Reportajes internacionales

Orlando Zapata Tamayo muere por la dignidad de los cubanos

El valiente defensor de la libertad del pueblo cubano Orlando Zapata Tamayo murió en la tarde del pasado martes 23 de Febrero de 2010, asesinado por el régimen castrista que se negó a garantizarle sus derechos básicos. Zapata Tamayo, prisionero de conciencia reconocido por Amnistía Internacional, exigía tal garantía mediante una huelga de hambre de más de 80 días de duración. Este grande de la resistencia cubana permanecía injustamente encarcelado desde el 20 de marzo de 2003.

Zapata fue encarcelado por denunciar las violaciones a los derechos humanos y por atreverse a hablar abiertamente del Proyecto Varela en el Parque Central de la Habana.

En octubre de 2009, Zapata fue brutalmente golpeado por militares de la prisión provincial de Holguín de tal forma que le provocaron un hematoma interno en la cabeza que se vieron obligados a operar. Comenzó su huelga de hambre el 3 de diciembre de 2009 en la prisión de mayor severidad Kilo 8 de Camagüey. Durante 18 días, el mayor Filiberto Hernández Luis, director de esa prisión le negó agua a Zapata, que era lo único que este ingería. El efecto de esta tortura fue inducirle una falla renal. A mediados de enero fue trasladado al hospital Amalia Simoni de la Ciudad de Camaguey, donde lo dejaron casi desnudo con un fuerte aire acondicionado, que le provocó una neumonía. A pesar de su crítico estado de salud, el régimen lo trasladó la semana pasada al hospital de la Prisión Combinado del Este en La Habana, donde no existían condiciones para tratarlo.

No era un terrorista, ni conspirador, ni usó la violencia. Inicialmente fue condenado a tres años de prisión, pero después en sucesivas provocaciones y maniobras montadas por sus verdugos fue condenado a más de 30 años de prisión.

Orlando Zapata Tamayo es una víctima más del régimen castrista.

Esta información ha sido enviada por los miembros del Movimiento Cristiano de Liberación en Cuba.

Compartir