Notas de acontecimientos

México y su nuevo Sistema Nacional Anticorrupción

Café y Debate

El debate estuvo liderado por José Luis Caballero, Licenciado en Derecho por el Tecnológico de Monterrey; Issa Luna Pla, coordinadora del área de Derecho de la información del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), Eduardo Ferrer, presidente del Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional y nuestra directora Marie-Christine Fuchs.

El pasado 6 de marzo se adelantó el segundo Desayuno-Debate realizado conjuntamente por el Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la KAS y el Instituto Mexicano de Derecho Procesal Constitucional, IMDPC. En el debate participaron miembros de las tres ramas del Poder Público, representantes de ONG, miembros de la sociedad civil y de agencias internacionales, académicos y estudiantes; se discutió acerca del Nuevo Sistema Nacional Anticorrupción.

Los primeros temas abordados fueron la ciudadanización de los órganos de coordinación y las figuras integradas en los Sistemas Locales Anticorrupción (SLA), lo que abrió la primera pregunta del debate ¿Qué medios de control deberían utilizarse si los SLA no corresponden a íntegros modelos?

En el diálogo con expertos de diferentes sectores se exploró la idea de vincular el combate a la corrupción desde una perspectiva de justicia social y de derechos humanos. De igual forma, se generaron posiciones encontradas frente a la necesidad de pensar dónde debe iniciar la locomotora anticorrupción en un sistema nacional, si desde un enfoque con visión institucionalista o uno orientado a resultados vs. conocimiento local en los Estados.

El debate también abordó el tema de confianza pública en las instituciones, ¿cómo disociar el control del poder político de la creación y operación de instituciones?, y saber si la experiencia de otros países puede contribuir a la consolidación del sistema anticorrupción, no solo en la teoría sino también en su implementación para México, como el caso de Colombia y Brasil.

Al finalizar el espacio se sugirió la fundación de un observatorio en corrupción, y fijar un modelo más amplio de lucha contra la corrupción, pero ¿cómo va a interactuar el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) con el Sistema Nacional de Transparencia (SNT)? ¿debe México seguir en esta vorágine de reformas constitucionales y estos diseños institucionales? ¿para combatir la corrupción se necesita un cambio desde la educación en los niños por una cultura de la legalidad? ¿cómo lograr un cambio institucional en el poder público y que las designaciones sean por mérito?, estas fueron algunas de las reflexiones que quedaron abiertas.

Compartir