Reportajes internacionales

Exitos y Fracasos o la Impotencia de la Política Europea

de Peter Weiß

Cuba y los Derechos Humanos

Con la entrega del poder de Fidel Castro a su hermano Raúl el 1º. de agosto de 2006 en Cuba, que desde hace décadas se rige por una dictadura de izquierda, la opresiva situación en la isla del Caribe de ningún modo ha cambiado. Hoy como ayer los dirigentes en La Habana niegan a los cubanos los derechos humanos fundamentales y ciudadanos; hoy como ayer predomina en Cuba la censura y la represión a la expresión de la opinión, hoy como ayer se persigue, se difama y se arresta a los representantes de la oposición. Abordar todos estos puntos y ofrecer a la oposición cubana el fortalecimiento que necesita urgentemente, sería también tarea de los europeos. Es claro que la UE está lejos de alcanzar política coherente frente a Cuba. Mientras que La República Checa y Polonia debido a experiencias propias con dictaduras socialistas, exigieron en junio de 2006 la aplicación de medidas duras en contra de La Habana, España gobernada actualmente por socialistas, adoptó la línea de la adulación frente al régimen de Castro lo que evitó la denuncia la política cubana. Si la UE Desea lograr cambios en Cuba deberá manifestarse en una sola voz. Lo contrario dañaría a la oposición pacífica y a las fuerzas reformatorias en el país.

La Situación en Cuba a partir de la toma de poder de Raúl Castro

Como siempre Cuba ocupa los encabezados

En la mayoría de los casos es un disidente detenido, en otros, menores, es un preso político que ha sido liberado. Desde hace años la situación en Cuba en particular con relación al respeto de los Derechos Humanos y de la Ciudadanía, no ha mejorado. Además la toma de poder (temporal) de Raúl Castro, hermano de Fidel Castro, el año pasado no ha cambiado nada en principio.

Por eso mismo es necesario y útil realizar un análisis constante del desarrollo político y social tanto del sector estatal como de la sociedad civil de Cuba. Con este motivo se invitó a importantísimos expertos a una conferencia organizada por la Fundación Konrad Adenauer en cooperación con el Comité Internacional para la Democracia en Cuba, la cual se realizó los días 24 y 25 de abril en la Ciudad de Berlín. El ex presidente de la República Checa y presidente del Comité Internacional para la Democracia en Cuba, Vaclav Havel, tomó el foro en esta ocasión para manifestarse a favor de la solidaridad con la oposición en Cuba. “Lo más importante es que la ayuda solidaria dé un sentido de peso e importancia a la oposición cubana. Existen diferentes posibilidades de ayuda, ya sea a través de publicaciones, ayuda material, computadoras y apoyo educativo. Es importante también que en las conversaciones políticas oficiales, en el caso de que se trate realmente de una conversación política, se recuerde constantemente, la situación de los presos políticos. La atención constante a estos temas significa un gran apoyo para estas personas.” El primero de agosto de 2006, Raúl Castro tomó el control de los asuntos gubernamentales manejados por Fidel Castro, quien debido a una grave enfermedad y a una cirugía intestinal no ha vuelto hasta ahora a las actividades políticas. La condición de su estado de salud no trasciende al público. A pesar de que Raúl mantiene el control absoluto tanto del gobierno como del partido comunista y de los militares, se ha hecho posible, a partir del fin de año último la crítica titubeante a las injusticias cometidas en el país. Así el gobierno cubano toleró la Marcha del Silencio realizada en marzo de 2007 por los familiares de los opositores arrestados hace cuatro años. No obstante, la situación de los derechos humanos y ciudadanos no ha mejorado fundamentalmente. Se reprime la libertad de prensa y de expresión, así como la libertad de asociación y la libertad de viajar. Los derechos de los ciudadanos no se respetan. La separación de poderes y los partidos o asociaciones democráticas no existen. En la actualidad se encuentran en las cárceles cubanas, alrededor de 300 presos políticos, algunos bajo condiciones catastróficas, con una alimentación deficiente y atención médica insuficiente. De los 75 opositores arrestados en 2003, 59 de ellos se encuentran actualmente todavía en prisión.

