Veranstaltungsberichte

La importancia de la formación

IV Taller de reflexión

En esta oportunidad la reflexión, acompañada por la Comisión Nacional de la Juventud del Partido Nacional, está centrada en la importancia de la formación. Para ello Cecilia Morales y Agustín Iturralde contarán su experiencia del #DiploMexico.

En el cuarto taller realizado por el Programa Uruguay de la KAS junto con la Comisión Nacional de la Juventud del Partido Nacional, se reflexionó sobre la formación, temática pertinente que atañe a los jóvenes cuadros políticos del Partido Nacional.

Para ello, Cecilia Morales y Agustín Iturralde, participantes del Diplomado Competencia Política y Humanismo en el siglo XXI, brindaron sus testimonios sobre dicha actividad a los asistentes de la juventud del Partido Nacional.

“Creemos que un instrumento para una mejor democracia, de calidad, es la formación. La KAS Montevideo maneja un programa regional para todo el continente, específico sobre partidos políticos. (…) Es decir que tienen la oportunidad y la libertad de formarse”, afirmó Agustina Carriquiry, asistente de proyecto de la Fundación Konrad Adenauer oficina Montevideo, quien dio la bienvenida a los participantes. Carriquiry finalizó sus palabras de apertura con dicho: “hay tres cosas que una vez que pasan es muy difícil que regresen: el tiempo, las palabras y las oportunidades. No pierdan están oportunidad de capacitación que la KAS ofrece.”

Gonzalo Baroni, presidente de la Juventud del Partido Nacional, incitó a los participantes a aprovechar las instancias de formación que brinda la KAS. "Agustina mencionó que tenemos la oportunidad y la libertad de participar en estas instancias de formación, yo sumo que estamos obligados a hacerlo como partido", afirmó. Además, Baroni ahondó en lo vital que es la formación para el Partido.

De los tres participantes que representaron a Uruguay en el Diplomado Competencia Política y Humanismo en el siglo XXI, Sebastián Iramendi no pudo asistir al taller pero se hizo presente a través de una carta que leyó su colega, Cecilia Morales. En esta, Iramendi destaca: “El cambio puede venir y estar en cada uno de nosotros, siempre y cuando pongamos arriba de la mesa y reflexionemos para qué estamos en política, cuál es nuestro reto en esta actividad y si realmente nos comprometemos a luchar por esta causa colocando a las personas como centro. Así que los invito a participar, a estar y tratar de que del dicho al hecho haya un corto trecho.”

Seguidamente, Cecilia Morales compartió con los asistentes el contenido de las jornadas académicas del diplomado. “Fue experiencia única, inolvidable, con una riqueza académica y humana enorme, conocer otras realidades, el nivel académico y de los docentes ha sido excelente, tuvimos la oportunidad de que nos contaran su experiencia dos diputados alemanes de la CDU que viajaron especialmente para el diplomado. La temática abordada se nota que fue cuidadosamente seleccionada, se abordaron temas teóricos y temas de actualidad, temas prácticos como discurso políticos, campañas electorales efectivas, participación juvenil en la política, la experiencia del PAN, experiencias de la CDU alemana”, afirmó Morales. “Se planteó también a la profesionalización de la política, de la cual hablamos recién, como un antídoto efectivo contra la apolítica. ¿Qué es la apolítica? Es una práctica realizada por agentes ajenos al sistema de partidos, que despreciando al sistema político, compiten en este. Ejemplos en Uruguay creo que hemos tenido en estos últimos tiempos. En esas prácticas apolíticas donde realizan una fuerte crítica al sistema de partidos y las elites que se pretenden reemplazar. Otras manifestaciones de este descreimiento en la clase política es la baja participación ciudadana en temas políticos, lamentablemente se ha desvirtuado haciendo de la política un espacio exclusivo y reducido a las minorías y la proliferación de la corrupción. Creo que el desafío está planteado, está en nosotros asumir esa responsabilidad”, concluyó Morales.

Agustín Iturralde se refirió al grupo humano que protagonizó al diplomado. Es decir, a los 29 jóvenes políticos de 16 países de América Latina. “Si tengo que llevarme una sola cosa, es la confirmación de cuán poco miramos al resto de América Latina, de cuánto subestimamos la riqueza cultural, económica y social en nuestros países hermanos, pero sobre todo cuanto ignoramos todo lo que tenemos en común”, destacó Iturralde. “No se trata de afiliarnos a una retórica vacía que viene bastardeando la unidad continental en base a un latinoamericanismo ideológico y excluyente, tampoco se trata de copiar un proyecto europeo que parte de otras realidades y raíces históricas. Se trata de entender que nuestros intereses no son contradictorios y que hay mucho para ganar en calidad democrática y en dignidad humana si nos decidimos a cooperar desde lo más concreto, desde lo que está a nuestro alcance. (…) También me llevo muchísimo material, apuntes y aprendizaje de las muy buenas conferencias recibidas. En este sentido quizás enfatizar la importancia de profesionalizar nuestros partidos y la amenaza vigente de la anti política en todo el mundo como puntos reiterados entre los distintos expositores. Sin embargo preferí aprovechar estas líneas para destacar el enorme valor intangible que tiene salir de nuestra aldea para intercambiar con los vecinos. Vuelvo a Uruguay con la certeza de que quien no conoce otras realidades, no entiende ni siquiera la propia.”