpes de realidad

de Patricio Garza

KAS Blog “México 2021: realidades y desafíos”

El pasado 18 de noviembre se llevó a cabo la IX Cumbre de Líderes de América del Norte entre los presidentes de México y de Estados Unidos y el primer ministro de Canadá. Desde el último encuentro en 2016, el entorno político ha sufrido cambios importantes, sobre todo en México y Estados Unidos. Al realizar un análisis de los principales acuerdos enmarcados en la declaración conjunta, es posible identificar que, al menos en el discurso, existe cierta cordialidad en las relaciones de los tres países. Sin embargo, la realidad dista mucho de las sonrisas y los abrazos que muestran las imágenes de esta cumbre.

El pasado 18 de noviembre se llevó a cabo la IX Cumbre de Líderes de América del Norte entre los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO); de Estados Unidos, Joe Biden; y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. El último encuentro entre mandatarios de la región fue en 2016, cuando el acuerdo fue avanzar en la integración comercial y delinear un plan contra el cambio climático. Desde entonces, el entorno político, principalmente en México y Estados Unidos, ha sufrido cambios importantes. 

En México, la llegada de AMLO a la presidencia ha marcado fuertes cambios en la orientación que tenían gobiernos anteriores, los cuales no han estado siempre alineados con la visión regional de Estados Unidos y Canadá. A pesar de ello, en el gobierno actual se reconoce la importancia que tienen las relaciones con los vecinos del norte para el país, pues los tres viajes que ha realizado AMLO al exterior desde su llegada han sido precisamente a Estados Unidos: dos para revisar temas bilaterales y el otro para presidir el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York.   

 

Los temas evidentes: COVID-19, integración económica y migración 

Uno de los principales temas de la cumbre, que aparece al inicio de la declaración conjunta, es el manejo y el término de la pandemia por COVID-19. Los tres países buscarán reforzar las cadenas de suministro médico para mejorar la distribución de vacunas y medicamentos. Por un lado, ha existido colaboración entre ellos en esta materia, como lo fue la acción conjunta entre México y Estados Unidos para la vacunación en la zona fronteriza, lo cual facilitó la reapertura de la frontera entre ambos países. Aunque hay retos importantes todavía, como la entrada de mexicanos a Estados Unidos y Canadá, los cuales han anunciado que únicamente facilitarán la entrada a quienes cuenten con vacunas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y una gran cantidad de mexicanos fueron inmunizados con vacunas como Sputnik V o CanSino, las cuales continúan en la lista de espera para obtener la aprobación de la OMS. 

Por otro lado, los efectos de la pandemia están estrechamente relacionados con la integración económica, ya que los encadenamientos productivos entre los tres países en el marco del T-MEC se han visto afectados de una forma u otra, convirtiéndose en uno de los grandes retos para el futuro. En este sentido, las tres naciones han reafirmado su compromiso de desarrollar cadenas de suministro resistentes, diversas y seguras que garanticen la prosperidad y la seguridad económica en la región, lo cual no está exento de complicaciones. Cabe recordar que, en el marco del T-MEC, se han dado diversas disputas comerciales en meses recientes entre los tres países, principalmente entre Estados Unidos y México. 

En materia migratoria, durante la cumbre se reconoció nuevamente la complejidad que representa el incremento en los flujos migratorios irregulares en la región y la necesidad de una mayor coordinación regional para lograr una migración ordenada, segura y regular. En esta materia, ha habido algunos avances entre México y Estados Unidos, donde los flujos adquieren mayor relevancia, pero los retos y las fricciones continúan. 

En repetidas ocasiones, el gobierno de Estados Unidos ha insistido en que México no hace lo suficiente para frenar los flujos, lo que en los últimos años ha sido un tema de constante conflicto. El caso más reciente de tensión, por ejemplo, fue el cruce de miles de haitianos por la frontera con México, quienes se asentaron en el estado de Texas. En la cumbre hicieron falta acuerdos concretos en materia migratoria. Las declaraciones, las buenas intenciones y los abrazos no son suficientes para hacer frente a este reto.

En la cumbre hicieron falta acuerdos concretos en materia migratoria. Las declaraciones, las buenas intenciones y los abrazos no son suficientes para hacer frente a este reto.

 

Los golpes de realidad: cambio climático y seguridad 

Como era de esperarse, el combate al cambio climático fue un tema importante dentro del encuentro. En la declaración conjunta, se menciona el compromiso regional colectivo de tomar medidas rápidas y coordinadas para luchar contra el cambio climático que pone en riesgo la prosperidad de la región. 

