Notas de acontecimientos

Las relaciones de la Iglesia Católica de Alemania con el legislativo, parlamento y la Unión Europea

Foro Social Cristiano - Noviembre de 2012

En este foro la expositora Katrin Gerdsmeierdesplegó todo lo referido al trabajo de la Oficina Católica en Berlín y algunos rasgos básicosdel Derecho de las Iglesias estatales enla República Federal de Alemania.

El derecho alemán de las iglesias estatales se basa

en dos pilares: la Ley fundamental (la constitución alemana)

y un pilar legal-institucional. El artículo 4 de

la Ley Fundamental garantiza a cada individuo y a las

comunidades religiosas la libertad religiosa y de culto.

Asimismo, protege la libertad religiosa negativa, es decir,

la libertad de no tener o confesar ninguna fe religiosa.

La libertad religiosa tiene un rango muy alto y

solo puede ser limitada por razones importantes, como

proteger otros bienes constitucionales.

El otro pilar del derecho de las iglesias estatales en

Alemania son las normas institucionales. Según estas,

no existe una iglesia estatal: el acceso a cargos públicos

y el goce de los derechos civiles y cívicos no dependen

de la confesión religiosa. El estado es neutral en cuanto

a la religión y cosmovisión, es decir, no se identifi ca con

ninguna confesión.

La expositora enfatizó que el Estado reconoce la misión

pública de las iglesias. Siendo entidades del derecho

público, las iglesias no forman parte del Estado.

Sin embargo, en comparación con las asociaciones

privadas, cuentan con mayores posibilidades de actuar

y con competencias soberanas. Es así que pueden recaudar

impuestos, contratar a personal en calidad de

funcionarios públicos o dedicar causas públicas a un

cierto uso. Es la institución natural para la asistencia

juvenil y la beneficencia libre. En el plan general de ordenamiento

urbano se toman en cuenta de manera especial

sus necesidades en cuanto a misas y la pastoral:

las iglesias están exentas de ciertas tarifas y tributos.

Explicó también las tareas del Comisariado alemán.

Incluye la observación y el acompañamiento de la política

y el proceso normativo a nivel federal, emisión

de opiniones sobre proyectos de ley y otros proyectos

políticos; el contacto constante con los responsables

políticos de todas las bancadas y con la burocracia ministerial.

En ese contexto, la Oficina Católica actúa por

encargo de los obispos en la implementación de sus

resoluciones. Los respectivos consejeros responsables

de la Oficina Católica participan en las sesiones de las

comisiones episcopales garantizando que se les informe

continuamente a los obispos sobre los desarrollos

en las políticas sectoriales y que se conozca la voluntad

de esos mismos prelados, que forman la base de las declaraciones

de la Oficina Católica.

El Comisariado utiliza una gran variedad de instrumentos

en su trabajo de concertación intraeclesial y

de información. Uno de ellos es el llamado gremio de

política eclesial en el cual se reúnen dos veces por año

en la Oficina Católica de Berlín los vicarios generales

de todas las diócesis, los directores de las Oficinas católicas

en los Estrados Federados y el secretariado de

la Conferencia Episcopal de Alemania. Otros foros que

mencionó son círculos de trabajo, reuniones periódicas

con los juristas de la diócesis y temáticas con políticos.

Con respecto a los temas tratados por el Comisariado

explicó que básicamente se trata de seguir todo

el desarrollo político-legislativo. Además, se hace una

selección orientada hacia los contenidos claves de la

misión eclesiástica. Las áreas prioritarias las clasificó

en cinco grupos.

En primer lugar, está la participación de la Iglesia

institucional

en la organización de la comunidad. En este contexto

las cuestiones éticas juegan un papel sobresaliente.

Dentro de este punto puso como ejemplo la discusión

sobre la protección de la vida humana, la investigación

con células madre embrionarias, el aborto o la

eutanasia. El público, dijo, espera una opinión comprometida

de la Iglesia. Según expresó, es su misión

dar testimonio de la dignidad del ser humano desde

la concepción hasta la muerte y de oponerse con determinación

a cualquier intento de relativizarla. Lo

mismo sucede con la protección ambiental, que la

Iglesia abarca bajo el aspecto de la preservación de

la creación.

Otro ámbito, en el que el público exige la opinión

constructiva y crítica de las iglesias, es el aspecto de la

justicia social. En esta se incluyen las condiciones laborales

dignas, la lucha contra la pobreza y la preocupación

por los más vulnerables. Con sus instituciones

caritativas la Iglesia comprueba su interés especial

por los seres humanos. Toma posición sobre asuntos

como el cuidado de los niños, de personas de tercera

edad o de los enfermos; así como la asesoría, el acompañamiento

y la capacitación de los socialmente desfavorecidos.

El tercer campo en el que se manifi estan fi rmemente,

es el de los derechos humanos. Por ejemplo,

los derechos de minorías y refugiados. Desde los inicios

de la inmigración de los llamados “trabajadores

invitados”, los obispos prestaban mucha atención a

cómo se trataba a estos migrantes y a sus familias.

En cuarto lugar, para la Iglesia Católica, como iglesia

mundial, la responsabilidad por el mundo es un

hecho natural. Desde hace décadas el Comisariado ha

tenido una relevancia especial en la cooperación que

siempre ha demostrado. No es casualidad, según comentó,

que de acuerdo con los estatutos, el director

del Comisariado de los Obispos Alemanes sea al mismo

tiempo el director de la Ofi cina Central Católica

de Ayuda para el Desarrollo, que actúa como enlace

entre el Estado y las obras eclesiásticas en el área de

la promoción estatal de la cooperación de las Iglesias

para el desarrollo.

El quinto ámbito, en el que la aprobación de la posición

de la Iglesia es menos unánime, es donde la

Iglesia aparentemente representa sus propios intereses.

Mencionó que es la tarea de la ofi cina defender la

conservación del bien balanceado derecho alemán de

las Iglesias Estatales, el cual les garantiza a las iglesias

una gran libertad y un notable margen de acción.

Las Iglesias, aclaró, necesitan de seguridad jurídica,

libertad y recursos materiales para su extenso servicio

pastoral y social.

Para finalizar indicó que las condiciones generales

de la sociedad para el actuar público de las iglesias han

cambiado en las últimas décadas. El fuerte incremento

del número de personas sin confesión, luego de la reunifi

cación de Alemania; al igual que la pluralización

religiosa debida a la inmigración, son los principales

factores que han modifi cado el paisaje religioso en Alemania.

Debido a ello, la Iglesia no sabe si la gente escuchará

automáticamente solo por el hecho de ser Iglesia.

Manifestó que la Iglesia deberá de ser capaz de dar

información detallada en cuestiones técnicas y legales,

además de cuidar de representar intereses particulares.

Tiene que ser evidente que el compromiso es sincero

y a toda fuerza con el bienestar común. Si se toma

eso en consideración, aseguró, la comunidad pedirá su

opinión, escucharán y reconocerán los esfuerzos.

(Jeraldine Guevara).

Compartir