Acerca de nosotros

Las crisis de seguridad en el África subsahariana (crisis de Malí; Boko Haram; guerra civil en África Central; atentados terroristas en Kenia) han puesto de manifiesto en los últimos años la necesidad de intensificar el diálogo sobre la política de seguridad en la región.

 

Antecedentes

Los retos a los que se enfrenta esta región no han dejado de aumentar desde principios del siglo XXI. La coordinación entre los Estados de la región y sus responsables en materia de iniciativas conjuntas exitosas contra los actores violentos, extremistas y terroristas sigue siendo a menudo incipiente o se aborda a medias. La coordinación con el ámbito parlamentario rara vez se considera necesaria. El diálogo entre las fuerzas de seguridad y la población es, con demasiada frecuencia, todavía incipiente, por lo que debería reforzarse. Además, los Estados de la región se caracterizan por una fragilidad económica y política fundamental. En vista de esta evolución, la importancia de los militares como factor de orden en la región se mantiene, y tanto la población como las élites políticas reconocen su potencial para resolver los disturbios como un factor de estabilización. Por lo tanto, la constitución democrática de las fuerzas armadas es aún más importante.

El programa regional SIPODI de la KAS, creado en 2015, se basa en los análisis, las redes y los métodos de trabajo que el programa de Diálogo Político en África Occidental ha utilizado y desarrollado con éxito durante una década en el diálogo con parlamentarios, fuerzas de seguridad y expertos.

El diálogo entre África y Europa es un elemento importante, especialmente en el ámbito de la creación de confianza entre los militares de ambos continentes. Además, la aplicación de la prioridad sobre la paz y la seguridad de la "Estrategia Conjunta África-UE (JAES)" es una prioridad.

 

Prioridades y grupos objetivo

Tras el éxito de la creación de una infraestructura de oficinas, los contactos existentes en el ámbito de la política de seguridad se transfirieron al nuevo programa y se establecieron nuevos contactos en los estados vecinos al programa regional. El objetivo principal de los eventos es estabilizar el intercambio entre las fuerzas de seguridad. Se trata de crear un entorno en el que los responsables políticos y las jóvenes élites civiles puedan dialogar con los militares.

Los grupos destinatarios de las medidas aplicadas en el programa regional son: Oficiales y representantes de las fuerzas de seguridad nacionales en puestos de decisión, miembros de comisiones parlamentarias de seguridad y defensa, personal de ministerios y grupos de reflexión, expertos en política de seguridad en África y Europa, representantes de instituciones relevantes de la UE y la UA, periodistas y diplomáticos.

 

Medidas

Temáticamente, el proyecto se orienta hacia los retos y problemas actuales de la política de seguridad en el subcontinente. Así, entre otros, se abordarán los temas "Política de seguridad regional, factores de desestabilización y perspectivas", "La lucha contra el terrorismo", "El crimen organizado como factor de desestabilización regional", "El extremismo religioso en el medio urbano", así como "Las capacidades de intervención de la CEDEAO y los sistemas de alerta temprana en la región". Con la participación de los países implicados, se creará o reforzará un diálogo político transnacional y redes regionales, que conducirán un debate de fondo sobre los desafíos globales y regionales a la democracia, la seguridad y el desarrollo.

Al ampliar una red establecida de actores relevantes de la política de seguridad de Europa y el África subsahariana, la KAS crea un foro institucionalizado que permite debatir cuestiones relevantes en un entorno de confianza y más allá de las posiciones oficiales, para identificar bloqueos y desafíos y así acercarse un poco más a las soluciones de los problemas.

El nuevo programa regional SIPODI realiza su trabajo en estrecha colaboración y coordinación con el programa regional Diálogo Político en África Occidental y con las oficinas nacionales de la KAS en la región.

Compartir