De igual manera el número de intentos de fuga va constantemente en aumento a pesar de los peligros que una travesía hacia Florida trae consigo, o de las posibles consecuencias de un arresto en caso de que el intento de huída fracase. Sin embargo, la situación de los presos políticos es solamente la punta del iceberg de un estado minuciosamente controlado. No obstante, se percibe que el régimen pierde cada vez más su sustento ideológico ante la población, ya que las metas de la revolución cubana hasta hoy, no se han alcanzado al menos, los llamados logros revolucionarios, se pierden cada vez más. A esto se añade la pobreza extrema de la población, ocasionada por el pago miserable que reciben los trabajadores, lo que orilla a una búsqueda de negocios en el sector informal, como son las transacciones monetarias con la moneda intercambiable en dólares de los Estados Unidos, establecida para los turistas (CUC). Además la mayoría de las tiendas están vacías – los artículos de primera necesidad se encuentran únicamente en las tiendas, en las cuales debe pagarse exclusivamente con el CUC.

A pesar de las represiones y de la pésima situación económica, no existe en la actualidad ninguna señal de rebelión extendida, o del fortalecimiento de la oposición - no obstante, las pequeñas movilizaciones realizadas frecuentemente, han atraído también la atención internacional.

Las fuerzas reformistas de la oposición son todavía débiles e intimidadas por la opresión del gobierno.

Por eso mismo dependen del apoyo y solidaridad proveniente del extranjero, como lo indica Havel.

La Política de Alemania con relación a Cuba desde 1998

Un acontecimiento decisivo para la política alemana con respecto a Cuba, representa la elección al parlamento alemán de 1998 y el posterior cambio de gobierno. El canciller alemán Helmut Kohl (CDU) debió ceder el poder después de 16 años de gobierno y Gerhard Schröder (SPD) construyó como nuevo canciller federal, un gobierno de SPD y Bündnis 90/Grünen (Alianza 90/Partido Verde). La nueva titular del ministerio de cooperación y desarrollo económico en este gobierno, Heidemarie Wieczorek-Zeul de la fracción izquierda del Partido Social Demócrata de Alemania (SPD), creó el lema “cambio a través del acercamiento” en relación con la nueva política de Alemania respecto a Cuba. En mayo del 2000, Heidemarie Wieczorek-Zeul visitó Cuba, en donde se encontró personalmente con Fidel Castro. A su

regreso habló sobre la impresionante personalidad de Castro. Poco después su ministerio ofreció a Cuba de manera oficial, un programa de Cooperación al Desarrollo.

El partido CDU/CSU, que a partir de la elección en el otoño de 1998 se encontraba en la oposición, se manifestó en contra del nuevo “cambio a través del acercamiento”. Este escepticismo se fundamentaba en las experiencias vividas en el propio país durante la división de Alemania. En aquel entonces los miembros del Partido Social Demócrata de Alemania, habían considerado en alguna ocasión, el “cambio a través del acercamiento” con relación a la RDA y al partido estatal SED. Incluso se negociaron documentos de principios fundamentales entre la SPD y la SED. La decadencia de la RDA y su respectivo colapso no se debieron al “cambio a través del acercamiento”. Responsable de esto fue la Política-Perestroika de Mijail Gorbachov en la Unión Soviética, así como el mismo movimiento por los derechos ciudadanos en la RDA, el cual sobre todo se hizo notar con fuerza a través de las manifestaciones de los lunes del año 1989. Por eso sugirió la CDU/CSU como alternativa, fortalecer la cooperación para el desarrollo con Cuba con actores no estatales. Sin embargo la cooperación al desarrollo directa con el Gobierno fue rechazada.

Medidas Políticas 2003

El notable empeoramiento de la situación de los derechos humanos en Cuba en el año 2003, debido a la detención de 75 opositores al régimen y a la ejecución de tres refugiados arrestados frente a la costa de Cuba, llevó a la Unión Europea a cambiar su posición común de 1996, en la cual había rechazado ejercer cualquier tipo de medida económica coercitiva, a diferencia de los Estados Unidos que optó por la línea de las sanciones económicas en contra de Cuba. En vez de eso, un compromiso constructivo y el diálogo crítico e integral en todos los ámbitos, debería crear las bases de la política de la Unión Europea frente a Cuba.

“La meta que persigue la Unión Europea en su relación con Cuba, es impulsar un proceso de transición hacia una democracia pluralista, el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, así como la recuperación y mejora sostenida del nivel de vida del pueblo cubano. Las condiciones para una transición pacífica se facilitarían si el mismo régimen actual efectuara este tipo de proceso o permitiera que se llevara a cabo.

