EFE

Título individual

La apuesta política de AMLO detrás de la Reforma electoral en México

de Natalia Arriaga

KASBlog: análisis y opinión

La marcha del pasado 13 de noviembre en México contra la reforma electoral impulsada por el presidente y que propone derogaciones importantes al INE (Instituto Nacional Electoral) y a otros órganos de representación en México evidenció una vez más la clara polarización en el país. Mientras la oposición y el régimen continúan una disputa por legitimar la cantidad y calidad de las y los ciudadanos que son capaces de convocar, el reloj político sigue su curso y todo marca que la verdadera batalla no estará ahí, sino en la apuesta política del ejecutivo: la renovación de las y los Consejeros Electorales del INE en 2023 y en la discusión de los puntos menos costosos de la reforma que podrían aprobarse desde el legislativo.

La marcha #ElINEnosetoca

El pasado 13 de noviembre más de 50 organizaciones (Frente Cívico Nacional, Sí por México, Resistencia por México, UNE, Renacimiento México, 50 + 1, Misión Rescate México, Poder Ciudadano y Unid@s, entre ellas) convocaron en 26 distintas ciudades a nivel nacional (como Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tijuana, Cancún, Ciudad Juárez, Morelia, Querétaro, León, San Luis Potosí, Xalapa y León) a la marcha en contra de la reforma electoral propuesta por el Presidente. La realidad de aquella marcha viró en dos sentidos: el primero, el expreso, manifestar descontento contra la reforma y el segundo, implícito en algunos casos, la asistencia y convocatoria que realizaron distintos personajes de oposición a la marcha para mostrar su descontento generalizado por la figura presidencial y las acciones que su gobierno ha llevado a cabo durante los últimos 4 años.

Cabe destacar que existió una parte de la ciudadanía que no estando de acuerdo con la reforma electoral contra el INE e incluso con el gobierno del presidente, decidió no asistir a la marcha al no sentirse simpatizante de las organizaciones de oposición convocantes. Por su parte, quienes asistieron y no simpatizaban con los convocantes, se dieron cita por priorizar el mantenimiento de un mecanismo de libre votación. Por lo que una vez más, un ambiente polarizador dejó entrever que al radicalizar las conductas, los centros políticos tienden a desvanecerse.

No obstante, es preciso mencionar que aún cuando la plaza del monumento a la Revolución estuvo llena para escuchar el mensaje del Exconsejero presidente del IFE, ahora INE, la asistencia seguía alcanzando el punto de partida en la glorieta del Ángel de la Independencia. Las versiones que simpatizan con el presidente no calcularon más de 12 mil asistentes, mientras los convocantes calcularon más de 200 mil y hasta 650 mil. A la marcha también se dieron cita los principales partidos políticos a nivel nacional (PAN, PRI, MC y PRD) cada uno con sus respectivas comitivas. Es decir, no sólo asistió ciudadanía activa, sino también los principales actores políticos del sistema electoral en México, lo cual, debería en estricto sentido legitimar aún más la defensa del árbitro.

Frente a ello, el presidente López Obrador, su partido (MORENA) y sus seguidores no desaprovecharon la oportunidad de deslegitimar la marcha en detrimento de la ciudadanía que asistió guiada también por su desaprobación al gobierno federal. Con lo cual, el descrédito vino en forma y fondo; es decir, desde cuestionar la cantidad de personas asistentes a la marcha, hasta señalar el poco atrevimiento de “llegar” o “llenar” el zócalo capitalino (espacio preferido del presidente para visibilizar el apoyo político que mantiene de diversos grupos sociales). En cuanto al fondo, el presidente se refirió en general a los asistentes como “conservadores, clasistas y racistas”. Ello ocasionó que una vez más, el foco mediático se centrara en verificar quienes y con qué tipo de “intereses” asistían al mitin.

Es debido resaltar el componente de “intereses” toda vez que entender que cualquier móvil de grupo no deja de ser un interés por muy loable o poco lucrativo que pueda ser el mismo como señalara el politólogo alemán, Klaus von Beyme[1]. Resulta maniqueo desacreditar en estricto sentido político los intereses colectivos. Menos aún desacreditar los intereses de una fracción ciudadana que de no ser atendida terminará por radicalizar sus consignas.

La contramarcha del Presidente

Teniendo como escenario la marcha del pasado 13 de noviembre, el presidente declaró lo siguiente:

 “La defensa del INE fue una excusa, una bandera, pero en el fondo los que se manifestaron […] lo hicieron en contra de la transformación que se está llevando en el país. Lo hicieron a favor de los privilegios que tenían antes del gobierno que represento. Lo hicieron a favor de la corrupción, el racismo, el clasismo, la discriminación”[2].

