Notas de acontecimientos

La participación juvenil en la administración pública

Diagnóstico, retos y oportunidades

El sábado, 1 de octubre de 2011, la Fundación Konrad Adenauer celebró en conjunto con la Red de Servidores Públicos Jóvenes y la Fundación Rafael Preciado Hernández el foro "La participación juvenil en la administración pública - Diagnóstico, retos y oportunidades".

El objetivo de la reunión era el intercambio de los jóvenes servidores públicos tanto con destacados panelistas del poder legislativo, ejecutivo y judicial como con representantes de organismos internacionales, políticos y representantes de fundaciones políticas de México. Todo eso con la finalidad de forzar la conciencia humanista acerca del ejercicio de cargos públicos y de poner énfasis en su responsabilidad en la toma de decisiones.

En el marco de la inauguración del evento Ricardo Lavín Salazar, Presidente de la Red de Servidores Públicos Jóvenes, dio las gracias a la Fundaciones Rafael Preciado Hernández y la Fundación Konrad Adenauer por el apoyo, así como a la Diputada Mariana Gómez del Campo y al Director General del Instituto Mexicano de la Juventud, Miguel Ángel Carreón, por su participación en la inauguración. Hizo énfasis en la necesidad de que los jóvenes en la administración pública se profesionalicen aún más. Desde su punto de vista los 36 millones de jóvenes en el país representan un bono demográfico importante. Dijo que hay que seguir formándolos para que puedan desempeñar sus talentos, asumiendo en cierta medida una parte de las responsabilidades en los procesos democráticos y en la administración pública.

Martin Friedek, Coordinador de proyectos de la Fundación Konrad Adenauer, agradeció a los participantes por su presencia, a los panelistas por sus atribuciones así como a la Red de Servidores Públicos y a la Fundación Rafael Preciado Hernández por la cooperación en la realización del foro. Hizo hincapié en que la administración pública en general enfrenta desfíos grandes, entre otros debido al dinamismo de la globalización. Por eso subrayó la importancia del encuentro para poder intercambiar conocimientos y experiencias.

Miguel Ángel Carreón Sánchez, Director General del Instituto Mexicano de la Juventud, hizo énfasis en el objetivo y la finalidad de la administración pública que es el crecimiento del bienestar y de la calidad de vida.

Comparó las cifras del desempleo juvenil en México, donde se consta una tasa de 9%, con América Latina en general con un 26% así como con España donde se cuenta con un 25% de desempleo juvenil.

Concluyó que en el mundo de hoy se enfrenta con muchos desafíos por ejemplo a causa de la crisis financiera mundial. Pero, sin embargo los jóvenes mexicanos simbolizan una “generación privilegiada” comparado con generaciones anteriores en México porque obtienen más información, más conocimiento y más oportunidades. Aún así, mencionó que queda mucho trabajo. La labor fundamental es la implementación del humanismo político en la política y la administración pública para lograr más justicia y seriedad, preparándolos de esa manera como futuros responsables para liderar.

Mariana Gómez del Campo Gurza, Coordinadora de la bancada panista de la Asamblea Legislativa del DF, se dirigió directamente a los jóvenes servidores públicos, recordándolos de sus responsabilidades para el bien común. Casi una tercera parte de la población del Distrito Federal es joven, entre 15 y 29 años, pero entre ellos viven 893 mil personas en condiciones de pobreza. Además, dos terceras partes no cumplen con los requisitos para una formación superior y se encuentran en una situación económica de abandono. Era por eso que apeló a los participantes a fomentar la capacitación y profesionalización de otros jóvenes y coetáneos.

Añadió que ellos tienen que comprometerse para mejorar la imagen y la reputación de la administración pública. Especialmente panistas en funciones públicas obtienen la gran tarea y responsabilidad de generar la conciencia humanista y vivir el buen ejemplo en base a la creencia en el humanismo político.

Durante el primer panel el moderador Miguel Ángel Errasti Arango preguntó a los panelistas acerca de posibles desempeños de jóvenes en el sector legislativo, ejecutivo y judicial así como de los objetivos y las perspectivas profesionales que les esperan.

José Francisco Javier Landero Gutiérrez, Presidente de la Comisión de Juventud y Deporte de la Cámara de Diputados, respondió a la pregunta señalando que hay pocos legisladores juveniles. Jóvenes con una edad máxima de 29 años forman un grupo muy escaso en el sector legislativo representando solamente un 2,6% en el Congreso. Pero destacó que muchos de ellos desempeñan un papel importante en forma de asistentes, que son puestos con mucha responsabilidad y con posibilidades de influir la toma de decisiones.

Especificó cuatro temas fundamentales para garantizar una carrera legislativa exitosa: En primer lugar un diputado joven debe buscar activamente soluciones legales que sirven a la prevención y solución constructiva de problemas. No deben demandar solamente medidas restrictivas como el aumento de prohibiciones y castigos por falta de concepciones constructivas. En segundo lugar un diputado requiere una formación profunda. Tiene que servir de buen modelo y demostrar una congruencia práctica ética para influir a los demás de una manera positiva. Además tiene que estar dispuesto a evaluar sus propios resultados. Debe aspirar a una revisión transparente de programas y resultados a través de un intercambio serio para lograr mejoras. Destacó la disponibilidad necesaria para buscar el consenso político a través de compromisos. Finalizó que "el legislador necesita un proyecto", en forma del deseo de lograr objetivos y metas legislativos.