La Unión Europea no tiene por política intentar el cambio mediante medidas coercitivas, la cuales solamente incrementarían aún más, las necesidades económicas del pueblo cubano

3. Para facilitar el cambio pacífico en Cuba, la Unión Europea:

a) Intensificará el diálogo actual con las autoridades cubanas y con todos los sectores de la sociedad cubana a fin de impulsar el respeto a los derechos humanos y el avance real hacia una democracia pluralista.

b) Aprovechará con mayor intensidad las oportunidades que se le presenten a fin de recordar a las autoridades cubanas – tanto en los círculos públicos como también en los del alto poder - de su responsabilidad fundamental con respecto a los derechos humanos, en particular al derecho a la libertad de expresión de opinión y a la libertad de asociación.

c) Impulsará la reforma a las leyes cubanas incluido el Código Penal Cubano, en lo referente a los derechos políticos y ciudadanos y por consiguiente promoverá la anulación de todos los delitos tipificados como políticos, la excarcelación de todos los presos políticos y el cese al acoso y al castigo a los disidentes.

d) Evaluará los desarrollos dentro de la política interna y externa de Cuba conforme a los mismos parámetros en vigor, aplicados por la Unión Europea en su relación con otros países; quedan comprendidos en particular, la ratificación y cumplimiento de los acuerdos internacionales para la protección de los derechos humanos

4. En la medida en que las autoridades cubanas avancen en su camino hacia la democracia, la Unión Europea apoyará este proceso y verificará cuáles de los recursos de que dispone para alcanzar esta meta y que se detallan a continuación, deberán ponerse en acción.

  • La intensificación de un diálogo político constructivo orientado hacia el éxito, entre la Unión Europea y Cuba;
  • La intensificación de la cooperación, en particular de la cooperación económica.

El Consejo de ministros de la Unión Europea adoptó en junio de 2003, tres “Medidas político-diplomáticas” (reducción del tráfico de visitadores de alto rango, disminución de la participación de la UE en eventos culturales y en invitaciones a disidentes a los festejos oficiales de los países miembros de UE) al mismo tiempo que condenó enérgicamente los arrestos y las ejecuciones. La reacción de Fidel Castro a estas sanciones políticas fue inmediata. El 26 de julio de 2003 dio a conocer que en adelante, Cuba renunciaba totalmente a la “ayuda humanitaria” de la UE y sus países miembros. Así el proyecto oficial de Cooperación al Desarrollo de Heidemarie Wieczorek-Zeul no se llevó a cabo.

La ayuda humanitaria proveniente de fondos federales o a través de las becas otorgadas por la DAAD fueron desde entonces rechazadas. El proyecto de apertura de un Instituto Goethe en la Habana, no se realizó. El “cambio a través del acercamiento” había naufragado.

A principios del 2005 el hielo se rompía nuevamente. El 31 de enero el Consejo de Ministros de la UE, acordó la suspensión temporal de las medidas políticas como muestra de buena voluntad y del interés en un diálogo integral con Cuba. Los gobernantes cubanos reaccionaron con reserva. De manera insultante llamaron desde entonces a la UE “lacayo de los Estados Unidos”, como por ejemplo en el discurso del Secretario Ejecutivo del Ministerio Cubano, Carlos Lage durante la Cumbre UE-Latinoamérica de mayo de 2006 en Viena. Las elecciones federales del parlamento realizadas con anticipación, el 18 de septiembre de 2005 en Alemania, trajeron de nuevo un cambio político. Los dos partidos populares CDU/CSU y el SPD formaron una gran coalición bajo el liderazgo de Angela Merkel la nueva canciller federal demócrata-cristiana. Pueden ambos partidos gubernamentales llegar a un acuerdo sobre la política conjunta respecto a Cuba?. Después de penosas negociaciones lograron presentar a mediados del 2006, una propuesta conjunta con relación a Cuba ante el Parlamento Federal Alemán a la cual se unieron también la FDP y Bündnis 90/Die Grünen (Alianza 90/Los Verdes). En la propuesta de Resolución (2) de los grupos parlamentarios aprobada por el Parlamento Alemán el 28 de junio de 2006 se escribe:

“El Parlamento Alemán saluda expresamente la propuesta de resolución del Parlamento Europeo de febrero de 2006 acerca de la posición de la UE con respecto al gobierno cubano. El Parlamento Alemán se une al Consejo para Asuntos Generales y Relaciones Exteriores de la UE, el cual en su Resolución del 12 de junio de 2006 ha criticado enérgicamente el desarrollo de la situación de los derechos humanos en Cuba.El Parlamento Alemán exige al gobierno federal lo siguiente:

1. Instar al gobierno cubano en las relaciones bilaterales y a nivel de la UE a la liberación inmediata de todos los encarcelados por causa de su credo político.