Por ello, retó a los convocantes a llenar el Zócalo de la CDMX y convocó no por la reforma electoral, sino por la alegría y esperanza de México. Esta nueva marcha agendada para el sábado 27 de noviembre ha sido catalogada por la oposición como la marcha del ego del presidente, dado que teniendo todos los elementos del Estado de su lado fácilmente aglutinará la cantidad necesaria de personas en el Zócalo de la Ciudad de México. Las y los secretarios que confirmaron su asistencia son: Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX (posible candidata presidencial 2024); Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores (posible candidato presidencial 2024); Mario Delgado, presidente de MORENA; Miguel Barbosa, Gobernador de Puebla; Rocío Nahle, Secretaría de Energía; Luisa Alcalde, Secretaria del Trabajo y Previsión Social[3], entre otros personajes.

¿Cómo va la aprobación de la reforma en el legislativo?

La reforma en cuestión presentada el pasado abril de este año 2022 trata aspectos sustanciales como la transformación del INE en INEC (Instituto Nacional de Elecciones y Consultas), la representación de Senadores por estado, que pasaría de tres integrantes por entidad a dos e incluso el recorte de Consejeros electorales que pasaría de siete a once integrantes, además de ser elegidos mediante voto popular como los integrantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, entre otros.

De acuerdo con el Grupo Parlamentario de MORENA en la Cámara de Diputados, la discusión de la reforma estaría pendiente para finales de noviembre. Por lo que el pasado 25 de octubre los diputados de las distintas bancadas constituyeron un grupo de 21 legisladores para identificar las iniciativas en materia electoral. Sin embargo, a partir del 17 de noviembre la Comisión de Puntos Constitucionales se declaró en sesión permanente para analizar las iniciativas de la reforma electoral y generar un predictamen. También declaró que en cualquier momento podrá convocar a una reunión en conjunto con las Comisiones político-electoral y Gobernación[4].

En tanto, el predictamen presentado el pasado 23 de noviembre ante las comisiones de Reforma Política-Electoral, Puntos Constitucionales, Gobernación y Población de la Cámara de Diputados fue entregado a los diversos partidos políticos con la finalidad de que lo analizaran en vísperas de aprobarlo tentativamente el próximo 30 de noviembre o 1ro de diciembre.

 Agotamiento social y renovación del INE 2023

En cuanto a la reforma electoral, el presidente sabe con seguridad que las cuestiones estructurales del INE no serán aprobadas dado que no alcanzarán la mayoría para su aprobación. Por lo que es probable que Morena termine apostando por aprobar términos secundarios de operación no necesariamente constitucionales como el uso de voto electrónico, entre otros. No obstante, la contramarcha intentará acaparar los reflectores de la discusión real de la reforma y del desatino que Morena tendrá para aprobar dicho dictamen.

 

Posterior a las marchas, la ciudadanía y la oposición podrían llegar a enfrascarse en una discusión estadística de asistencia ocasionando un agotamiento social informativo que se prestará a no dar seguimiento continuo al tema INE. Sin embargo, hay que prepararse con atino a lo verdaderamente importante: esto es, la renovación del comité de selección de consejeros del INE el próximo abril de 2023. En dicha renovación, el Comité técnico que coordina la integración del proceso de selección y ternas estará formado por siete personas pertenecientes a organismos de función pública, de los cuales 5 controla Morena a través de la Cámara de Diputados y la Comisión Nacional de Derechos Humanos y los únicos 2 restantes a cargo del INAI serán en los que la oposición podrá colarse.

La oposición y la ciudadanía no deberán perder de vista que la defensa de un INE autónomo seguirá en la conformación del Comité Técnico de selección de consejeras(os), en el perfil de consejeros y finalmente, en las discusiones que en detrimento de sus filias partidistas o valores decidan como rumbo interno del organismo. Por lo tanto, la primera batalla fue la Reforma electoral, pero la última palabra no estará dada sino hasta la renovación de los consejeros INE en 2023.

 

[1] Von Beyme Klaus,  Los Grupos de Presión en la Democracia, Editorial de Belgrano, 1986.

[2] https://politica.expansion.mx/presidencia/2022/11/14/amlo-respuesta-a-la-marcha-en-defensa-del-ine

[3]https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/2022/11/22/marcha-de-amlo-27-de-noviembre-nos-reservamos-la-admision-a-provocadores-y-violentos-dice-lopez-obrador/

[4]https://www.elsoldetijuana.com.mx/mexico/politica/por-reforma-electoral-comision-de-diputados-se-declara-en-sesion-permanente-9204653.html

Compartir

Contacto

Natalia Arriaga

Natalia  Arriaga Garduño bild

Gerente de Proyectos

natalia.arriaga@kas.de +52 55 5566 4599
Contacto

Jatziry Herrera

Jatziry Herrera

Gerente de Comunicación

jatziry.herrera@kas.de +52 55 5566 4599