Notas de acontecimientos

Curso intensivo de comunicación política y conocimiento económico para jóvenes políticos

de David Brähler

KAS en las regiones: Comienzan talleres regionales

Una sala desbordada de jóvenes marcó el comienzo de una serie de talleres regionales para talentos políticos en la dinámica ciudad fronteriza de Rivera, en el norte de Uruguay. La Fundación Konrad Adenauer organizó un primer cursillo intensivo en cooperación con la Comisión Nacional de Jóvenes del Partido Nacional sobre comunicación política y conocimiento económico.

“Cuando nadie te ve, nadie te conoce. Y si nadie te conoce, nadie te vota.”. Con esta afirmación inicio Federico Irazabal, consultor político y sociólogo, la primera clase del día, compartiendo su experiencia en comunicación política. Cada una de las presentaciones pone el acento en el intercambio abierto con los participantes, al cual Irazabal invitó, en una sala plena de jóvenes durante su presentación.

Desde que el termino comunicación política apareció por primera vez en la historia mundial en el ano 1957, siguió desarrollándose hacia un concepto que más estratégico e integral. Sin embargo, no hay duda que la comunicación política no es la política, pero que la política siempre es comunicación. Este razonamiento se comprueba en la práctica cuando un problema de comunicación de un político al final del día acaba transformándose un problema político para el, por ejemplo cuando no logre transmitir sus posiciones, o sus declaraciones generan dudas y confusión en el público.

Mientras que algunas décadas atrás, los medios de comunicación estuvieron al servicio de los políticos y partidos, una gran parte del poder comunicacional hoy está en manos de los electores a través de las redes sociales. Frente a esta democratización de la comunicación los políticos tienen que esforzarse a colocar su mensaje. Este hecho constituye el nacimiento del marketing político, utilizado –por ejemplo- para posicionar la identidad de un candidato y ponerle de relieve. Lo decisivo en este proceso, según Irazabal, son las demandas del electorado y de la situación política. Y aun cuando el candidato este cansado o por rendirse tiene que seguir ganando simpatías apelando a una imagen fresca e impecable. Como antecedente destacable del rol de la imagen en la decisión de voto, podemos recordar el primer debate presidencial televisado, en el que John F. Kennedy venció –de acuerdo a quienes siguieron el debate por televisión- a un Richard Nixon que aparecía deslucido y cansado. “Un valor fundamental del marketing político, sin embargo, es la autenticidad personal de los políticos”, afirmo Irazabal.

“Solamente el que te conoce, te vota”. Irazabal reforzó esta afirmación con el ejemplo de un candidato colombiano quien en la foto de una lista electoral aparecía de espaldas y consecuentemente no fue electo. “A pesar de miedos justificados por demasiada presencia pública un candidato político difícilmente pueda abstraerse de la mediatización de su figura, si anhela ser electo, explico el consultor político. Y en eso hay que constatar que los partidos paulatinamente perdieron el control sobre la imagen mediática de sus candidatos a manos de los consultores profesionales. Este hecho se ve acompañado por el fenómeno de la hiperpersonalización de las campañas electorales, que desplaza a los partidos del centro de la atención a la hora de ejercer el voto. En la campaña, sin embargo, todos tendrían que trabajar juntos para informar el publico y movilizar y convencer los votantes. Mediante exitosos y menos exitosos spots de campañas Irazabal presentó diferentes modalidades de campaña. A causa de la difusión del marketing electoral norteamericano la ciencia habla hoy en día de una americanización de las campanas modernas. Mirando al Uruguay el consultor afirmó que la competencia no duerme. Sus spots electorales definen un nuevo nivel también para el Partido Nacional. Por eso cerro la presentación con herramientas concretas de comunicación política y una animada y extensa discusión sobre su aplicación.

Economía…que? Otro cursillo intensivo sobre el sistema económico fue brindado por el presidente de la Comisión Nacional de Jóvenes del Partido Nacional, el economista Gonzalo Baroni en la segunda mitad de la jornada. Baroni propuso a los participantes el desafío de ponerse en el lugar de un consultor económico de un actor político con la tarea de informarle diariamente sobre situación económica. El desafío consiste entonces en filtrar las noticias relevantes e interpretarlas de la manera correcta.

Partiendo de decisiones económicas diarias que todos deben tomar, el economista explico los mecanismos del mercado contrastando el sistema de planificación central con la economía social del mercado. “El balance justo entre mercado y estado es imprescindible” constato Baroni, para regular o apoyar el libre mercado a través de intervención o reserva. Enseguida Baroni presentó conocimiento “instantáneo” a los jóvenes políticos presentes, empezando por el PIB y como medirlo, así como también interpretar pronósticos de crecimiento. A través de una definición simple y práctica de la inflación, destacando “que el dinero vale menos”, el economista explicó el significado de otro concepto clave, como es la canasta familiar. Otro pilar del sistema económico es un claro entendimiento del sistema de cambio, especialmente para un país pequeño como Uruguay. Con un conocimiento básico ampliado, uno como consultor económico ya puede controlar de mejor manera la efectividad de las medidas del gobierno y advertir tendencias peligrosas.

El siguiente trabajo grupal enfoco justamente eso. Los jóvenes políticos tenían que comprimir noticias de economía de la ultima semana a lo esencial y presentarlos de manera instantánea, en formato de comunicado de prensa, informe técnico, etc. El intercambio de este primer día del primer taller regional 2016 concluyó con un muy alto nivel de participación de los asistentes, muchas preguntas relevantes y aportes aclaradoras.

David Brähler

Compartir