2. Exigir conjuntamente con los países asociados de la UE de acuerdo con la política frente al Gobierno Cubano, la restitución del derecho a viajar, en particular para las “damas de blanco” y Oswaldo Payá Sardiñas.

3. Abordar bilateralmente y en el marco de las políticas de la UE frente al gobierno cubano, el tema del recrudecimiento de las represiones en contra de la oposición pacífica en Cuba, con el fin de estimular un avance en la situación en general, de los derechos humanos en Cuba, particularmente en lo que se refiere a la abolición de la pena de muerte, impedir el encarcelamiento arbitrario (Ley 88 del Código Penal Cubano) y a la libertad de prensa y de opinión.

4. Intensificar tanto el diálogo continuo con la oposición democrática como las medidas para proteger a los defensores de los derechos humanos.

5. Instar al gobierno cubano a que suscriba y ratifique el pacto civil y el pacto social de la ONU.

6. Intensificar la mediación a fin de que se lleve a cabo según lo anunciado por el Consejo Europeo, la elaboración de una estrategia de mediano y largo plazo con respecto a Cuba, con objeto de mejorar concretamente la situación de los derechos humanos.

7. Advertir al gobierno cubano que Cuba en su carácter de miembro del nuevo Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas, se compromete a alcanzar los más altos estándares en materia de derechos humanos."

No obstante, la propuesta no contiene ninguna recomendación al gobierno federal, como lo hiciera en aquel entonces el Consejo de Ministros de la UE al rectificar de nuevo las medidas políticas acerca de Cuba. La CDU/CSU había en un principio sugerido, poner nuevamente en vigor las medidas políticas adoptadas en 2003. De manera semejante vio el parlamento europeo que en febrero de 2006 el diálogo crítico con Cuba a partir de la suspensión de las sanciones políticas del 31 de enero 2005 fracasó.

El Parlamento Europeo

3. manifiesta, que a través de estos hechos, la aspiración de lograr una mejora en las relaciones entre la Unión Europea y C uba, no alcanzó la meta principal. En el Consejo de la UE del 31 de enero de 2005 se tomaron las medidas adicionales para cambiar la Resolución conjunta del criterio arriba mencionado, el cual se vio frustrado y pidió al Consejo, actuar de la manera que corresponda.

4. Solicitaron el Consejo y la Comisión, que desde entonces se tomaran todas las medidas necesarias

para hacer posible la liberación de los presos políticos y la inmediata suspensión del acoso en contra de la oposición política y de los activistas de los derechos humanos.

Sin embargo el restablecimiento de las sanciones políticas no fue factible, ya que la SPD adoptó un claro comportamiento amistoso frente al Gobierno de Cuba.

En la reunión del Consejo Europeo para Asuntos Generales del Exterior celebrada en junio de 2006, Alemania tomó una posición de mediador entre una España ahora más amistosa con Castro, y que bajo el régimen de Zapatero había llevado a cabo un claro cambio en el rumbo y que deseaba intensificar sus relaciones bilaterales con Cuba y Estados ante todo críticos de Fidel Castro como la República Checa y Polonia, los cuales a causa de su propio pasado, no apoyan al régimen socialista. A pesar del empeoramiento de la situación de los derechos humanos en Cuba no se logró llegar a un acuerdo sobre el restablecimiento de las medidas políticas. Finalmente se acordó una nueva resolución, la cual abarca los siguientes puntos:

1. El Consejo confirma expresamente la relevancia y validez de las metas de las posiciones conjuntas de 1996 y advierte nuevamente, que un compromiso constructivo y un diálogo integral y constructivo en todos los ámbitos, formarán las bases para establecer la política de la UE frente a Cuba. El Consejo subrayó su decisión de preservar un diálogo auténtico con las autoridades cubanas así como con la oposición política pacífica y la sociedad civil de Cuba.

La UE utilizará todos los recursos a su alcance para ofrecer a todos los sectores de la sociedad, un apoyo práctico encaminado a lograr una transición pacífica en Cuba.

2. El Consejo deplora, que la situación de los derechos humanos en Cuba haya empeorado aun más desde la última supervisión en junio de 2005 .

3. El Consejo advierte acerca de la obligación de todos los miembros elegidos dentro del Consejo de los Derechos Humanos, de mantener los más altos estándares en relación con la promoción y protección de los derechos humanos.