Para Estados Unidos y Canadá, este tema ha sido prioritario dentro de las agendas de sus gobiernos actuales. Sin embargo, en el caso de México, el panorama en completamente distinto, ya que la política energética del actual gobierno y la reforma eléctrica impulsada por el presidente López Obrador están lejos de ser consecuentes con este objetivo. Un mes antes de la cumbre, en octubre, la Cámara de Comercio de Canadá en México manifestó su rechazo total a la reforma constitucional, ya que se considera que destruirá las inversiones realizadas por canadienses en el país y viola los compromisos adquiridos en el T-MEC1

Asimismo, días antes de la cumbre, el Embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, expresó serias preocupaciones por la reforma eléctrica2. Mientras tanto, en México, el gobierno de Morena continúa defendiendo la reforma en diversos espacios, por lo que parece difícil que haya marcha atrás. A pesar del discurso cordial en la cumbre, se debe reconocer que la cooperación en esta materia será uno de los principales puntos de potencial conflicto en el futuro. 

El tema de la seguridad fue el gran ausente en esta cumbre de líderes, se habló muy poco sobre el tema y no se hace una mención expresa en la declaración final. La conjetura es que se evitó, al ser uno de los temas más complejos en la agenda de cooperación regional y de los que ocasiona más rispideces. En los últimos meses, Estados Unidos ha enviado a México funcionarios para revisar la situación se seguridad en el país, que enfrenta una crisis de violencia desde hace varios años. Destaca, por ejemplo, la visita realizada por el subdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) en mayo de 2021, la cual fue catalogada por la exembajadora en Estados Unidos, Martha Bárcena, como “inusual”3. Más reciente fue la vista del secretario de Estado, John Kerry, para llevar a cabo el Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad entre México y Estados Unidos, en donde se acordó dejar atrás la debilitada Iniciativa Mérida para dar paso a un nuevo entendimiento denominado Entendimiento Bicentenario4. Sin embargo, el acuerdo es todavía muy general y no se ha explicado cómo se alcanzarán los objetivos o con qué recursos se contará. 

Por su parte, México también ha emitido sus propias reclamaciones a Estado Unidos, como lo es la demanda impuesta a 11 compañías estadounidenses de armas por el tráfico ilícito a miembros del crimen organizado, caso que fue llevado por el canciller Ebrard al Consejo de Seguridad de la ONU5. Hay mucho por hacer en esta materia y el panorama pinta complicado.

 

Reflexiones finales

Al hacer un análisis de los principales acuerdos enmarcados en la declaración conjunta, es posible identificar que existe cierta cordialidad, al menos en el discurso, en las relaciones entre los tres países. Sin embargo, la realidad dista mucho de las sonrisas y abrazos que muestran las imágenes de esta Cumbre de Líderes de América del Norte. Es necesario reconocer que la cooperación regional no vive su mejor momento y realizar esfuerzos importantes para la consecución de acuerdos concretos que atiendan los principales desafíos en distintas materias. La voluntad política y la destreza de los actores involucrados serán claves para la reconstrucción de la visión regional. 

La voluntad política y la destreza de los actores involucrados serán claves para la reconstrucción de la visión regional.

 

Fuentes:

[1]https://www.elfinanciero.com.mx/economia/2021/10/11/reforma-electrica-destruira-inversion-y-violara-t-mec-canchammx/

[2]https://elpais.com/mexico/2021-11-04/el-embajador-de-estados-unidos-en-mexico-expresa-serias-preocupaciones-por-la-reforma-electrica-de-lopez-obrador.html

[3]https://www.proceso.com.mx/nacional/2021/5/27/inusual-visita-del-director-de-la-cia-mexico-martha-barcena-264750.html

[4]https://politica.expansion.mx/mexico/2021/10/08/mexico-y-eu-acuerdan-trabajo-conjunto-en-crimen-drogas-armas-y-trata

[5]https://elpais.com/mexico/2021-11-22/mexico-inicia-una-ofensiva-diplomatica-para-frenar-el-trafico-de-armas-desde-ee-uu.htm


 



 


 


 

Compartir

Personas de contacto

Patricio Garza

Patricio Garza

Gerente de Proyectos

patricio.garza@kas.de +52 55 5566 4599
Personas de contacto

Jatziry Herrera

Jatziry Herrera

Gerente de Comunicación

jatziry.herrera@kas.de +52 55 5566 4599