Rafael Coello Cetina, Secretario General de Acuerdos de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación, explicó las diferencias entre las instituciones judiciales federales y estatales. En su opinión existe una disparidad significativa en cuanto al nivel salarial y a la calidad profesional entre el ámbito federal y estatal. Los servidores en nivel federal reciben mayores ingresos y una mejor formación en comparación al nivel estatal. Mas adelante dijo que la participación juvenil está muy limitada en puestos de decisión, ya que la ley impone límites de edad por jueces de distritos, magistrados y ministros. Pero a la vez dio alta importancia al personal administrativo juvenil. Precisamente los "secretarios de estudios y cuenta", que tienen menos de 30 años de edad, obtienen en general cargos con grandes responsabilidades.

Salvador Vega Casillas, Secretario de la Función Pública, expuso que la proporción de los grupos de edad en la administración pública federal en México se presenta muy equilibrada. Se mostró convencido de que la mezcla del "dinamismo juvenil y servidores de larga trayectoria al servicio" garantiza una combinación exitosa entre innovación y pericia en el Gobierno Federal. En general calificó el sector público como muy atractivo en cuanto al ámbito laboral. Esto por el alto nivel muy competitivo comparado en términos de sueldos con el sector privado, por las grandes responsabilidades y el buen desarrollo profesional que brinda la administración pública federal. Lamentó que a pesar de todos esos factores muy positivos, aún el servicio público sigue teniendo escaso atractivo en la percepción de los estudiantes y jóvenes licenciados. Explicó que muchos de ellos no distinguen adecuadamente entre la política diaria y la administración pública.

Comentó que por eso se necesita mejorar y fortalecer la imagen del servicio público a través de una mayor información, transparencia, igualdad de oportunidades y el combate de la corrupción en la administración pública. Demostró los grandes avances que ya se han conseguido con la nueva estrategia de la lucha contra la corrupción, por lo tanto se condenaron sólo durante el año pasado 1350 personas, que representa una tasa más alta que en los últimos siete años juntos.

El moderador del segundo panel fue Fernando Rodríguez Doval, Diputado de la Asamblea Legislativa del DF: El preguntó a los panelistas qué retos México está enfrentando en la agenda de políticas públicas y qué posibles propuestas, soluciones y reformas habría.

José Antonio Ardavín Ituarte, Director del Centro de la OCDE en México para Latinoamérica, dio énfasis en la necesidad de crear una reforma laboral en México que lograra aumentar las cifras de empleo, especialmente en el ámbito juvenil. Opinó que los contratos laborales en México desfavorecen a los entrantes en el mercado de trabajo mientras que protegen de forma significativa al personal regular. Empleados con contratos fijos son muy difíciles de rescindir. Eso tiene como consecuencia la disminución de la competitividad y el fomento de la impunidad en casos de mala conducta y falta de motivación y atención. Se arredran especialmente pequeñas y medianas empresas (PyMEs) de una demanda o rescisión de contratos aún en casos muy justificados debido a la incertidumbre sobre el resultado del proceso. Notó también que no basta reformar las condiciones laborales. Más bien es de gran importancia mejorar el sistema de educación con respecto a la asistencia escolar obligatoria y el crecimiento de la calidad de enseñanza. Señaló que todos los estudios de la OCDE demuestran que existe una correlación sin lugar a dudas entre la tasa de adolescentes que reciben una educación superior y el crecimiento económico.

Alfredo Botello Montes, Abogado y Político mexicano, recordó a la audiencia de las raíces del sistema político y de la administración pública en México. Revelando el contexto histórico, describió la inestabilidad económica y social de la que resultó la Revolución mexicana. Igualmente rememoró la "institucionalización de la corrupción" que en su opinión surgió del Porfiriato igual que del control centralizado sobre las entidades durante el gobierno PRI.

Destacó el primer éxito de la oposición en 1988 en Baja California con la que comenzó la transformación. Además notó que el avance sustancial económico, social y político que tuvo su inicio en México con la presidencia de Vicente Fox, ocurrió gracias a la fundación de tan importantes instituciones como el IFE, la CNDH y el INM. Exhortó a los jóvenes servidores públicos a comprometerse al combate contra la corrupción siendo un buen ejemplo y honestos funcionarios públicos.

Gerardo Aranda Orozco, Director General de la Fundación Rafael Preciado Hernández, discutió la pregunta "¿Qué es democracia y qué significa gobernabilidad?". En referencia a Noberto Bobbio, Adolfo Christlieb y Carlos Castillo presentó su opinión que una democracia no puede funcionar sin demócratas. Citó un estudio según el cual un 39% de la población mexicana consideró en 2009 que los problemas se cambiarían de una manera más efectiva por rebelión, violencia o apatía que por los comicios. Explicó que esas cifras son preocupantes, ya como van acompañados por la convicción de un 79% de la población que "hay que reducir la cantidad de los diputados electos". Aunque un 69% de los interrogados no sabían la cantidad total de diputados en el Congreso. Desde su punto de vista, esas cifras explican el bajo grado de participación y de interés político de la población. Para elevar el grado de participación democrática hizo hincapié en el fortalecimiento de los instrumentos para una gobernabilidad más eficaz.

Explicó que México necesita en primer lugar una reforma política que aumentará la responsabilidad de las bancadas y del sistema político y que facilitará las subsecuentes reformas de las políticas públicas. Apeló a la necesidad de crear continuidad por medios de reelecciones legislativas inmediatas, en nivel estatal como municipal. Añadió que sería favorable a tener más candidaturas independientes para que se aumente la competición entre los partidos y candidatos.

Después de tal reforma, propuso que la política se debe dedicar a resolver los grandes retos económicos y sociales como de la dependencia al petróleo, el suministro sustentable con alimentos y la lucha contra la pobreza. En términos de seguridad está de acuerdo con estudios de la ODCA que reconocen el crimen organizado, el terrorismo, asuntos fronterizos y la migración como desafíos más grandes para Latinoamérica.

Texto: Janina Grimm-Huber

Compartir