Notas de acontecimientos

Políticas públicas para el desarrollo armónico en democracia

La segunda jornada académica del Diplomado se enmarcó en el contexto de las políticas públicas para el desarrollo democrático en armonía. Andrés Rendón Cardona, alcalde de Río Negro Antioquía, se encargó de contextualizar el enfoque teórico de las políticas públicas, desde su definición y principios, puntualizando la definición en una frase clara “una política pública es el Estado en permanente acción para resolver problemas puntuales expuestos por ciudadanos”.

A partir de esa noción, se desarrollaron las cuestiones metodológicas: cómo analizar, diseñar, gestionar y evaluar políticas públicas, sintetizándolo en tres elementos fundamentales: formulación en la cual reviste importancia la consulta a los ciudadanos, como principal destinataria y partícipe necesaria. Esta etapa debe ser abierta, flexible y con un alcance lo suficientemente amplio para robustecer desde el inicio a la política en sí; acto seguido la implementación, la cual requiere esfuerzos mancomunados para lograr efectivamente la coordinación entre los diversos actores intervinientes. La propia política pública debe contemplar en sí misma la evaluación para poder medir el impacto que genera en los ciudadanos, que elementos se deben corregir y cuales potenciar.

Es así como toda política pública debe mantener una vigilancia de igualdad ante la ley, con el marco jurídico que respete los derechos de propiedad y finalmente garantizar el financiamiento en fuentes de ingreso transparentes, sino se vuelve utópico.

La nota práctica de la jornada, la determinó Ignacio Zuasnabar a través de un taller aplicativo de conocimientos referentes a las políticas públicas juveniles; en este sentido los 4 grupos de participantes debatieron a lo interno una experiencia exitosa de la participación política juvenil, en diversos ámbitos: partidario, movimientos sociales y redes, identificando los factores que explican el éxito de las mismas.

La presentación de experiencias fue variopinta, pasando por experiencias exitosas de participación juvenil con alto impacto en movimientos sociales, políticas públicas, renovación de estructuras partidarias y campañas estratégicas ante procesos electorales. Zuasnabar concluyó la dinámica destacando el valor que tienen las estructuras juveniles en diversos ámbitos, por lo que debemos seguir generando escenarios que propicien un mayor involucramiento de jóvenes en la política de nuestros países latinoamericanos.

Antes de finalizar el mediodía, y en medio de una avidez de más conocimientos el grupo de jóvenes políticos latinoamericanos compartimos la experiencia del Plan de Desarrollo “Antioquia Piensa en Grande”, gracias a Carlos Mario Montoya Serna.

Esta conferencia dejó claramente establecido como el marco legal en torno al ejercicio de la planificación, respaldado en la constitución política; es determinante para alcanzar un buen nivel desarrollo en un territorio. En este contexto, se logra una cultura ciudadana que vota por la propuesta más no por la persona, y en base a esa propuesta de gobierno se construye el plan de desarrollo territorial.

La Planificación en Colombia, especialmente en Antioquia, se caracteriza por tener herramientas o instrumentos eficazmente coordinados para alcanzar una gestión territorial efectiva. El actual gobierno antioqueño rompió el paradigma con respecto a los gobiernos anteriores, construyó su plan de desarrollo en función a los elementos diferenciadoras, por lo que Montoya Serna nos invitó a hacer disrupción, a atrevernos con propuestas innovadoras, eso es lo que realmente genera esperanza en los ciudadanos.

Una conferencia inspiradora en el marco de la gestión política y pública, que valora la persona humana con el bien común como norte, elementos necesarios para el cambio progresivo de las condiciones y situación presente de un territorio hacia una situación de desarrollo armónico.

Montoya culminó su intervención siendo claro “Nosotros queríamos un plan de desarrollo evaluable, por lo que fue muy importante lograr una articulación coherente entre todos los sectores ciudadanos, empresariales y políticos, porque trabajamos en función a la equidad y el bien común”.

La jornada vespertina inició con una videoconferencia con el actual presidente de la JODCA, Henry Salazar, quien centró su mensaje sobre los desafíos que tenemos los jóvenes humanistas cristianos; a nosotros nos toca ser valientes, proponer una nueva agenda, con nuevos temas que debemos promover en nuestros países, porque nuestra agenda es la agenda del futuro.

Finalizado este espacio reflexivo, experimentamos la presentación de Dialogo Político, una plataforma tecnológica que nos facilita como jóvenes políticos la posibilidad de difundir nuestras experiencias, ideas y actividades; esto con la finalidad de ser los promotores de la nueva agenda humanista cristiana, que involucre a la mayor cantidad de jóvenes.

Es una ventana latinoamericana para fortalecer a la democracia, y estamos invitados a ejercer un rol determinante para lograr una mayor incorporación de jóvenes en nuestros partidos porque hay miles de jóvenes que están haciendo política, pero no están incorporados en partidos políticos.

La segunda jornada académica finalizó con una conferencia magistral referida a la calidad de la democracia en América Latina, dictada por José Cepeda. Esto es fundamental porque de nada sirve tener democracia, cuando la calidad de la misma está muy deteriorada y no garantiza el bien común.

Cepeda explicó detalladamente como fue el proceso de manejo de indicadores para evaluar la calidad de la democracia centrado en 5 dimensiones: Decisión electoral, participación, respuesta a la voluntad popular, responsabilidad (Horizontal, vertical y social) y soberanía.

En este sentido el Índice de Desarrollo Democrático – Latinoamericano (IDD-Lat) se convierte en un indicador significativo para medir la calidad de la democracia en nuestros países, se realiza de manera anual y enfatiza elementos vitales de orden político, económico y social.

Reflexión de Juan Galíndez, Venezuela

Compartir