Veranstaltungsberichte

El SIDH y su interacción con la realidad jurídica de Brasil

El Programa Estado de Derecho para Latinoamérica de la Fundación Konrad Adenauer realizó del 4 al 6 de febrero 2013 en Costa Rica un seminario con altos miembros de la justicia brasileña, con ocasión del juramento de los tres nuevos jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El 4 de febrero 2013 los tres nuevos jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos: Roberto de Figueiredo Caldas (Brasil), Humberto Antonio Sierra Porto (Colombia) y Eduardo Ferrer Mac-Gregor (México), juramentaron al comienzo de la sesión ordinaria número 98 en San José, Costa Rica.

Tanto Ferrer Mac-Gregor como Sierra Porto son integrantes del Grupo de Estudios sobre Justicia Constitucional y Derechos Fundamentales del Programa de Estado Derecho para Latinoamérica desde hace algunos años.

Con ocasión de la toma de posesión de los jueces y también de las primeras audiencias de la Corte en su nueva composición, la KAS organizó un seminario junto con el Instituto Interamericano de Derechos Humanos para orientar a los altos miembros de la justicia y el gobierno de Brasil en lo respectivo al Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

En la actividad participaron miembros del derecho y la política de Brasil, entre ellos el anterior presidente de la Corte Suprema Carlo Ayres Brito, magistrados del Tribunal Militar, la fiscal general adjunta Deborah Dupret, el secretario Nacional de Justicia y presidente de la Comisión de Amnistía Dr. Paolo Abrao, así como representantes de la Asociación Latinoamérica de Jueces del Trabajo.

Durante los tres días del seminario, los concurrentes tuvieron oportunidad de conocer las funciones y los actores de la CorteIDH. En ponencias y mesas de discusión se explicaron fundamentos jurídicos y sentencias. También se dieron varios debates sobre el desafío político actual del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Adicionalmente los participantes pudieron asistir a una audiencia de la Corte en un caso contra Ecuador (Qunintana Coello).

En estos espacios estuvieron los invitados, expertos internacionales, el Presidente y los magistrados de la Corte, así como el Presidente y otros miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Un tema importante del Seminario fue el futuro del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, y especialmente la orientación jurídico-política de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuyo presidente José de Jesús Orozco estaba participando en el Seminario. Hay que considerar que la CIDH está en medio de un proceso de reforma; y los resultados serán publicados a finales de marzo de 2013.

En este mismo sentido, se ha enfatizado sobre la necesidad de que todos los estados ratifiquen la Convención Americana de Derechos Humanos, sean miembros de la Corte y reconozcan sus sentencias a largo plazo. Esto en particular respecta a los Estado Unidos y Canadá quienes todavía no han ratificado la Convención, y dado que hay una perspectiva muy pequeña de que lo hagan, algunas personas sugieren que la sede de la Comisión sea trasladada de Washington D.C. a un Estado miembro de la Convención.

En otro aspecto, el vice-presidente de la Corte, enfatizó que se requiere más apoyo de los países americanos, particularmente apoyo financiero. Hasta ahora los estados miembros de la OAS pagan solamente la mitad de los gastos de la Corte (aproximadamente 1,5 Millones de dólares), Noruega, Dinamarca y España aportan la otra mitad de los gastos. Una mejor financiación permitiría a la Corte celebrar audiencias más frecuente y con mayor duración. Esto será indispensable ante el aumento continuo de casos.

Sin embargo, se ha elogiado la retroalimentación mutua entre la jurisprudencia de la CorteIDH y la de los tribunales nacionales.

El diálogo entre ambas jurisdicciones no consiste solamente en la influencia que las sentencias de los tribunales internacionales tienen sobre la jurisdicción nacional; también hay que considerar que la CorteIDH toma en cuenta el pensamiento de los tribunales nacionales, en particular de los tribunales constitucionales.

Durante el Seminario, se resaltó el acercamiento de Brasil al Sistema Interamericano de Derechos Humanos y sus valores, nominando con éxito un juez brasileño como juez de la Corte, después de muchos años de distanciamiento. Se considera esta como una gran oportunidad de intensificar la cooperación de dicho país como colaborador indispensable para el desarrollo democrático y jurídico de Latinoamérica.