Notas de acontecimientos

Coloquio :: Libertad de prensa en América Latina

En paralelo con el workshop de trabajo del equipo de redacción de Diálogo Político, se realizó un Coloquio sobre Libertad de Prensa en América Latina, al que sumaron por Argentina la senadora Norma Morandini, la diputada Cornelia Schmidt-Liermann y el titular del Foro de Periodismo de ese país (FOPEA), Fernando Ruiz. Por Uruguay el columnista de la revista Búsqueda, Tomás Linn, y el periodista Gerardo Sotelo, quien actuó como moderador.

El objetivo fue evaluar la situación de la libertad con la que trabajan los periodistas y los medios de comunicación en la región y detectar problemas comunes así como líneas de trabajo a futuro. Se discutió en torno a los siguientes ejes temáticos:

-La aparición de un nuevo modo de comunicar por parte de algunos presidentes latinoamericanos, independientemente de su orientación político-partidaria, que busca eliminar a los medios de comunicación, el abuso de la publicidad oficial para premiar o castigar mensajes críticos o amigables con el Gobierno. - . . Se destacaron mecanismos como el venezolano, donde no hay modificaciones formales contra la libertad de prensa aunque se puso en marcha un despeñadero por marcos regulatorios hostiles, cercos periodísticos o comerciales a los medios.

-Se coincidió en que varios países viven una situación desfavorable para el ejercicio profesional e independiente, registrándose casos de autocensura para evitar sanciones reales o potenciales y la reducción de espacios destinados a temáticas polémicas en los medios. Del mismo modo, las audiencias entienden que existe una puja de intereses entre el poder político y los propietarios de los medios. Esto favorece la expresión ciudadana mediante las redes sociales, donde se expresan tanto los ciudadanos como las asociaciones civiles, pero resintiendo la calidad informativa.

-También se observó que la popularidad de algunos gobernantes lleva a que el periodismo sea seducido por sus estilos resintiendo el rigor profesional, lo que va acompañado de un público que no quiere saber todo lo que pasa, si lo que pasa va en contra de sus líderes.

-La prensa es y ha sido un eje articulador de la democracia; por eso debe defenderse al periodismo profesional como un elemento clave en la promoción de los valores republicanos. En contextos críticos y de conflicto armado, como Colombia y México, han muerto más periodistas en el ejercicio de su profesión.

-En la mayoría de los países, la alternancia en el poder de partidos de la más diversa ideología no parece haber significado una mejora en la utilización de los medios públicos con fines propagandísticos.

-Las principales fuentes de agresión al trabajo de los periodistas se encuentran en la esfera de lo político, particularmente en los abusos de las autoridades y funcionarios públicos; en los dueños de los medios que establecen limitaciones o no combaten la autocensura y en el crimen organizado, tales como el narcotráfico, la trata de personas y el contrabando.

-A modo de conclusión, se aboga por un mundo con periodistas profesionales e independientes, por el más amplio acceso a la información para todos los ciudadanos, para que las autoridades públicos y los actores sociales se manifiesten abiertos a rendir cuentas a la sociedad; en este caso a través de los medios, mediante la realización de conferencias de prensa y entrevistas a agenda abierta. Finalmente, también se destacó la importancia de la capacitación continua de los periodistas y demás profesionales de la comunicación social, como voceros gubernamentales, empresariales, gremiales y de todos los actores sociales.

Compartir