Notas de acontecimientos

“Es y permanece una elección racional, no ideológica”

de Marten Neelsen

Última encuesta sobre la situación política argentina.

El analista político Carlos Fara se dedica a analizar la opinión pública argentina. En su investigación da respuestas claras a las preguntas sobre los objetivos de la política y la voluntad del pueblo. Proporciona una visión general y transparente. Invitado por la Fundación Konrad Adenauer en Argentina, Carlos Fara presenta las cifras más recientes.

Carlos Fara supervisa constantemente el desarrollo de la opinión pública argentina y la acción de sus representantes políticos. Es un especialista en campañas políticas y estrategias de comunicación. En 2010 ganó el Aristoteles Annual Award y fue nombrado uno de los diez mejores consultores políticos del mundo. Fara ha acumulado experiencia en más de 90 campañas y 400 consultorías y proyectos de investigación sobre opinión pública. Así se puede decir que Carlos Fara sabe lo que los argentinos quieren o, más bien, desean.

Las repuestas a las preguntas “¿qué quiere la gente?” y “¿qué quiere el gobierno?” no son iguales. En diciembre 2012 Carlos Fara fue invitado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) a presentar las cifras actuales de sus encuestas. Las estadísticas mostraron que un 54% de los argentinos no podía identificarse con la agenda de la Presidente y que un 37% teme el desarrollo de un sistema comunista.

Desde entonces, la confianza en el gobierno kirchnerista se ha reducido aun más. “Dentro de los 15 meses siguientes, la aprobación de los encuestados cayó del 65 al 47% y el rechazo aumentó del 31 al 55%”. Para el analista, la nacionalización de las empresas privadas es una razón para este desarrollo.

Regreso al estilo autoritario

Un vistazo a las cifras muestra que la desconfianza es interminable. Muchos críticos del gobierno se preocupan de que la Presidente Cristina Kirchner esté buscando una manera de avanzar con la re-reelección. Para eso tendría que cambiar la Constitución, que la prohíbe. El 70% de los encuestados está en contra de una enmienda constitucional. Ya en la manifestación de noviembre 2012 fue ésta una de las razones por las que la gente salió a las calles. Aunque existe una amplia resistencia, la mitad de los encuestados cree que la Presidente va a intentar el cambio de la Constitución. “El gobierno vuelve cada vez a un estilo autoritario”, explica Fara. “La inflación alta con bajo desarrollo , las intervenciones económicas por parte del Estado y el gran descontento popular con los programas sociales ilustran el curso de la confrontación política”. Cristina Kirchner persigue sus objetivos propios. Además de la nacionalización de la empresa de energía YPF, que generó un deterioro significativo de las relaciones argentino-españolas, también Fara llamó la atención sobre el proyecto de reforma de la Justicia. Clarín ha sido durante mucho tiempo una espina para el gobierno, que buscó enfrentarlo con la Ley de Medios. Esto fue impedido por la intervención de la Justicia. Ahora el sistema judicial debe ser “democratizado”. Los críticos del gobierno temen el control estatal de la Justicia.

¿El gobierno mantendrá este curso? “Tengo dos hipótesis”, continuó Carlos Fara, y dejó algunos puntos abiertos en su presentación. La primera es que el gobierno opte por bajar el nivel de confrontación, reconozca y resuelva los problemas. Podría reestructurar el equilibro de poder dentro del Peronismo y modificar la práctica legislativa. “Esta hipótesis puede olvidarse fácilmente”, dice el analista. “También podemos suponer que el gobierno no cambia sus curso. Eso deja solo la segunda hipótesis”. El gobierno interviene más en la economía, sigue generando polémica y posiblemente tratando de cambiar la constitución.

Previsión para 2013

La previsión de Fara no es optimista. En los últimos meses el gobierno no ha cambiado su curso. “Solo hay tres alternativas”, aclara Fara. La primera es Mauricio Macri. El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires es considerado en muchos círculos como un digno candidato para las próximas elecciones. La segunda posibilidad es la formación de una coalición de partidos de centro izquierda y la Unión Cívica Radical (UCR). La tercera opción es un nuevo candidato peronista que no pertenezca al kirchnerista. Pero “un candidato tal no existe todavía”, explica Fara. “Y si existiera sus posibilidades no serían muy altas”. De acuerdo a los últimos acontecimientos, el 40% de los encuestados quiere un candidato que no sea peronista o kirchnerista y sólo el 26 por ciento quiere un candidato kirchnerista. “Una cosa es cierta”, dice el analista, “la del 2013 es una elección fundamental”.

Compartir