4. La UE celebraría la reanudación del diálogo político con las autoridades cubanas. Este diálogo se enfocaría al asunto de los derechos humanos y se desarrollaría sobre la base de la reciprocidad y de la no-discriminación. El Consejo insta expresamente al Gobierno Cubano a que, con vistas a promover un diálogo positivo y provechoso para ambas partes, a través de avances concretos en la situación de los derechos humanos, demuestre su compromiso con el diálogo. El Consejo insiste en que cada visitador de alto rango debe poner sobre la mesa frente a las autoridades cubanas, la cuestión los de derechos humanos .

5. El Consejo toma nota de las Resoluciones adoptadas en la decimosexta evaluación del criterio conjunto de la Unión Europea en relación con Cuba y acuerda ampliar el tiempo de vigencia de la suspensión de las medidas diplomáticas hasta la siguiente evaluación de los criterios conjuntos en junio 2008.

El Consejo decide dar inicio a la elaboración de la estrategia a mediano y largo plazo para Cuba.”

Qué significa en Alemania “mediador en el centro” de una política europea respecto a Cuba? La respuesta resultaría obvia en medio de la acalorada discusión sobre el tema de la invitación a disidentes cubanos – como parte de las medidas políticas – a la recepción con motivo de la celebración de la fiesta nacional de Alemania. La Embajada de Alemania en la Habana resolvió el problema en el año 2006, de esta manera:

El 3 de octubre, día oficial de la fiesta nacional, se llevó a cabo una recepción a la cual no fueron invitados los disidentes; el 5 de octubre tuvo lugar una recepción con los disidentes.

La Presidencia Alemana del Consejo de la UE 2007

En la primera mitad del año 2007 y al ocupar la Presidencia del Consejo de la UE, Alemania tuvo un papel especial en la preparación del Consejo Europeo para Asuntos Generales del Exteriores, el cual sesionó del 18 al 19 de junio en 2007 en Luxemburgo bajo la presidencia del Ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier. Con relación al tema de Cuba había dos puntos en el orden del día: La evaluación de los criterios comunes – con la confirmación o suspensión de las medidas políticas - así como la elaboración de una estrategia a mediano y largo plazo con respecto a Cuba.

Ya dentro de la gran coalición fueron y continúan siendo las posiciones respecto a Cuba, muy distintas a pesar de la propuesta de resolución común presentada el pasado año. Es obvio también que todos los esfuerzos para lograr una propuesta común respecto a Latinoamérica, han fracasado hasta ahora. Uno de los puntos problemáticos lo constituye también el tema de Cuba. La elaboración de una estrategia de mediano y largo plazo con respecto a Cuba, la cual fue aprobada en la sesión del Consejo 2006, no se llevó a cabo, ya que la propuesta de Alemania presentada a principio de este año no obtuvo la mayoría. En cuanto a la evaluación de la posición común, circularon en la preparación de la reunión de Consejo diversos borradores de los grupos de trabajo del Consejo responsables de Latinoamérica. Su contenido comprendía desde el cese a la suspensión de las medidas políticas, es decir la total derogación de las sanciones y su restitución a través de un diálogo integral e incondicional, hasta el no hacer mención de ningún tipo acerca de las medidas políticas. Respecto al tema del restablecimiento del número de visitadores de alto rango, en cuyo marco deberán mencionar al Gobierno Cubano el tema de la violación a los derechos humanos.

La Resolución acordada recientemente por el Consejo no se ocupa ni de la estrategia de mediano y largo plazo con relación a Cuba ni tampoco del tema de las posteriores suspensiones o la eliminación de las medidas políticas, con lo que parece se mantiene el Status quo actual. No obstante, el Consejo ofrece además de proseguir el diálogo intensivo con la sociedad civil y con la oposición pacífica, sostener de nuevo un diálogo abierto e integral con el Gobierno Cubano sobre temas de interés mutuo. Este paso estará fundado en una “nueva situación”, ya que la transmisión provisional de poder de Fidel Castro a una conducción colectiva bajo la dirección de su hermano Raúl Castro, se ha llevado a cabo.

2. La UE sigue con gran atención el desarrollo político en Cuba, inclusive la situación de los derechos humanos. El Consejo deplora, que la situación de los derechos humanos no haya cambiado esencialmente, a pesar de la disminución en el número de presos políticos y del acoso. El Gobierno Cubano igual que antes, niega a sus ciudadanos, los derechos y libertades económicas, políticas y ciudadanas reconocidas internacionalmente. Una vez más la UE exige también expresamente al Gobierno Cubano, en vista de la membresía de Cuba en el Consejo de los Derechos Humanos, la liberación incondicional de los presos políticos y confirma que este tema representa una de las más importantes prioridades en su política frente a Cuba.

4. La UE reconoce el derecho del ciudadano cubano a decidir con plena independencia sobre su futuro y está dispuesta al igual que antes, a ofrecer mediante los instrumentos de la Cooperación al Desarrollo, una contribución positiva para futuros desarrollos en todos los ámbitos de la sociedad cubana.

5. La UE mantendrá su diálogo intensivo con la sociedad civil y la oposición pacífica, sin embargo estaría al mismo tiempo preparada, para dialogar con el Gobierno Cubano sobre todos los temas de interés mutuo. Este diálogo deberá abarcar la completa gama de ámbitos, en los cuales es posible la cooperación al desarrollo, es decir las áreas de política, derechos humanos, economía, ciencia y cultura. Se realizará bajo bases mutuas y no discriminatorias. En el marco de este diálogo, la UE expondrá al Gobierno Cubano su idea sobre la democracia, los derechos y las libertades fundamentales universales. Se invitaría con ese fin, a una delegación cubana a una conversación de sondeo en Bruselas.

Aunque el “diálogo integral” deberá incluir temas relacionados con los derechos humanos, este ofrecimiento va dirigido al tema de la suspensión de las medidas políticas. Esta resolución del Consejo es evidentemente un compromiso, pero es ante todo un compromiso problemático. Cuba habría rechazado dos días después, cualquier tipo de diálogo sujeto a condiciones previas y subrayó nuevamente de esta manera, que no está preparado para ningún cambio positivo. Esto demuestra por enésima vez, que “el cambio a través del acercamiento” ofrece pocas expectativas de éxito.

La clara realidad es: Todavía a mediados del año 2007 no nos hemos aproximado en Europa a una política común frente a Cuba. Una estrategia de la UE y de sus países miembros con respecto a Cuba, es no obstante necesaria para adoptar una posición uniforme frente a Cuba, pues en la medida en que los Estados europeos no se expresen mediante su voto, será más difícil para las fuerzas democráticas en Cuba posicionarse en contra del régimen y lograr cambios pacíficos desde adentro. Es interesante que los estados miembros de la Unión Europea, como La República Checa que durante décadas tuvieron que soportar una dictadura comunista estén a favor de una política clara y decidida con relación a Cuba, mientras que los Socialistas al frente del Gobierno de España adoptan una línea amistosa y aduladora frente a Castro. Las nuevas democracias en Europa central y oriental saben a través de sus últimas experiencias propias, lo que significa la transición de cambiar el control de un partido estatal comunista a un régimen democrático y pluralista.

En todas las consideraciones políticas debe ser, no obstante, el otorgamiento de los Derechos Fundamentales y de los Derechos Humanos, una condición inquebrantable en todo diálogo político. La omisión debido a intereses políticos de corto plazo, no debe permitirse.

La UE se encamina en este momento, hacia un acercamiento frente a Cuba. Una apertura de la política europea debe en el futuro enlazar, en una muestra de buena voluntad del régimen, la cuestión de los Derechos Humanos. Ya que los derechos ciudadanos y los derechos humanos no están sujetos a negociación; en ningún Estado del mundo. Cuba en su carácter miembro del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, debería de hecho avanzar con un buen ejemplo y liberar a todos los presos políticos, así como dar fin a la represión política. La práctica del régimen de Castro de violar los derechos humanos demuestra dos cosas: En primer lugar la garantía de los derechos humanos y de los derechos ciudadanos deben ser una condición inquebrantable para que Cuba pueda acceder nuevamente al programa de Cooperación al Desarrollo. En segundo lugar, los proyectos tanto de la iglesia como de las organizaciones no gubernamentales y de las fundaciones políticas para el pueblo cubano, deben en adelante ser apoyados.

De igual manera la reactivación de las relaciones culturales y la apertura de un Instituto Goethe podrían significar un avance hacia el camino correcto.

Las medidas políticas podrían ser de utilidad. Sin embargo, deben representarse a una voz. Esto no parece posible en la actualidad, lo que resulta en prejuicio de la oposición pacífica y la fuerza reformista en Cuba.

Compartir